Romper las reglas una y otra vez: el problema de las fiestas clandestinas y el descontrol

Romper las reglas una y otra vez: el problema de las fiestas clandestinas y el descontrol

¿Por qué no podemos acatar los límites que se colocan por nuestra propia seguridad? ¿La segunda ola de Covid en Europa no nos sirve de espejo? El psicólogo especialista Alejandro Schujman habló con MDZ Radio sobre el tema

Federico Croce

Federico Croce

Este fin de semana se vieron múltiples reuniones ilegales en bellos espacios, como alta montaña, Potrerillos y el Manzano Histórico. En estos lugares, miles de jóvenes se reunieron y, a la vista está, sin tener en cuenta ningún protocolo. Por eso, en El Permitido consultamos con Alejandro Schujman, psicólogo especialista en familia y orientación de padres para entender este comportamiento.

"Las privaciones que se han vivido en estos meses de ninguna manera han sido tan fuertes o tan terribles como para justificar el descontrol", comenzó diciendo el profesional. "En algunos meses llegará la vacuna contra el Covid, pero no la vacuna contra la imbecilidad humana", sentenció. "De ninguna manera la privación ha sido tan grande como para no poder aguantar y justarse miles de personas sin barbijo, rompiendo todos los protocolos. La pandemia sigue, y si bien no ha desbordado, el sistema de salud lo ha pasado realmente mal". 

Schujman reconoció que con la llegada del calor, en Europa pasó lo mismo: la gente se volcó a las playas y a los lugares de recreo, y ahora nuevamente están en graves problemas. "Los argentinos tenemos tendencia a la transgresión, y particularmente es propia de los jóvenes y en esto los adultos tienen responsabilidad". Según consideró, es trabajo de los padres poner límites y regular las cosas. "Sabemos que lo prohibido genera el deseo, y que los adolescentes quieren romper las normas. Pero si uno estuvo mucho a tiempo a dieta y cuidándose un montón, es ilógico que apenas pueda pasar por una pastelería se coma todo: ¿para qué tanto esfuerzo?"

"Aquí no hay demasiado debate: está mal romper el esfuerzo que se está haciendo", sentenció tajante.

Por otra parte, el psicólogo volvió a recalcar que este comportamiento tiene una cuota local. "Los argentinos tenemos el impulso a transgredir en todo sentido, aquí en Buenos Aires también la gente va a los parques y las plazas y muchos se 'olvidan' el barbijo", sin embargo, "una cosa es la cultura de los afectos que tenemos los latinos, pero la tendencia a la picardía o la 'viveza criolla' no está bien y deberíamos aprender".

Finalmente, consideró que los adultos naturalizan algunos comportamientos lo cual" no está bueno". "Hay que hacer lo posible para que esto no suceda, para eso hay que poner límites", remarcó. 

Para escuchar la charla completa con Alejandro Schujman, hacé click aquí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?