Mujeres en la gestión y dirección de proyectos: tres referentes juntas en Mendoza

Rocío de la Cuadra, Mónica Colombo y Rocío Paniagua nos cuentan cómo es ser líderes en la gestión y dirección de proyectos y en rubros masculinos que hoy están mutando. “La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer”, dijo una de ellas. 

Avatar del Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

Mujeres empoderadas.

El 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre tendrá lugar el 12º Congreso Internacional de Dirección de Proyectos, Tour Cono Sur 2019: el evento anual más importante de Sudamérica referido a la temática, organizado por el Project Management Institute (PMI) Capítulo Nuevo Cuyo.

El mismo contará con expositores de diferentes países: Brasil, Perú, Paraguay, Uruguay, Francia, referentes de Buenos Aires y por primera vez en la historia del Capítulo vendrá de visita un miembro de la Comisión Directiva del PMI Global: Roberto Toledo (EEUU). 

MDZ Femme tuvo la posibilidad de dialogar con tres de las expositoras que van marcando un cambio de paradigma en el mundo de la dirección y gestión de proyectos. ¡Mujeres empoderadas que cambiarán al mundo!

Rocío de la Cuadra

Rocío de la Cuadra

"Soy economista y mis primeros trabajos estuvieron ligados a logística y planeamiento. Por no conocer de esos temas, tomé la decisión de estudiar el MBA. Pasa el tiempo y la vida me conduce a los proyectos y obtuve la certificación PMP", contó para MDZ Femme.

-¿Alguna vez sentiste que tu condición de ser mujer te limitaba en el rubro?

El tema de diferencia en el género nunca ha sido para mí algo que me preocupe. Desde mi mirada, cada ser humano hace su camino y yo decidí ser siempre la mejor en lo que hago y si no hacemos las cosas con pasión la vida no funciona. 

Me apasiona reaprender todo el tiempo. Soy curiosa de naturaleza y en estos tiempos de tanta incertidumbre me he propuesto escuchar más.

-¿Cuál es el éxito de una líder?

Una de las mejores experiencias que he tenido es trabajar y liderar equipos multidisciplinarios y sin importar el género, conseguimos hacer cosas muy buenas. Considero que el éxito de una líder va por allí, de ser empática, de disfrutar de los diferentes roles que tenemos siempre con pasión. En estos tiempos de turbulencia e incertidumbre, el desarrollar la intuición y la empatía son las claves para ser exitosas, para atrevernos a transformar nuestro círculo y nosotros las mujeres tenemos esas cualidades que vienen innatas y adheridas y solo es tener la voluntad de desarrollarlas y sobre todo aplicarlas, ejecutarlas. Sin miedos y tener la humildad de decir "me equivoqué" intentemos nuevamente. Para mí esa es la forma de transformar nuestro mundo. Hace 18 años trabajo en una corporación donde el 60% de la población son mujeres, donde nuestra visión y misión está anclada a potenciar a la mujer y damos mucho por ellas. Las mujeres tenemos extraordinarias capacidades buscamos la colaboración, por ende, somos capaces de ser líderes de servicio.

Mónica Colombo

Mónica Colombo

-¿Rompiste el mito de que una mujer no puede ser exitosa en el mundo tecnológico? ¿Por qué?

El mito no solo es a nivel IT, es a nivel de muchas otras industrias. Somos personas y si estamos en un mundo profesionalizado, debemos colaborar, respetarnos y hacer nuestro trabajo lo mejor posible, dando siempre un valor agregado, siendo perseverantes, teniendo actitud de servicio y estando en constante evolución. 

Creo que el secreto de las mujeres está en tener un espíritu colaborativo, más que competitivo y debemos alinearnos al éxito que buscamos como resultado, tanto desde el punto de vista personal, de equipo, así como en la empresa o institución para la que trabajamos.

Para mí, ser exitosa es ser consciente de lo uno quiere ser, del esfuerzo y compromiso requerido para lograrlo. Las mujeres debemos descubrir nuestras fortalezas y empoderarnos en ellas. Ser respetuosas y ganar confianza, aprender de los errores que cometemos, desaprender y aprender, ser honestas y responsables, capacitarnos y leer, ser analíticas y aprender de las demás personas, ser buenas comunicadoras, saber escuchar y ser empáticas, tener entusiasmo y contagiarlo, así como reírnos de nosotras mismas, buscando ser felices. Es el trabajo que uno hace con empeño y muchas ganas, y el aprendizaje resultante de las experiencias, lo que aportará al desarrollo del éxito.

Al día de hoy, de mi camada de ingenieras en sistemas de la UTN, ocupamos posiciones claves en distintas empresas e instituciones, ya sea como gerente de una consultora de servicios, responsable de proyectos en el gobierno, ingeniera en BD en petroleras, profesoras en universidades, jefas de Departamento de Sistemas, e inclusive la primer Vicedecana mujer, entre otras.

- ¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería?

