Mamás Femme: profesionales del malabarismo

Mamás Femme: profesionales del malabarismo

A partir de hoy, hablaremos juntas de este hermoso, pero demandante rol que se denomina: maternidad. ¿Estás lista?

Pensé muchas formas de presentación: mamá de dos, esposa, profesional, mujer, laburante...Y se me vino esta imagen del malabarista.

Con el monociclo, diez pelotitas en el aire y eso sí, un outfit y makeup glamoroso a lo Cirque du Solei.

Y ahí nos ves, en una call en la computadora después de un día de trabajo en la oficina, con "el mayor" al lado haciendo la tarea, "la menor" pidiendo agua y el celular vibrando por un WhatsApp que dice: "Mírame o se prende fuego todo". O en una juntada con amigas, preguntándole al coequiper cómo andan los pequeños, si se les pasó esa tos horrible, después de ir al gym a la vuelta del trabajo. Y eso si tuviste la valentía de salir después de escuchar la vocecita que pedía que te quedaras.

Queriendo estar en cuatro lugares a la vez, adictas al celular, no tanto por ocio, sino por necesidad.

Un poco somos todas así con o sin hijos, pero creo que la maternidad es como el ultimate challenge. Cuando tenés la bendición de tener un hijo nadie te dice todo lo que implica, mejor dicho te lo dicen, pero... ¿Cómo entender todo ese compendio de sabiduría si no sabés la que se viene?

Creo que es posible mantener el equilibrio con las diez pelotitas. Pero se te van a caer algunas, pero vas a reubicarte, vas a mutar y ser vos al mismo tiempo.

Porque mágicamente vas aprendiendo, se van acomodando las cosas. Eso sí, ahí buscás nuevos desafíos, nuevas pelotitas y el ciclo se reinicia.

Lejos de ser una experta en maternidad, soy más bien una malabarista curiosa, que busca herramientas para mantener las pelotitas en el aire.

Así surgió la idea de estas notas, preguntarnos juntas sobre crianza, trabajo, equilibrio, etapas de desarrollo, límites, sentimientos, conocer algunas malabaristas exitosas y sobre todo para que no nos sintamos solas en este papel que nos regaló la vida.

A todas las que están dando vueltas como locas buscando a los chicos a la hora del almuerzo, con el makeup impecable, que pensaron en cómo combinar la ropa para todo un día de actividades, amando a cada paso la vida... Mi ovación de pie.

No están solas, somos varias malabaristas andando en monociclo. Vas a poder con todo.

Vamos a poder con todo.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?