Villavicencio: la insólita historia del "dolor de panza" que dio origen al hotel

Villavicencio: la insólita historia del "dolor de panza" que dio origen al hotel

Muchos de los sitios turísticos más emblemáticos del país esconden historias sorprendentes, como el Hotel Villavicencio en el departamento mendocino de Las Heras.

MDZ Trip

Muchos de los sitios turísticos más emblemáticos del país esconden historias sorprendentes que muy pocos conocen. Es el caso del Hotel Villavicencio, ubicado en un imponente paisaje del departamento de Las Heras en Mendoza.

La historia del Hotel Villavicencio comienza en los tiempos de la independencia Argentina, cerca de 1816. Fabio Javier Echarri autor de "Los Vélaz en Argentina. Su contribución al desarrollo productivo y comercial", explica cómo fue que la familia Vélaz, oriunda de Baja Navarra (una región histórica del País Vasco francés), comenzó a soñar con un hotel en esa zona de aguas termales que atraía a turistas nacionales e internacionales.

"Ya en los albores de la independencia argentina se conocían las propiedades medicinales de las aguas termales de la región. Un viajero inglés, Samuel Haig, en un libro que editó en Londres en 1817, menciona que ‘Villavicencio se halla en un profundo desfiladero. Dos o tres familias viven solamente allí, pero en el verano acude gente de Mendoza a los baños medicinales", escribe Echarri.

Además cuenta que incluso el célebre Charles Darwin, en su libro ‘Mi viaje alrededor del mundo’ en 1835, dice: "Todos los viajeros que han atravesado Los Andes han hablado de esta choza aislada que lleva el imponente nombre de Villavicencio. Pasé dos días en este punto"

Las aguas de Villavicencio además de ser famosas por los placenteros baños termales que se podían tomar allí, eran conocidas porque al tomarlas tenían "propiedades curativas". En ese entonces, se promocionaba el lugar, afirmando que si la persona tomaba el agua de allí, esta "obraba sobre el estómago, hígado, intestino, riñones y nutrición general... y en baños".

La Unión Villavicencio S.A.

En 1902 se hicieron cargo de la explotación de los baños termales, los empresarios franceses Pouget, Savoy y Tonon, quienes construyeron los primeros albergues que reemplazaron a unas precarias chozas ubicadas en el lugar. Un año más tarde, el médico mendocino Lucio Funes y el farmacéutico Enrique Suárez compraron las tierras y derechos sobre el lugar, y asociados a los empresarios franceses, crearon "La Unión Villavicencio S.A.". Su objetivo era embotellar y comercializar el agua. 

De tener problemas gastrointestinales a comprar Villavicencio

En 1918, la 1º Guerra Mundial impidió el empresario Ángel Vélaz viajara a Europa y necesitando de baños termales, algunos dicen por sus problemas gastrointestinales o "dolores de panza", llegó al lugar a pasar unos días. Viendo el potencial que tenía el negocio del agua natural de Villavicencio, negoció con los propietarios de Unión Villavicencio S.A., pese a que la empresa se encontraba en quiebra. 

hotel villavicencio
Foto: Morales Guiñazú, Fernando. Villavicencio a través de la historia.

Vélaz alquiló el lugar por 10 años y inició inmediatamente las obras de renovación total del albergue para turistas y así fundó la sociedad Termas Villavicencio.

"En la ciudad de Mendoza creó una planta de embotellamiento de agua, para comercializar la misma en toda la Argentina. Para hacer llegar el líquido desde las termas a la fábrica, se construyó un acueducto con cañerías de 4 pulgadas que la transportaba. El proceso y los elementos utilizados para llegar al producto final, se realizaban en el mismo lugar: allí se fabricaba hielo que se vendía en Mendoza, botellas para envasar el agua, y existía un aserradero para confeccionar los cajones de madera en los cuales se transportaba el producto en ferrocarril hacia la ciudad de Buenos Aires, y desde allí a todo el país", cuenta Echarri en su texto.

El Gran Hotel Villavicencio

El aluvión de 1934 afectó gravemente el hotel de Cacheuta, inhabilitó el Tren Trasandino durante diez años y afectó el trazado de la ruta hacia Uspallata.

Esto animó a Velaz a impulsar nuevamente Villavicencio. Consideró que no eran suficientes los albergues existentes para el aprovechamiento de las aguas termales, por ello se propuso construir un hotel de gran categoría, amplio y lujoso que fuera digno de la geografía especial en el que se encontraba y en el cual los visitantes (en su mayoría de clases adineradas) pudiesen vivir una experiencia única en ese rincón de la montaña mendocina.

villavicencio hotel
Foto: Morales Guiñazú, Fernando. Villavicencio a través de la historia.


Simultáneamente, al paralizarse el transporte hacia Chile se reactivó la Ruta 7 y se mejoró el camino a Villavicencio ya que los pasajeros hacia el vecino país debían llegar a Punta de Vacas en automóvil. De ahí que entre 1936 y 1942 se construyeran los Caracoles de Villavicencio con sus 365 curvas.

El hotel fue inaugurado el 25 de noviembre de 1940, contaba con 32 habitaciones de gran nivel de confort y donde los huéspedes podían darse baños termales, salas de juego, orquesta permanente y cocina especializada. Echarri agrega que el lujoso establecimiento también contaba con línea telefónica y vehículos para el transporte de los pasajeros desde la ciudad de Mendoza hasta sus instalaciones.

Además de los baños termales los huéspedes podían realizar actividades recreativas, como cabalgatas por la zona o jugar al tenis, bochas o croquet en las canchas exclusivas del hotel.  

Villavicencio Hotel
Foto: Morales Guiñazú, Fernando. Villavicencio a través de la historia.

Ángel Vélaz administró la empresa embotelladora y el hotel hasta su fallecimiento. Murió en la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, el 2 de febrero de 1955. A partir de entonces, sus sobrinos, únicos herederos, continuarán con la empresa familiar hasta 1979, cuando la misma fue vendida.

El hotel como tal funcionó hasta 1978, después del Mundial de Fútbol., mantenerlo era muy costoso y dicen que sus cañerías se habían arruinado producto de los minerales del agua.

¿Cómo visitar el Hotel Villavicencio hoy?

villavicencio hotel

Hoy el Gran Hotel Villavicencio forma parte de la Reserva Natural de Villavicencio. Fue declarado en 2013 Patrimonio Histórico Nacional y su fachada se restauró en el año 2015.

Si bien actualmente los turistas no pueden ingresar al hotel, si se puede disfrutar de un paseo por los jardines, fotografiarse en la fachada, conocer la Capilla del Hotel y realizar los senderos interpretativos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?