Viaje con niños: tips para disfrutar los viajes en familia

Viajar con niños es posible. Sólo tenés que adaptar el viaje para que todos se diviertan por igual y animarse a descubrir el mundo en familia.

Felicitas Oyhenart

Recordá siempre adaptar el viaje para que todos se diviertan

freepik.diller

Aprovechen a viajar ahora que son sólo dos, cuando tengan hijos es imposible” Seguramente esta frase la escuchaste muchas veces antes de tener niños, pero cada vez más padres deciden viajar a lugares desconocidos con sus "peques".

Desde ya no es lo mismo viajar con un bebé de meses que con un niño de 9 o 10 años pero siguiendo estos consejos seguramente tu viaje será más placentero:

  • Lo primero, documentación en regla: asegurate contar con todos los documentos necesarios antes de viajar o antes de sacar pasajes, si viajan al exterior. Revisa: DNI, pasaporte, Visas (según el país que visiten), partida de nacimiento y autorización de padre, madre o tutor legal (en casa de que el menor viaje sólo con uno de ellos)
  • Planificar juntos: el viaje comienza cuando lo armamos por eso si viajamos con niños más grandes siempre es bueno incluirlos en la planificación. Mostrarles con imágenes o mapas a donde iremos, ver fotos o videos antes de viajar para que ellos también puedan aportar ideas a la organización.
  • Equipaje: quizás lo más difícil de organizar un viaje es pensar en los bolsos de cada uno, pensá que vas a llevar tu ropa, la de tu pareja y la de los chicos. Además no puede faltar juguetes y seguro el coche del bebé . ¡Por eso tené en cuenta que sólo hay que llevar lo necesario!.  Recordá dejar siempre a mano: una muda de ropa (si son niños pequeños), mamaderas o vasos, la comida de los chicos, botiquín y algunos juguetes. Siempre es mejor contar con una mochila de equipaje de mano, así estás más libre por las dudas que tengas que cargar o alzar a los niños.
  • Cochecitos o portabebes: antes de viajar decidí cómo van a cargar a los chicos durante el viaje. Muchas veces pasamos horas caminando o parados en el tour y los niños se cansan. Hay que tener en cuenta este punto para que todos puedan disfrutar.
  • Prevenir extravíos: muchos padres eligen no ir a grandes ciudades por miedo a que los niños se pierdan. Podemos evitar esto si antes de viajar contamos con identificaciones con el nombre, celular, dirección del contacto y colocarlo en chapitas a los chicos en collares o pulseras. También, para los de menor edad, se ha visto que muchos llevan pecheras con correas para controlar hasta dónde puede ir el niño. Y para los papás más tecnológicos existen chips con GPS que se coloca en los bolsillos o mochilas de los menores.
  • Boletos para bebés o niños: al comprar tu boleto de avión tenés que indicar que con vos viaja un bebé o un niño. Por lo general hasta 2 años de edad se considera bebé y de 2 a 11 años niño, pero cada aerolínea fija sus tarifas para los más pequeños, ya sea un descuento o pagar solo un porcentaje del pasaje de adulto. Por lo general las compañías permiten llevar el cochecito hasta la puerta del avión. En los aviones más grandes que recorren largos trayectos los bebés pueden contar con una pequeña cuna que se acopla a la pared del avión. (la cantidad por viaje es limitada y por orden de llegada, tenelo en cuenta antes de hacer el check in)
  • Diversión siempre a mano: como ya dijimos anteriormente en el equipaje de mano guarda siempre algunos juguetes o juegos para que se entretengan en el viaje hacia el destino o bien en los momentos de descanso. También pueden ser libros de cuentos, ebooks o para los chicos de más edad videojuegos portátiles, palms o notebooks con pelis, cuadernos y colores. ¡Recorda no llevar juguetes ruidosos o musicales en el avión o bus para evitar malas caras de los demás pasajeros!
  • Los oídos en el avión: muchas veces en un vuelo hemos escuchado que varios niños rompen en llanto, esto es porque los cambios de presión repercuten directamente sobre los oídos y los más chicos no saben cómo combatirlo. Lo más recomendable es que durante el despegue y el aterrizaje los bebés usen chupete o mamadera, eso les hará mover la mandíbula y descomprimir los oídos. Si son más grandes los caramelos pueden ser una buena solución.

Viajar con niños y disfrutarlo es posible
​prostooleh

¡Listo! Ahora a viajar tranquilos y a demostrarle al mundo que viajar con niños y disfrutarlo es posible.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?