El mensaje urgente detrás de las inundaciones en Alemania y el mundo

El mensaje urgente detrás de las inundaciones en Alemania y el mundo

El riesgo de una catástrofe natural se ha quintuplicado en los últimos años. Las inundaciones en Alemania y China o las olas de calor en América del Norte son evidencias de un cambio climático que acelera su paso mientras "vivimos en un negacionismo científico" sin modificar nuestros hábitos.

Victoria Chales

Victoria Chales

Las inundaciones en Alemania y China, los incendios en Estados Unidos y tantos otros fenómenos naturales advierten una relación casi insalvable entre los humanos y el único planeta que tenemos. El cambio climático se expresa a cada momento haciendo saber que la forma de vida actual ya no es viable o nosotros dejaremos de serlo. Sin embargo la comunicación sobre temáticas medioambientales es una fábrica de fracasos. Ni el dato duro, ni la historia particular lacrimógena funcionaron alguna vez. Hoy las redes sociales ofrecen formatos nuevos y más atractivos. Javier Peña es un joven comunicador español que se especializó en Medio Ambiente y tecnologías y lleva adelante su proyecto "Hope!" que en sólo dos años ha conseguido reunir a 1,3 millones de seguidores y que sus videos hayan superado los 400 millones de reproducciones.

Las devastadoras inundaciones de la semana pasada en los Estados alemanes de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado están catalogadas como una de las peores tragedias naturales en la historia del país con más de 165 muertes hasta el momento. Hay una fuerte discusión en torno a si este suceso pudo "ser evitado". La canciller Angela Merkel culpó a la crisis climática por esta situación y prometió ayuda económica a los sobrevivientes. No obstante señalaron desde el gobierno alemán que si bien los sistemas de alertas de inundaciones están en revisión, no se habría podido prever este desastre.

Ciudad alemana de Kordel, inundada tras desbordarse el río Kyll. Un tren regional quedó atrapado en la estación.

Por fuera de la disputa interna en Alemania, nos preguntamos cuál es el mensaje detrás de estas tragedias en las que ciudades enteras se pierden y sus habitantes ven partir todo aquello que formaba parte de sus vidas. Javier Peña, en comunicación con MDZ Radio, explicó la situación medioambiental actual y cómo "vivimos en un negacionismo científico" que no nos permite verlo. 

"Lo que estaba pasando en Alemania y lo que pasó también en EEUU y Canadá con las olas de calor de casi 50 grados o también en Siberia con una crisis humanitaria sin precedentes; todo esto está inmerso en una desestabilización del sistema climático global provocado por los gases de efecto invernadero que estamos emitiendo sin control y que está provocando que la corriente en chorro que separa el aire de los casquetes polares de las zonas templadas empiecen a fluctuar. Y se generen estos episodios meteorológicos anormales o excepcionales".

Inundaciones en China con miles de evacuados.

Los datos evidencian la gravedad del asunto. "Las posibilidades de sufrir una catástrofe climática se multiplican dramáticamente. Hemos visto -continúa Peña- que los últimos años se han multiplicado por cinco y lo que estamos viendo ahora es que los meteorólogos tienen que extender sus paletas de colores porque empieza ser normal superar los 45 grados de temperatura. Caen de forma cada vez más recurrentes el equivalente a tres meses de lluvia en unas pocas horas con lo cual ahí no hay servicios de emergencia que valga".

Por su parte la máxima autoridad científica sobre cambio climático establece un diagnóstico sobre la crisis y los escenarios posibles. Se filtró un borrador que presentarán a fines del verano en el cual advierten que según los modelos energéticos actuales "la vida en la tierra puede sobrevivir a un cambio climático repentino, pero la Humanidad no".

¿Por qué sabiendo lo que está en riesgo cuesta tanto el cambio?

La realidad de que sólo tenemos este planeta y que nuestro estilo de vida lo está destruyendo es un mensaje que no escapa a la mayoría de la gente. Sin embargo muy pocas personas estarían dispuestas a cambiar su forma de vivir para salvarlo. Javier Peña señala que esto se produce porque "vivimos en un estado de negacionismo científico ya que si verdaderamente se entiende a lo que nos vamos a enfrentar si la transformación no se produce a tiempo, automáticamente todas las pequeñas reticencias en pos de la comodidad quedan fuera de la ecuación".

Uno de los elementos fundamentales es dejar atrás los combustibles fósiles. "Ahora mismo las energías renovables limpias son más baratas, más eficientes y completamente capaces de completar una transición". Se trata de una tecnología "superior a nivel industrial, de movilidad y de generación de electricidad".

Además, el problema es muy grande y estamos muy tarde por lo que se hace imperioso atacar la situación en una triple vía: la individual, la empresarial y las regulaciones que pueda ofrecer el Estado. " Cambiar nuestros hábitos de consumo y ejercer presión sobre las empresas para que trabajen con energías limpias como también en exigir al Estado que las regulaciones sean estrictas e inmediatas sobre el impacto ambiental de la industria".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?