Mitos y verdades del mundo ginecológico: anticonceptivos, enfermedades y más

Todo lo que siempre quisiste consultarle a tu ginecólogo de la mano de la Dra. Sandra Demayo - Tocoginecologa especialista re certificada; Especialista en Endocrinología Ginecológica y Reproductiva; Presidente de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva-.

Avatar del Muriel Del Barco

muriel del barco

La Dra. Sandra Demayo - Tocoginecologa especialista re certificada; Especialista en Endocrinología Ginecológica y Reproductiva; Presidente de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva, llegó a Mendoza para brindar la charla “Formulaciones Hormonales: Más allá de la anticoncepción” ante 50 Ginecólogos de Mendoza. La misma fue invitada por el laboratorio PharmaDorf  para reforzar su acercamiento con la comunidad médica y el compromiso con el cuidado de la salud femenina, en el marco de una gira por las principales plazas del interior del país”.

Antes charló con MDZ Femme acerca de los principales mitos en el mundo femenino. 

-¿Cómo es eso que las pastillas anticonceptivas son terapueticas para algunos tratamientos ginecólogos? ¿Por qué existen tantos mitos en relación a ellos?

- En realidad, una vez que el médico hizo un diagnóstico que indica que el paciente no tiene contraindicación se le recomienda empezar un tratamiento con los mismos.

Existe mitos como: “engordo”, “tengo exceso de vellos”, “i fertilidad”, “posible y cáncer”. Pero todo lo contrario, la toma de las mismas disminuye la probabilidad de cáncer. Cualquier hiperestimulación del endometrio, puede ponerte en un riesgo de cáncer. Esto sucede cuando la paciente tiene algún síndrome de ovarios políquisticos, metabólico o diabetes. Esto se corrige con la toma de anticonceptivos.

- ¿Puede ser que los mitos hayan surgido de hace unos años atrás donde los mismos tenían otra composición hormonal?

-Absolutamente. Los anticonceptivos fueron aprobados para evitar embarazos a través de la FDA (Food and Drunks Adminitration) en la primavera del año 60. Y fue un estallido total, porque si hay un antes y un después en la mujer es la aparición de la píldora anticonceptiva porque le dio el poder de elegir cuando ser madre.

Una pastilla de antes sería como una caja de ahora. Justamente esos primeros anticonceptivos estaban relacionados con el riesgo cardiovascular. Pero a medida que se fue disminuyendo la dosis se fue reduciendo el riesgo.

Los academicos nos dedicamos a revisar pruebas científicas. He revisado trabajos con 52 mil pacientes. Todo lo que uno dice está basado.

-¿Qué pasa con las varices?

-En eso lamento darte una mala noticia. Es posible que empeore la enfermedad varicosa y puede hacer aparecerte las mismas.

-¿Para qué enfermedades ginecológicas recomendarías las pastillas anticonceptivas?

-Más allá de mi recomendación es la internacional que está avalada por la Sociedad Científica de Referencia, es que por ejemplo los anticonceptivos orales combinados son la primera línea de tratamiento para el síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis, folículo persistente, para acompañar la transición menopausica, para los sangrados uterinos anormales, para tratar a pacientes que tuvieron una insuficiencia ovárica prematura, etc.

Sandra Demayo

-¿La toma de los mismo durante un período largo afecta la fertilidad?

-No. Es complejo hacer un abordaje de todas las situaciones, pero en algún punto te diría que ante un desorden la píldora podría ayudar para corregirlo, pero el mito de que te deteriora la fertilidad es absolutamente falso. La realidad es la siguiente: vos nacés con una dotación de folículos y una en el proceso pierde ovocitos y no hay forma de frenarlo. Es decir, el ovario nace y tiene una cantidad de vida predeterminada. Ya sabemos que la primera caída de la fertilidad es a los 35 y la segunda a los 38 años.

Por eso es tan importante concienciar a la población de que no hay que postergar la maternidad. Lo más apropiado sería tener el primer hijo antes de los 35 años.

El anticonceptivo ni te mejora ni te arruina la fertilidad. Es más, la misma se restablece al segundo ciclo de haber dejado la caja y algún tipo de desorden se corrige habiéndola tomado. El mecanismo de alteración mejora también.

Es cierto que la expectativa de vida se ha ido corriendo pero la declinación del ovario no. La primera caída de la fertilidad se lleva a cabo a los 35 años.

-¿Pero qué provoca la postergación de la maternidad?

-No son solo causas biológicas. Una condición social, afectiva, la falta de pareja, no quiere decir que hay que obligarlas a buscar una pareja. Pero sí creo que uno es libre en la medida que toma las decisiones con conocimiento, entonces uno tiene que saber que la declinación ovárica es indefectiblemente a los 35 años. Hoy se puede preservar ovocitos: una opción para aquellas que quieren o deben postergar su maternidad.

-La criopreservación es un avance impresionante. Cuando yo empecé esta carrera era excepcional encontrar una mujer con reserva ovárica baja pero hoy es más frecuente.

-¿Y por qué creés qué es más frecuente encontrar mujeres con una baja reserva ovárica?

-Los tóxicos ambientales son la principal causa: plásticos, contaminación, alimentación.

-¿Y las emociones?

-Absolutamente. La humanidad ha tenido distintos flagelos y hoy por hoy estamos sometidos por el estrés y los tóxicos. ¿Cómo enferma el estrés? Está comprobado y estudiado.

Las emociones y los eventos de vida tiene una repercusión orgánica más allá de la psiquis. Por eso es tan importante la prevención.

-¿Qué aconsejás entonces para evitar las enfermedades?

-El chequeo médico y el adherirse a un estilo de vida. Está comprobado que una dieta saludable y una actividad física mejoran los mecanismo que promueven la enfermedad desde esta mirada que te digo: neuropsicoendocrinologia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?