Aquí una guía sobre "Crianza para padres cansados"

Aquí una guía sobre "Crianza para padres cansados"

“El miedo al abandono muchas veces define nuestros vínculos”, según el psicoanalista Luciano Lutereau quien se refirió a los modelos parentales y de pareja en la actualidad.

MDZ Radio

MDZ Radio

El escritor, docente y psicoanalista Luciano Lutereau habló sobre su nuevo libro “Crianza para padres cansados”, que escribió junto a su colega Trinidad Avaria. Detalla las nuevas formas de la paternidad y en esta guía los psicoanalistas abordan diferentes estrategias para recuperar la palabra entre padres e hijos.

“Los ideales y las exigencias que están compuestas por mandatos, hacen que vivamos como padres interrogándonos si los estamos criando bien. Tenemos al mismo tiempo un modelo de crianza basado en la gratificación, por lo que los padres tenemos que darles a los hijos y lo pensamos en forma unidireccional, sin analizar cuánto los chicos aportan a los padres". Pero a su vez, "siempre está el temor de hacer algo que los dañe o los defraude. Eso genera una exigencia, además en la pandemia se volvió en una actividad de tiempo completo”, explicó Lutereau.

El entrevistado aclaró que el mandato entorno a la deconstrucción no es cambiar de personalidad o tener un nuevo ideal. Sino que uno pueda ubicar sus propios límites en cuanto al amor. “Por ejemplo, en los celos es preciso encontrar, coordinar y analizar en qué momento uno se pone celoso o posesivo con otras personas”.

En la modernidad, los padres están educando muy solos a los hijos.

Por otro lado, el especialista mencionó que uno de los temas que más se trata en su consultorio es la amenaza que sienten las personas a la hora de comenzar una relación por el temor a la separación. “El miedo ocupa más lugar que el amor y eso salta mucho en las consultas, lo que no hice por miedo o porque no me atreví. Nuestra época es de amores que no fueron, los que quedaron un poco truncos, más nostálgicos, porque el miedo va ganando terrero y en ese sentido va ganando valor aquel que se la juega".

Según el psicoanalista el miedo al abandono donde el vínculo de la pareja se vuelve más inestable, el amor de un hijo es aquel que me va a querer siempre y nos ubicamos como causa de la felicidad entonces queremos hacerlos felices para que nos ame, y la función de los padres es educarlos para que aprendan amar y sean felices.

“También para reformar la crianza es muy importante recuperar la función del armado de la red de contención, tradicionalmente antes era más comunitario, porque los padres de hoy están muy solos, se necesita a toda la familia”, destacando que se apunta a un modelo de crianza basado en la construcción de que los niños puedan reconocerse como personas y saber sus límites.

Afianzándonos en la confianza en nuestros hijos, esto activa esa capacidad de recursos en el niño y en el adulto, implica trabajar en lo que un niño aporta a la dirección, las respuestas de los niños, saber escucharlos, no siendo avasallantes, sabiendo que tienen intimidad desde temprana edad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?