El otro lado de la pandemia: falleció esperando ser atendido por otro problema de salud

El otro lado de la pandemia: falleció esperando ser atendido por otro problema de salud

La crisis de la pandemia por coronavirus trae daños colaterales dentro del mismo sistema sanitario. Como los pacientes que poseen patologías crónicas y que no pueden ser atendidos en urgencias debido a que los hospitales están saturados por personas afectadas al Covid-19.

Nimsi Franciscangeli

Nimsi Franciscangeli

Cuando comenzó la etapa del Aislamiento Social y Obligatorio, los hospitales y clínicas se veían vacías e incluso profesionales de la Salud recomendaban que aquellos pacientes con patologías crónicas siguieran su tratamiento. Hoy la foto cambió: los nosocomios están saturados y el motivo de atención principal, para muchos enfermos y sus familiares,  tiene que ver con la enfermedad Covid-19

La pandemia está dejando daños colaterales y ya se alerta que se están desatendiendo otras afecciones. En primera persona, Jesús Alcaraz, hijo de una de las personas fallecidas por enfermedades ajenas al Covid, detalló en el programa de MDZ Radio "Sonría, lo estamos filmando" el calvario que vivió junto a su padre para que fuera atendido en el hospital El Carmen.

El papá de Jesús tenía 81 años. Su diagnóstico era cirrosis medicamentosa en fase terminal, enfermedad que había sido diagnosticada dos años atrás. El día martes el hombre comenzó a tener problemas para respirar. Inmediatamente su hijo llama a Osep y después de pasar por distintos hospitales  que no tenían disponibilidad, lo trasladaron al hospital El Carmen. "Cuando llegamos había antes que nosotros 4 ambulancias que estaban en lista de espera para pasar a la guardia. Tuvimos que esperar una hora arriba de la ambulancia para ser atendidos", relató Jesús Alcaraz. 

"A mí papá periódicamente se le hacía extracción de líquido del abdomen, la primera extracción era en marzo y se lo fueron postergando de un mes a otro. Mi papá se movilizaba solo, más allá de su edad era un hombre muy activo. De un momento al otro tenía tanto líquido que no se podía mover", sostuvo Jesús. 

 "Mi papá se me fue muriendo en mi casa" 

Con la voz quebrada, por el recuerdo que tuvieron que pasar, Jesús recalcó: "Quiero destacar que todo el servicio de salud está colapsado, pero el personal de la ambulancia 103 y 107 del prestador "A Tiempo", hicieron lo posible y lo imposible por salvarle la vida a mi papá. Es muy feo ver llorar a un profesional de la salud. Pero también tengo que destacar la soberbia con la que nos recibieron en el hospital".

Escuchá la nota completa acá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?