Señor Gobernador: ¡la gente lo pide a gritos!

Señor Gobernador: ¡la gente lo pide a gritos!

Se encendió la discusión sobre el horario de cierre de los bares y restaurantes. Mirá lo que planteó la mayoría de la gente en los mensajes.

MDZ Radio

MDZ Radio

Es casi una cuestión matemática, un “dos más dos”. La restricción horaria en los bares y restaurantes ha logrado que esa masa de gente dispuesta a salir se aglomere más, por una cuestión de tiempo permitido.

Se mezclan muchas costumbres, como la de no llegar puntual a las 19 horas, porque justamente el comercio y todos los demás trabajos terminan más tarde. La gente puede llegar a las 9 de la noche y a las 11 debe partir. El resultado son personas apelotonadas caminando por las calles porque ha sido expulsada toda junta a la misma hora. ¿Terminan yéndose a reunir a algún lugar no permitido para poder digerir la salida?.

Sabemos que esto de los protocolos ha sido y es prueba y error, lo sabemos de memoria. Pero aquí un desacierto que anuncia la gente que lo vive en carne propia.  Nos preguntamos: ¿es preferible darle más tiempo a esa masa de gente dispuesta a salir, pero dosificada por DNI, que dejarla deambular por las calles, a la misma hora, buscando dónde terminar la noche?.

En el programa No Tan Millennials pusimos el tema en discusión. Invitamos a dos gastronómicos a participar de la mesa: Miguel Chiappetta y Raúl Roitman. Ellos expusieron sus puntos de vista y fuera de un tono de reclamo se filtró un pedido de razonamiento, un argumento válido para solucionar ese loquero de gente echada a las calles a las 22.55.

En tanto que los gastronómicos también se ven perjudicados por esta decisión, Chiapetta comentó que venden dos horas por noche, porque los mendocinos recién llegan entre las 21.15 y las 21.30 hs. Roitman, por su parte, dijo que "hay que entender que no creo que el bicho contagie hasta las 23. No se entiende bien la lógica de por qué no se puede extender una hora más".

Empezaron a llegar mensajes y mensajes de gente confesando sus infracciones después de abandonar los bares para darle sentido a la salida. Gente reconociendo que esto de irse antes no alivia nada, sino que enciende un fuego incontrolable que es el de las reuniones clandestinas. Lo pidieron a gritos, en los mensajes. 

En este enlace, los audios de la audiencia y la nota completa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?