Toma nota

Cómo persuadir con nuestros gestos

Las claves de la comunicación no verbal para nuestros vínculos. Qué dicen nuestras manos. Cómo expresarnos y complementar lo que decimos.

MDZ Femme
MDZ Femme viernes, 17 de diciembre de 2021 · 14:04 hs
Cómo persuadir con nuestros gestos
La forma en la que mueves tus manos y tu sonrisa son claves en la comunicación gestual. Foto: Freepick

El lenguaje gestual es fundamental para completar el sentido de lo que queremos comunicar y transmitir. Nos permite terminar de darle sentido a la escena que protagonizamos. Puede tratarse de una cita, de una negociación, de un conflicto,de un pedido, de cualquier situación de interacción humana en la que necesitamos ser lo más persuasivos posible. La clave siempre es seducir.

Nuestros gestos, en la medida que acompañen de modo adecuado nuestra verba, se vuelven signos inconfundibles que refuerzan nuestra oratoria. El arte de comunicarnos no tiene solo que ver con lo explícitamente dicho sino también con lo no dicho, lo cual a veces puede hasta resultar más convincente que nuestras palabras. De ahí la importancia de ser coherentes con los movimientos de nuestras manos, nuestra cabeza, hombros y demás.

El lenguaje corporal es el que transmite en mayor medida los verdaderos sentimientos o estado interior personal, es el que no miente fácilmente (aunque todo se puede entrenar), a diferencia de la palabra que sí lo hace más a menudo de lo que pensamos. De hecho, a menudo sucede que las palabras dicen algo que contradicen los gestos de quien habla.

El lenguaje corporal incluye los gestos, la expresión facial y también la postura general. En muchas personas los ademanes y movimientos que emiten revelan de forma clara lo que están sintiendo. Solo es necesario saber interpretar las señales. Al codificar de manera acertada la gestualidad es posible adaptarse a los sentimientos de la persona que tiene enfrente y crear más fácilmente una atmósfera de conversación de confianza.

Tus gestos te definen.

Y es aquí que entra a jugar también la técnica de la persuasión, ya que ésta es una habilidad indispensable en la vida, ya sea que quieras convencer a tu jefe de apoyar un nuevo proyecto o a tu hijo pequeño de que coma más verduras. Las personas persuasivas tienen la increíble habilidad para hacer que otros individuos se acerquen a su manera de ver las cosas. Su arma secreta es que son muy agradables, seductores y hacen que otros no sólo “compren” sus ideas, sino que también “caen bien”. En  todo esto juega un rol importante nuestra gestualidad facial y corporal.

Aquí vale remarcar que la asertividad, el mensaje positivo no coactivo como un todo verbal y no verbal, es imprescindible. Se trata de no presionar, de influir positivamente. Las personas persuasivas establecen sus ideas con asertividad y confianza, sin tener que ser agresivas. La presión sólo sirve para alejar a otros.

Es importante saber que el 70% del mensaje que le llega al interlocutor procede del lenguaje no verbal. Es más, si las palabras y los gestos entran en contradicción, aquellas tienen la batalla perdida. Por esta razón, algunas recomendaciones básicas para enfatizar la persuasión son y seducir:
 

  • Mirar a los ojos, pero no hacerlo fijamente en modo intimidatorio
     
  • Dejar las manos a la vista, ya que ponerlos dentro de los bolsillos es señal subliminal de ocultar algo
     
  • Al momento de hablar o discursear no conviene juguetear con objetos sino que lo imprescindible es demostrar que toda la atención está puesta en lo que decimos;
     
  • Si estás sentados uno frente a otro, intenta mantener tu espalda recta, ni echada hacia delante, ni recostada hacia atrás; esto es señal de disposición hacia el otro
     
  • Si hablás de pie, no cruces los brazos, moverlos para enfatizar tus frases pero no los zarandees en exceso

¿Lista para poner en prácticas gestuales estas técnicas de seducción y persuasión?

Archivado en