Imperdible: una monja de clausura es viral por sus tips para "sobrevivir" al aislamiento

Imperdible: una monja de clausura es viral por sus tips para "sobrevivir" al aislamiento

En el programa El Permitido hablamos con una monja de clausura que explotó en las redes sociales luego de publicar interesantes consejos para enfrentar el aislamiento. No se basan en su religión, sino en su cotidianeidad.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa El Permitido, concretamente en el segmento "Gente que sí", hablamos con la hermana María Teresa de los Ángeles, de las Carmelitas Descalzas de Cádiz. Detalló su decálogo para enfrentar el aislamiento y dijo que en esta espectacular situación, el amor es la clave

La hermana María Teresa abrazó es religiosa desde hace 13 años y asegura que quienes llevan ese tipo de vida contemplativa lo hacen "por amor". Justamente, por amor escribió una lista de recomendaciones para que "los creyentes y los que no" puedan enfrentar la pandemia, la publicaron en la web de su congregación y la información trascendió las fronteras.

En un diálogo que hizo explotar de mensajes las líneas de comunicación de Mdz Radio, la religiosa llamó a "tener siempre actitud de libertad", comprometerse con  el bien común y ver "lo positivo de quedarse en casa". Pero además, a ocupar bien el tiempo "en algo bueno".

Por otro lado dijo que es importante encontrar y trabajar la paz. "Yo sugiero vivir un día cada día", recomendó la hermana e instó a "renunciar a controlar todo" ya que comúnmente "queremos controlar a los demás".

En otro orden de cosas reconoció que el amor es la clave porque es "el que nos hace capaces de convivir". "Estamos más vulnerables y solo el amor tiene la sabiduría para poder seguir", dijo, pero además "permite acoger lo que no te gusta lo que no entiendes, da una sabiduría especial para saber relacionarse con los demás".

Finalmente aseguró que durante el confinamiento más gente se ha vuelto a la fe. "Normalmente estamos muy distraídos por la vida y esto de estar más sosegados nos invita a entrar a uno mismo y es una maravilla cuando descubrimos que no estamos huecos".

En la web, esto es lo que propone la hermana a María Teresa de los Ángeles, de las Carmelitas Descalzas de Cádiz:

  1. Actitud de libertad. Paradójicamente, ésta puede ser una oportunidad de descubrir la más genuina y grande libertad: la libertad interior que nadie puede quitarte, la que procede de ti mismo. Es verdad que las autoridades nos “obligan” a estar en casa, tu libertad consiste en adherirte voluntariamente, sabiendo que es por un bien superior. Libre es el que tiene la capacidad de asumir la situación porque quiere hacer lo correcto. No estás encerrado en casa, has optado por permanecer ahí “libremente”.
  2. Paz donde se ensanche el alma: Mira dentro de ti mismo, dale cabida a la creatividad, escucha tus propias inspiraciones y encuentra la belleza de la que eres capaz. Cuando te acostumbres a vivir en ti, ya no querrás salir.
  3. No te descuides, la paz hay que trabajarla. Ejercita virtudes que requieren de concentración y autoconocimiento. Procura inclinarte hacia todo aquello que vayas notando que te da paz y alegría… la armonía hay que currársela.
  4. Ama. El tema de fuego para estos días será la convivencia. Ante la crisis por la pandemia estamos más susceptibles e incluso irritables. Tendrás que ser muy paciente y usar mucho el sentido común. Desde el amor sacarás comprensión y empatía, ganas de dar y agradecimiento al recibir. Respeta, acoge la fragilidad, desdramatiza, vive y deja vivir.
  5. No mates el tiempo. Nada podrá crearte una sensación tan grande de vaciedad y hastío, como pasar el tiempo inútilmente. Es un enemigo gravísimo que podrá robarte la paz y hasta meterte en la depresión. Haz un plan para estos días e intenta vivirlo con disciplina. Descanso y ocupación no son antagónicos, aprovecha para descansar haciendo actividades que te relajen o que estimulen un buen ánimo. 
  6. Ensancha tus propias fronteras. Cuántas veces nos hemos quejado de todo lo que dejamos por hacer debido a la falta de tiempo. ¡Venga, ahora lo tenemos!…Ese libro que te regalaron hace tres navidades y no has leído, ese otro que aún no has devuelto porque te lo dejaste por la mitad. Si te gusta la música, busca nuevos artistas, descubre nuevos géneros. ¿Te apetece un viaje?… Piensa en algún país exótico y aprende sobre su cultura, legua, tradiciones… tenemos internet para eso. No te conformes con lo que ya conoces y sabes… ahora que hay oportunidad, ábrete a novedades que te aporten sabiduría y te llenen de alegría.
  7. Para los más sensibles. Las emociones no solo provienen de nuestro interior, también lo que vemos, escuchamos, tocamos, etc, nos influye. Por ello, hay que ser selectivos con lo que recibimos desde fuera para evitar entrar en círculos viciosos que nos atrapen en la desesperación o nos hagan perder el control. 
  8. No estás aislado. Es importante comprender que no tienes por qué sentirte solo, pues no lo estás. El amor y cariño de tu gente sigue ahí, aunque el contacto físico se haya distanciado. Esta es una oportunidad para vivir la comunicación a otro nivel más profundo, más íntimo. Habla con los que tienes en casa con tranquilidad, sin prisas, escúchales hasta que terminen, deja que el diálogo haga crecer la confianza y las confidencias construyan complicidad. Dí lo que nunca tienes tiempo de decir, cuenta lo que siempre has querido contar, habla de todo y nada pero con cariño, que es lo que llega al alma y hace nido. Responde aquella postal navideña que no agradeciste, la carta que te emocionó y a la que estabas aplazando respuesta, ese e-mail de una vieja amistad. Descubrirás que la distancia no es ausencia.
  9. Jornada de reflexión. Por no agobiarse, también es conveniente buscar momentos de silencio y soledad. En la organización del tiempo para éstos días, también meted espacios de “oxigenación” individual.  ¡Cuántas personas alguna vez he escuchado decir: “Cómo me gustaría retirarme algunos días a un monasterio”! Pues la ocasión está aquí, en casa. Un buen discernimiento para mejorar hará que estos días hayan sido de mucho provecho. Hombres y mujeres nuevos después de esta crisis.
  10. Ora. Sólo la oración (que es el vínculo de amistad con Dios) puede sustentar la vida en todas las situaciones, especialmente en las adversas. Oración, que como diría Sta. Teresa, “aunque la digo a la postre, es la principal”. Orar es abrirse a ese “Otro” que puede sostenerme cuando yo necesito ayuda; pero también cuando yo estoy bien, orar es sostener a otros que lo necesitan. Es la experiencia más universal del Amor. 

¿Y si lo intentas?…

No te pierdas esta nota, te va a encantar. Te dejamos el enlace, hacé clic acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?