Al tener que elegir, miré un abanico de posibles profesiones, pero realmente la elegí porque me gustan las matemáticas y la lógica, las cuales ayudan a resolver problemas, y estos problemas se pueden transforman en proyectos y soluciones. Todo un desafío. ¡Ah! y lo más importante, la estudié porque soy muy curiosa. Esto me hace recordar una charla con mi papá respecto de este tema, y hablamos largamente, analizando lo que me gusta hacer, que me permitiría vivir de ello y que a su vez pudiera tener una familia a futuro. Él decía que la única herencia que no podes perder o vender, es tu título, tu profesión.

También me gusta la ingeniería porque se trabaja en equipo con otros profesionales de distintos perfiles, y usamos la tecnología como un medio y un fin, además de gestionar información para la toma de decisiones según tu rol y tipo de proyecto

-¿Cómo fue que fuiste progresando? ¿Sos consciente que tu rol puede cambiar el futuro?

Me inicié profesionalmente en un banco como analista funcional y organizacional, con el tiempo y mucho esfuerzo, llegué a ser líder de proyecto. Así gestioné mis primeros proyectos, planificando y ejecutándolos, también haciendo reingenierías, evaluaciones de sistemas, instalaciones, plan de contingencias, entre otros proyectos. Y aprendí que los recursos más valiosos y complejos de gestionar somos las personas.

He tenido la oportunidad de trabajar en diferentes empresas e industrias, que van desde la banca, finanzas, gobierno, seguros, fábricas, transporte y por supuesto, empresas de IT. También hice consultoría, reingeniería de procesos, diseño y auditorias de sistemas. Estas actividades me permitieron enriquecerme a nivel profesional y personal, así como conocer diferentes negocios e implementar sus proyectos.

Hace más de 16 años recibí una llamada con una propuesta para unirme a Belatrix como gerente. La propuesta era crear y dirigir el Área de Calidad de Software y Procesos, que no existía en la empresa. Así fue que desarrollamos y formamos a los primeros “Ingenieros de Calidad” (QA Engineer) de la región. Luego pasé a ser Gerente de Proyectos teniendo a cargo varios clientes y proyectos, los cuales suman más de 100 según creo. Hace más de un año creé una nueva área relacionada a la Gestión del Conocimiento, Crecimiento e Integración.

A la par de mis actividades profesionales, desde hace más de 30 años, ejerzo como docente universitaria en la UTN FRM. Actualmente soy titular concursada de las cátedras de Ingeniería de Software y Administración de Proyectos. Esto también me ha permitido dictar conferencias en diferentes países y congresos. El contacto con futuros profesionales es muy lindo, te llena de energía, compartis tus conocimientos y experiencias.

Respecto a la segunda parte de la pregunta, si soy consciente de que mi rol puede cambiar. Don David Gómez, un gran profesor que nos regaló su sabiduría, nos decía que “lo único constante era el cambio”, y todos le creímos. Es por ello que siempre tengo presente que debo adaptarme, ser flexible y considerar que la tecnología y el mercado es cada vez más demandante. Prefiero ocuparme más que preocuparme. En estos momentos, Belatrix ha pasado a ser una División de Globant, y un nuevo cambio se avecina en mi carrera.

-¿Cómo es trabajar en una industria que era masculina?

Todo el mundo sabe que, tradicionalmente, las carreras de ingeniería son seleccionadas por más hombres al ser considera una profesión más hard o dura, estereotipos laborales tradicionales, así como por procesos de socialización existentes. Mujeres y hombres tenemos diferencias al comunicarnos, gestionar y cómo nos relacionamos, pero lo importante es que “nos complementamos”. En la industria IT se ven tus capacidades y actitudes, más que tu género, raza o edad. Si uno sigue desarrollando sus capacidades, logra su lugar, y el respeto de los demás. Tengo el gusto de trabajar en una industria que en el día a día me relaciona con personas, hombres y mujeres, de diferentes culturas y países, diferentes negocios e industrias, y realmente es muy interesante dialogar, aprender, negociar e intercambiar conocimientos, así como tradiciones.

Hoy en día las empresas IT desarrollan políticas female-friendly, sobre todo para quienes son mamás, y así los ambientes de trabajo en las empresas tecnológicas contribuyen a que haya más mujeres estudiando ingeniería y por ende, más candidatas para reclutar en nuestros equipos. Ovbiamente si uno tiene familia, uno debe contar con su colaboración y apoyo, para aprovechar los momentos que se viven juntos.

-¿Algún consejo para mujeres que quieran ser líderes en este rubro supuestamente masculino?

Las mujeres que queremos ser líderes, debemos primero aprender a hacer las cosas, empoderándonos, buscando oportunidades, y para ello desarrollar el hábito de decidir aquello que es mejor para uno. Podemos ser diferentes clases de líderes, y ser tan efectivas y exitosas como los hombres. Por lo cual, podemos ser artífices y dueñas de nuestro propio éxito.

Hay muchos factores que pueden afectar el éxito del liderazgo sin importar el género, desde tener la capacidad de generar soluciones profesionales, la personalidad, capacidad organizativa, el subestimar tus capacidades, el entorno social, la educación, conocimientos, las experiencias personales y laborales, y por supuesto la inteligencia que una posea.

