Las nuevas tendencias en el cuidado íntimo femenino, ¿son peligrosas?

Las nuevas tendencias en el cuidado íntimo femenino, ¿son peligrosas?

El Doctor Leandro Rodriguez Lastra deja un consejo bien claro con respecto al cuidado intimo femenino.

Leandro Rodriguez Lastra

El médico tocoginecólogo Leandro Rodríguez nos habla sobre los cuidados que debemos tener para preservar la salud vaginal. Principalmente, sobre patologías leves que pueden evitarse consultando con un médico de confianza o tratarse sencillamente, tomadas a tiempo.

No es necesario estar todo el día conectado a una pantalla de televisión; unos minutos alcanzan para apreciar el bombardeo de diferentes publicidades que prometen la cura mágica de cada una de las patologías de mayor prevalencia en la actualidad.

No hace falta detenerse a analizar si estas patologías han visto aumentada su incidencia debido a factores como el estrés, las malas condiciones de vida o la dieta inadecuada: todo se soluciona con el remedio que nos venden por la tele.

Entre esas patologías, las referidas a la salud femenina no están exceptuadas. Podría asegurar que: muy por el contrario. Es entonces cuando se hace necesario un llamado a la reflexión, aprovechando mis modestos conocimientos en el tema para invitarles a ver las cosas desde otro lugar.

Las patologías del tracto genital inferior son aquellas que afectan la vulva, la vagina y el cuello uterino. Estos órganos son los que los ginecólogos podemos evaluar con mayor accesibilidad en nuestro consultorio, que además son motivo de consulta muy frecuente por el amplio abanico de patologías que los afectan. Entre los síntomas más comunes encontramos el prurito.

Efectivamente, el prurito es la picazón tan incómoda, hasta el punto que las pacientes nos dicen con preocupación: “Doctor, ¡yo me lavo permanentemente!” mostrando a las claras la lógica preocupación por la higiene, sin pensar que en realidad, muchas veces, es el excesivo lavado lo que puede producir este efecto.

Podemos también mencionar el uso de productos no adecuados (por más que tengan muy buena prensa y modelos nos generen la inevitable tentación de probarlos); hasta la ropa ajustada puede producir síntomas de irritación o prurito vulvar. Y no
todas estas causas se resuelven con “una sola toma”, sino que pueden requerir diversos abordajes terapéuticos. Ojo, que tampoco se trata de sembrar alarma y generar preocupación innecesaria: la gran mayoría de patologías que comparten los estos síntomas son benignas.

Algunas se resuelven con mayor facilidad que otras, pero con un abordaje apropiado tenemos mayores chances de éxito.
Es por ello que les invito a leer la letra chica de las propagandas “ante la menor duda, consulte a su médico”. En nuestro consultorio les brindaremos el asesoramiento personalizado que es imprescindible en el abordaje médico y, de ser necesaria, una adecuada derivación.


Leandro J. Rodríguez Lastra
Médico Tocoginecólogo UBA.
M.N: 135.805

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?