Las verdaderas razones por las que Falabella se va de Argentina

Las verdaderas razones por las que Falabella se va de Argentina

Nuestro columnista, Carlos Burgueño, nos cuenta las internas detrás del cierre de la tienda multimarca.

MDZ Radio

MDZ Radio

En el programa Uno Nunca Sabe hablamos con el economista y periodista Carlos Burgueño sobre la partida de Falabella de nuestro país. Ayer, de las 10 direcciones que tienen en Argentina, cerraron 4, los locales que son los alquilados.

Vale recordar que la tienda multimarca lleva en Mendoza 27 años. Inclusive, tenía previsto construir un SODIMAC en la playa de estacionamiento oeste del Mendoza Plaza Shopping. Pero, ya por la crisis de los últimos dos años se frenó esa obra. 

Los dueños de Falabella son los miembros de una familia chilena muy importante y poderosa, los Solari. El fundador es Salvatore Falabella, un Solari fue su yerno y luego se hizo cargo de la tienda. 

Burgueño nos comentó que la familia Solari firmó un acuerdo con Columbus Merchant Banking, "que es un banco considerado de segundo piso, especializado en encontrar compradores o inversores para grandes emprendimientos". Las opciones que se barajaron fueron 3: encontrar un socio local que aporte capital (para así no desprenderse del negocio en Argentina), la venta total (alguien que compre Falabella, Sodimac y CMR) y el cierre. "El banco tiene el mandato para avanzar en cualquiera de las 3 direcciones".

Dentro de las explicaciones que se han dado en torno a esta lamentable noticia, Burgueño dijo que hay 2, una tiene que ver con lo coyuntural y otra más de fondo. Respecto de la primera, "se hizo un proyecto del negocio a largo plazo y se combinó un aumento en los costos, pero fundamentalmente la imposibilidad de desarrollar el negocio como ellos querían (importaciones)".

Aquello, teniendo en cuenta que Falabella vende lo mismo en Mendoza, Capital o en Chile, porque le compra a proveedores de diferentes lugares (Oriente, Brasil, Argentina, etc) contenedores a granel de mercadería. "Ahora, si vos no podés importar a Argentina y tampoco podés proyectar un negocio cambiario, teniendo en cuenta que durante los próximos 3 años esto será así, el negocio no tiene sentido", contó Burgueño.

El otro motivo que explica nuestro columnista es que "este país hace 10 años que no crece. El Gobierno le puede decir a Falabella: ´ponele onda que dentro de 3 años esto andará bien´. A lo que ellos le van a contestar: ´sí, pero hace 10 que no me va bien, ya van a ser 13".

Como reflexión final, Burgueño resaltó: "Que aquello te lo diga un alemán, tiene lógica, porque necesita previsión. El tema es que ahora ya los latinoamericanos dicen que no pueden planificar con nosotros".

Acá podés escuchar la entrevista completa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?