Por otro lado, la cultura de la gestión ha comenzado a apreciar e incorporar las diferencias de género, y está empezando a ser “el valor de una mezcla de características femeninas y masculinas” en la gama de habilidades de gestión necesarias en el mercado global de IT. Las investigaciones indican que, en realidad, no existe una diferencia de género en la efectividad del liderazgo.

Otro consejo es ser una “apasionada de su profesión”, para poder disfrutarlo y ser feliz. Pensemos que el éxito lo determina nuestra actitud y la satisfacción que sentimos. Es bueno superarse, pero también es muy importante ser querida y reconocida por tus logros.

Finalmente algo que es muy importante: ser agradecido, es decir, ponerse en un estado mental positivo, aprovechar las oportunidad y desafíos, dejando de quejarse y enfocarse en los resultados.

Para cerrar quisiera compartir una frase: “La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer” Angel Ganivet.

Rocío Paniagua

Rocío Paniagua

-¿Rompiste el mito de que una mujer no puede ser exitosa en el mundo tecnológico? ¿Por qué?

Creo que el éxito no está de ningún modo ligado al género, y la industria de la tecnológica no es la excepción. Tanto hombres como mujeres poseemos las mismas capacidades para desarrollarnos en este ámbito. El paradigma de que el mundo tecnológico es meramente para profesionales masculinos está cambiando bastante en los últimos años, en lo que se refiere a mi experiencia personal trabajé con jefes hombres que preferían contratar mujeres.

- ¿Por qué decidiste estudiar ingeniería?

Involucrarme en el mundo de la tecnología fue una decisión que la he tomado a muy temprana edad, a los 16 años. Estaba cursando el último año del bachillerato (dos años adelantada) cuando ingresé a la Universidad Nacional de Asunción, a los 20 años ya era licenciada en Análisis de Sistemas, pero el día que recibí mi título supe que no era suficiente, tenía que ser ingeniera. Unos años después terminé mi segunda carrera, la de Ingeniera en Informática.

Cuando tenía 16 años le pregunté a mi mamá qué carrera podía seguir, ella me dijo que la informática era la carrera del futuro, y yo como siempre le hice caso y comencé el cursillo para el ingreso. Una vez que me involucré con ese mundo, me sedujo lo que esta carrera hace con tu mente, los informáticos desarrollamos una capacidad analítica y lógica muy fuerte que luego no la perdés con los años, te queda para toda la vida sin importar qué hagas después. Hoy día ya no paso horas enteras realizando algoritmos complicados, no compilo código fuente ni creo estructuras de tablas, pero la manera de pensar me quedó y la utilizo en lo que me dedico actualmente que es la gestión de proyectos, la docencia, entre otras cosas.

-¿Cómo fue que fuiste progresando? ¿Sos consciente que tu rol puede cambiar el futuro?

Creo que la base del progreso es no conformarse. Siempre hice cosas que me sacaron de mi zona de confort, estar tranquila sin nada que me haga palpitar el corazón me hace sentir que no estoy viviendo. A veces tomé decisiones arriesgadas, como por ejemplo renunciar a un empleo seguro y cómodo estando embarazada para ir a trabajar a una empresa donde siempre quise trabajar y no se me había dado la oportunidad antes, no lo pensé mucho sabía lo que tenía que hacer aún en contra de la opinión de todos.

Tenemos la posibilidad y la capacidad de cambiar nuestro futuro, todo depende de las decisiones que tomemos y creo que lo peor que nos puede pasar es no tomar ninguna decisión y que nos mantengamos viviendo con lo que no estamos conformes. Para mí, adquirir experiencia no se trata de vivir el mismo año 20 veces.

-¿Cómo es trabajar en una industria que era masculina?

Es muy desafiante y es lo que más me gusta. Sin duda tuve colegas varones que me han hecho sentir que lo que hacía no era para mujeres y tenían el prejuicio de que no era capaz de estar a la altura por el simple hecho de ser mujer. Creo que en estos casos lo mejor es demostrar con hechos la capacidad que se tiene, es lo que siempre hice.

Por otro lado, hay situaciones que sin duda se vuelven incómodas siendo mujer y más siendo esposa y mamá, el estar a cargo de un proyecto de implementación de software en una empresa de telefonía 24x7 requiere estar disponible en horarios no convencionales, hubo casos en los que me han llamado en medio dela madrugada por caída de sistema o un domingo en la mañana o al mediodía, en esos casos hay que dejar todo y ocuparse de resolver el problema, sin importar si sos hombre o mujer.

-¿Algún consejo para mujeres que quieran ser líderes en este rubro supuestamente masculino?

Simplemente que se animen y que no tengan miedo de hacer lo que haga falta para cumplir con los objetivos que se han propuesto. No dejarse caer por críticas, comentarios machistas o hasta burlas que puedan llegar a recibir, y ojo que no solo los hombres critican.

Se debe ser muy fuerte para afrontar ciertas situaciones y más que nada para lograr compaginar todo lo que implica tratar de sobresalir como profesional con el rol de madre, pero si una tiene la convicción de que lo puede hacer y la confianza de que va salir adelante, nada es imposible y en el futuro seremos el mejor ejemplo que nuestros hijos podrán seguir. Creo que no existe mayor satisfacción que esa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?