El relato de una mendocina en Asia: “Así vivimos el coronavirus en Indonesia”

El relato de una mendocina en Asia: “Así vivimos el coronavirus en Indonesia”

"Lo único que nos conecta con el mundo exterior quedó anulado por completo", cuenta Evangelina González quien junto a su pareja italiana se encuentran aisladas en una pequeña isla.

De Rodeo por el Mundo

Sentada en la compu, escribiendo esta pequeña nota después de dos días enteros sin internet en la isla. Me encuentro en Sebayur Besar, una isla pequeñísima en Indonesia, muy cercana al Parque Nacional de Komodo, famoso lugar conocido por sus peligrosos dragones y quinto destino turístico más visitado de toda Indonesia.

Esta es una isla turística donde mis amigos alquilaron un Campamento de Buceo y nos pusieron de gerentes. Llegamos hace un mes y chirolas a la isla, nos gusta mucho el buceo y atender a la gente de forma familiar.

Hemos trabajado en centenares de lugares con mi pareja Lucía, con la que viajo por el mundo hace 3 años. Ella vino a la isla desde su país de origen Italia y yo de Alemania, si ella hubiera salido dos días más tarde no la hubieran dejado salir de su país.

Así vivimos el coronavirus en Indonesia: cerraron las fronteras, el día 28 de Marzo, mucho más tarde que Argentina. Esto a pesar de que es un país muy turístico y afectado desde hace más de un mes por el coronavirus. El gobierno en los medios salió a confirmar que ha estado dando datos falsos sobre los casos y muertes para “no alarmar a la gente y a los turistas” 

Aquí no hay turismo y el Parque Nacional de Komodo ha cerrado, lo único que nos conecta con el mundo exterior quedó anulado por completo. Tuvimos que mandar a todos los empleados de la isla a sus casas, y nosotras junto con nuestros jefes nos quedamos en la Isla, ellos vinieron a pasar la cuarentena a la isla, para estar más seguros y no contagiarse.

En la ciudad más cercana a la hora de filmar el video había solo un caso oficial, y a la fecha el gobierno no quiere decir la cantidad precisa de contagios. Tienen dos hospitales en la ciudad más cercana Labuan Bajo, donde en uno de ellos sólo pueden asistir personas que no presenten ningún síntoma de Covid-19 y en el otro se encuentran todas las personas sospechosas de portar el virus.

Los hospitales no están preparados y los médicos y enfermeros usan bolsas de basura para cubrirse el cuerpo. Aunque existe una cuarentena oficial nadie está controlando en las calles que se cumpla, vemos fotos de los empleados en facebook en reuniones de decenas de personas.

Nosotros nos la arreglamos en esta pequeña isleta aislados de todo el mundo. El único problema es que tenemos que mandar un barco a traernos comida cada cinco días e intentar pescar para comer otra cosa que no sea Tofu, y por supuesto otro problema es que todo el camping es a paneles solares y el internet se corta cuando se le da la gana, así que no sé cuando leerás esta nota.

Nosotros por el momento vemos varias cosas positivas, como por ejemplo, el mar recuperándose de los pescadores que no respetan las leyes de el Parque Nacional para poder llenar el mercado de la ciudad de pescado fresco. Nuestro arrecife se ha llenado de calamares y hasta tuvimos la visita de un manatí. Las manta rayas nadan tranquilas sin ningún grupo de turistas que baje a tocarlas y sacar fotos con flash y el plástico ya no llega a la costa como cada mañana.

De todas formas tenemos un poco de miedo a que se extienda el virus por consecuencia de la escasa infraestructura del sistema de salud y la poca información que tiene el pueblo indonesio en sus manos. Por ejemplo hay varias creencias populares entre los locales entre las cuales están: el virus no llega a Indonesia porque hace calor, el mejor antídoto es beber alcohol y por supuesto el coronavirus ataca solo a la gente blanca, así que cuando mi jefa fue a terminar unos trámites a la ciudad le gritaban ¡coronavirus! en cada esquina.

Mientras tanto en la isla somos cinco y nos conformamos con plantar corales para darle otro empujoncito a este respiro que se están dando los océanos.

Si les interesa ver más de la vida en esta pequeña isla, estoy subiendo videos a mi canal de Youtube.

Esperemos que todo esto pase pronto y que aprovechemos la cuarentena para indagar en el estilo de vida que llevamos. ¡No se olviden lavarse las manos!

Evan

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?