Slow food: una nueva forma de comer que debes conocer

Slow food: una nueva forma de comer que debes conocer

El término hace referencia a un movimiento mundial que está pisando fuerte en más de 150 países en el mundo.

MDZ Femme

MDZ Femme

Hoy sabes que la comida ya no es solo un simple alimento, pues la slow food va más allá y te dice que "cada cosa que ingieres se transforma en una reunión social, contigo mismo y con la naturaleza". Este es uno de sus lemas y será el tema principal que desarrollaremos hoy.

Foto: OkDiario

El slow food es un movimiento que surgió en 1980 en Roma, cuando Carlo Petrini y otros periodistas se quejaron por la inauguración de un McDonalds en esa ciudad.

Para ir en contra de la apertura del gigante de comida rápida, promovieron un banquete en donde se ofrecían alimentos sanos y frescos. En ese momento, nació lo que hoy se conoce como slow food.

Foto: Hola!

Esta organización mundial tiene tres objetivos claros: comida limpia, justa y buena. ¿Qué significa todo esto? Que slow food se basa en ingerir alimentos de temporada cuya producción y consumo no dañen el medio ambiente. Además, lo de "justa" tiene que ver con que se pague un precio razonable por los productos y que las retribuciones para los productores sean iguales de justas.

Foto: NutreSalut

La misión del slow food es reconectar a la gente con las tradiciones, las plantas, los animales, los suelos fértiles y las aguas que producen los alimentos.

Otro de sus objetivos es que la comida sea un momento de encuentro contigo y que pienses en lo que estás llevando a tu boca sin distracciones, como ver la televisión o estar concentrado en otra tarea.

Foto: Monouso Blog

Las marchas y los encuentros mundiales son una tarea que realizan los integrantes del slow food en distintas partes del mundo para atraer más participantes y para hacer consciente a la población sobre su alimentación y los productos que consumen.

Durante esos encuentros, generan distintos consejos para que empieces a probar de qué se trata el slow food y la importancia que debe tener la comida en tu vida diaria.

Aquí van algunos de ellos:

Foto: Gastronosfera
  • Compra ingredientes sencillos y de estación.
  • Evita las comidas procesadas. Lo fresco es lo más saludable.
  • Cultiva alimentos que luego vayas a comer.
  • La información es una parte esencial para comer. Lee de qué están hecho los productos que consumes y de dónde vienen.
  • Come con otras personas que no sean de tu círculo íntimo para entender otras perspectivas.
  • Compra en los mercados agricultores, ayuda a la economía local o regional de donde vives.
Foto: Sandoz Bienestar

El slow food no es algo que sea rígido, sino que se adapta a las necesidades de cada persona y es por eso que su cantidad de reglas o consejos no son muchos ni muy complicados de cumplir.

Recuerda las bases del slow food: alimentación justa, buena y limpia.

Finalmente te recomendamos que si te interesa lo que has leído, empieces de a poco a implementarlo...es más, piensa y ¡quizás ya pongas en práctica varios de sus puntos principales!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?