Nissan Frontier de batalla: tiene todo para pelear con las mejores

La pick up entrada de gama de la marca japonesa, ahora fabricada en el país, se posiciona como un producto robusto y confiable para el trabajo duro.

cristian ortega - mdzautos@mdzol.com

Nissan Frontier S.

Cuando se lanzó la pick up Nissan Frontier fabricada en el país, en noviembre del año pasado, sólo se presentó la versión tope de gama, con la promesa que en los meses siguientes llegaría a los concesionarios las versiones de trabajo.

Ese día llegó hace un par de meses. Se trata de las versiones S y SE. Probamos una versión S 4x4 gracias a los amigos de Nissan Yacopini. Se trata de la chata ideal para las flotas o para el trabajo intenso y que requiera tracción en las cuatro ruedas.

Nissan Frontier S.

Como en toda la gama, el motor es un diesel de 2.3 litros, en este caso mono turbo (en las versiones tope de gama es bi-turbo), con 160 cv de potencia y 403 nm. Está a tono con sus competidoras de segmento y versión. La tracción es 4x4 y cuenta con lo básico para hacer del trabajo algo confortable.

Si nos concentramos en el impulsor, mueve muy bien a la chata, es un típico diesel con mucho toque y potencia adecuada para un vehículo de trabajo. Asimismo, la caja es manual, de 6 marchas, muy agradable de accionar, eso sí, es bien al estilo camioneta: parece que tiene un bastón larguísimo, pero es sólo una sensación. Igual, trasmite las suficientes sensaciones para darnos cuenta de que estamos ante una chata hecha y derecha.

Nissan Frontier S.

La Nissan Frontier S viene pelada, o mejor dicho, sin chiches, porque la idea es que sea para trabajar, no para tirar facha. Cumple la camioneta. Es rústica y despojada, pero agradable. El diseño es logrado y ha conseguido tener personalidad propia en un segmento muy peleado que a su vez cuenta entre sus principales animadores vehículos ultraconocidos.

Nissan Frontier S.

Las llanta de chapa no le quedan mal, al mismo tiempo que el paragolpe delantero pintado no desentona (aunque si fuera negro tampoco quedaría mal). Atrás, el paragolpe es metálico, pero sin escalón, lo que hace difícil subir a la caja.

El interior de la Nissan Frontier S es todo lo que uno espera de un vehículo de trabajo: rústico, bien ensamblado, con una clara disposición de los comandos. Todo está bien resuelto y nada hace ruido, por más roto que esté el camino. La radio es a la antigua (nada de pantallas) y el instrumental, con dos agujas, da la información importante. El accionamiento de la 4x4 es a través de una perilla.

El interior de la Nissan Frontier S.

Dos cosas merecen replanteo: por un lado, la ausencia de manija en el parante para poder ayudarse a la hora de subir; por otro lado, los espejos manuales, un fastidio.

Las plazas traseras no sorprenden, son similares en todas las chatas medianas: justas y con el respaldo recto.

El apartado de seguridad es interesante: la Nissan Frontier S ofrece ABS, distribución electrónica de frenado, dos airbag, anclajes Isofix, control de ascenso en pendientes, control de estabilidad y control de tracción.

Interior de la Nissan Frontier S.

En conclusión, la Nissan (argentina) de trabajo no defraudará a quien la elija, y tiene todo lo necesario para pelear de igual a igual con las líderes del segmento: Toyota Hilux, VW Amarock y Ford Ranger, todas fabricadas en el país. Por algo en Chile, Perú y México, Frontier está entre las tres pick ups más vendidas. Será cuestión de esperar que se consolide en el segmento y que logre seducir, además de por robustez y confiabilidad, por servicio de post venta, un ítem clave para quienes usan a los vehículos de trabajo, justamente, para trabajar.

Ficha técnica

Motor: diesel turbo

Cilindrada: 2.3 litros

Potencia: 160 cv

Torque: 403 nm

Consumo mixto: 9 litros/100 Km

Precio: desde 1.054.300 pesos (sin bonificaciones).

Dónde encontrarlo: Nissan Yacopini

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?