Logomanía: ¿en qué consiste esta moda que vino para quedarse?

Logomanía: ¿en qué consiste esta moda que vino para quedarse?

El culto a la marca está de moda y las figuras más espectaculares lo llevan a cabo: logomanía, bienvenida.

MDZ Femme

MDZ Femme

Después de ser un boom en los años 90's el hecho de exhibir un logo en una prenda comenzó a ser visto como un exceso o falta de estilo, por lo cual durante unos años se volvió a la discreción. ¿Quién hubiera dicho que la logomanía se transformaría en una moda estable y codiciada por las figuras más espectaculares?

Pero la realidad es que los logotipos son toda una declaración de identidad y claro, un símbolo de status. Por ello, la moda de acentuar el logo de las marcas de ropa regresó.

Esta vez, de la mano de la logomanía. La tendencia que inunda de logos los prints de cada una de sus creaciones.

Instagram @chiaraferragni 

¿Qué es la Logomanía?

La logomanía es la moda de vestir prendas o accesorios cuyo diseño esté convertido en la trama que los compone o en una parte destacada de los mismos.

El hit, o lo más novedoso, es cuando el logo aparece convertido en estampado, multiplicado a lo largo y a lo ancho de todo el outfit.

Las tiendas de lujo internacionales se arrojaron a los pies de esta tendencia en las pasarelas de la semana de la moda del año pasado.

Entre tanto, muchas celebrites, como la argentina Wanda Nara, la adoptaron casi con exageración, acompañando con ese gesto que suma prendas con logos estampados a la propuesta del diseño hiper reconocible.

El boom es imparable sobre todo en Europa.
 

Instagram @wanda_icardi


 

Chanel, Prada, Louis Vuitton, Balenciaga, Fendi, Yves Saint Laurent, Versace, Carolina Herrera, Donna Karan, Calvin Klein o Dolce & Gabbana son algunas de las marcas que muestran fuertemente esta tendencia esta temporada.

Algunas de ellas, como Yves Saint Laurent, no dejaron de emplear sus logos aún cuando no estuvo en boga, aunque de un modo más discreto.

La logomanía también exalta en tamaño y le da protagonismo al logo que puede llegar a ocupar buena parte de la prenda.
 

Es el caso de los buzos de Gucci o Tommy Hilfiger presentados en las pasarelas de Milán, París y Tokio, entre otras capitales de los eventos fashionistas internacionales.


 

Los accesorios no escapan a esta tendencia, incrementando el tamaño de su sello identitario o resaltándolo como si el resto del objeto de moda fuera meramente una excusa.

Tommy Hilfige


 

El furor de los logos no solamente alcanza las marcas de lujo. También las deportivas o más clásicas se suben a la ola. Así, Adidas, Nike, Fila y Levi´s son de la partida.

Sus consumidores más jóvenes adoran mostrar con logotipos su personalidad, espíritu o lema que los representa. Por lo cual la tendencia es tomada como una manera de exhibir su individualidad, sus elecciones y es tomada como toda una declaración de principios.

La identificación con la marca funciona como una manera casi hipnótica de “trackear“ (o mover) el interés hacia esta tendencia por parte de las marcas, que trabajan con los motivos emocionales de compra de sus clientes hace décadas y los conocen a la perfección.

Tal parece que la logomanía, más ahora que nunca, es moda. Y es imparable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?