Los casos se disparan y el Gobierno hace silencio: ¿van a restringir actividades?

Los casos se disparan y el Gobierno hace silencio: ¿van a restringir actividades?

Algunas localidades comienzan a tomar sus propias decisiones en cuanto a la restricción de actividades. Sobre esto y el desafío que la gestión tiene por delante en cuanto a lo económico y sanitario, habló Daniel Bilotta.

MDZ Radio

MDZ Radio

El analista político y periodista, Daniel Bilotta, analizó en el aire de MDZ Radio qué debe tener en cuenta el Gobierno y sus asesores a la hora de decidir qué medidas sanitarias y restricciones tomar, ante el inminente avance de la segunda ola de coronavirus. Es que mientras los casos comienzan a dispararse, Argentina vive una gran incertidumbre en torno a la posibilidad de volver a una cuarentena rígida.

Aquí, los puntos más importantes de su columna:

  • Argentina no consigue romper con algunos ciclos. Hoy miraba la polémica en torno a Semana Santa: la queja del viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, alarmado por la cantidad de automóviles que salían hacia las rutas, y uno encuentra un doble estándar muy curioso ahí. Por un lado todos nos alegramos con la reactivación que permite que la economía ande, pero por otro lado cuando uno mira todo este fenómeno se da cuenta también de que esta saturación de rutas y de hoteles es porque Argentina carece de infraestructura. Se da una paradoja muy rara. A penas salimos de la recesión, cualquier tipo de consumo produce un cuello de botella. 
  • En el último año ganamos tres millones de pobres. Uno podría asociarlo a la pandemia y tiende a preguntarse: ¿qué va a pasar si esta segunda ola nos obliga a pensar de nuevo en algún tipo de restricción? A mi me parece que quienes están en condiciones de decir si tenemos que tener una cuarentena estricta o no son las autoridades sanitarias, pero por lo menos tienen que consultar con economistas. La primera vez Alberto Fernández dijo que prefería que se caiga 10% la economía -le acertó de pleno-, antes que tener muertos, -ahí no le acertó, porque hubo muchos-.
  • La pobreza estructural es muy difícil de atender porque el Estado, también en la curva de la inflación, a la vez que asigna recursos a combatir la pobreza cada mes que pasa esos recursos son menos y son más los pobres. Entonces estamos en una dinámica muy perversa y muy alocada que obliga a que esto finalmente tenga no sólo un enfoque multidisciplinario, sino que de verdad los dirigentes políticos con poder real y los empresarios se sienten a pensar una salida para Argentina
  • Si no tenemos la capacidad de generar empleo de calidad, una salud pública que pueda atender a quienes están fuera del sistema y la posibilidad de pensar en una Educación que rescate a los chicos de esas familias pobres probablemente ingresando en la tercera generación, lo más cierto de todo es que no tenemos destino.

¿Hay puentes entre la oposición y el oficialismo?

  • Sería ridículo e irracional que no los hubiera. El problema es cuándo los tienden, para qué y cómo. Da pena que el oficialismo llegue a esta conclusión ya a la mitad del gobierno de Fernández, probablemente todas las urgencias obligan a los líderes legislativos, como Máximo Kirchner o Cristina Kirchner a tender un diálogo. Eso no está mal, pero hay que ver a qué tipos de acuerdo se puede arribar y qué piden los demás en ese diálogo.
  • Si los acuerdos son claros y de cara a la sociedad, hay que pensar que es bueno que dialoguen oposición y oficialismo. Lo que no es bueno es que lo nieguen o que alguno salga espantado de la reunión. Probablemente Máximo Kirchner esté sondeando a Larreta y a Vidal para ver qué tipo de acuerdo pueden alcanzar para poder presentarlo. Pero a mi me parece que estas cosas necesitan de transparencia, aunque sean aún las conversaciones preliminares.
  • Por ejemplo, en las negociaciones con el FMI, hay que ver cómo se saldan todas las diferencias que el FdT le atribuye en la forma de negociar al gobierno anterior, del que también fueron parte Vidal y Larreta. Me llama muchísimo la atención también que la oposición elija selectivamente con quién tiene que iniciar un diálogo. Probablemente eso se explique con que Vidal es la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires y aún es la referencia más clara de JpC para el oficialismo. Pero me parece que eso debe ser ampliado a otras expresiones.
  • La UCR acaba de completar un recambio de autoridades que debería ser invitada al diálogo. Me parece que esto tropezó un poco cuando antes de ayer Santiago Cafiero dijo que ya estaba discutiendo la postergación de las PASO y de las elecciones generales, con un sector de la oposición que en apariencia lo había visitado por otro tema. En fin, todo esto es bastante extraño.
  • Mientras tanto, ayer alguien del entorno más íntimo de Vidal me desmintió que hayan recibido siquiera una invitación formal al diálogo. Por supuesto que no tengo cómo garantizar que ninguna de las dos cosas sean ciertas o qué grado de incertidumbre tiene cada una.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?