Quiero volver a viajar! María Laura Ortiz te invita a soñar

Quiero volver a viajar! María Laura Ortiz te invita a soñar

Estamos viviendo una época difícil de digerir, y para los que vivimos viajando por trabajo ni les cuento. No sólo es lo económico, sino esa necesidad de volar, de conocer y de devorar una cultura. Esta nota es una invitación a despejarnos y soñar con lo que pronto seguramente recuperaremos.

María Laura Ortiz

En esta situación especial, evitando la propagación del COVID-19, debemos cuidarnos entre todos. Por eso he cancelado los viajes por el primer semestre previendo que demore en resolverse en varios países que tenía que visitar. Así que les propongo viajar juntos con comidas, bebidas y tradiciones.

Estambul, Turquía

Capital de las especias del mundo, aromas a canela, cardamomo, anís estrella y más deambulan las calles. Colores intensos amarillos, naranjas, rojos y azules tiñen sus casas. Calles superpobladas, vestimentas exóticas comparadas con las nuestras son la norma.

Como sommelier amante de los destilados, licores y espirituosas solía ir directo a hacer catas comparativas de Raki, licor anisado, aromático y atractivo por su nariz y su textura en boca. Se sirve en un vasito tipo shot con agua fría casi helada, lo que hace que el líquido transparente y 100% cristalino pase a ser blanco tipo lechoso y cambie su agresividad por balance, integrando el alcohol a la textura sedosa del licor blanquecino.

También salía en busca de sus vasitos de té negro, que no es el resultante de una infusión como hacemos en occidente, sino de una cocción a baño maría. Este té es uno de los grandes aportantes de cafeína del país. Una ciudad que quedará en mi lista de cosas a hacer o visitar.

Londres, Reino Unido

¿Qué puedo decir de Londres? Adoro esa ciudad, con o sin lluvia, me siento como en casa. No hace muchos años que voy, sólo cinco o seis, pero he ido casi en veinte ocasiones. Soy jurado internacional de vinos allí dos veces al año y además estoy haciendo un Diplomado, lo que me brinda una linda excusa, más allá de ir a trabajar para visitar la ciudad.

Caminar por sus calles de casas cubiertas por enredaderas, puertas rojas, azules o negras (son las que llaman mi atención, seguro que hay otras de otros colores pero no son tan bellas) es algo inspirador.

En este viaje, suspendido por ahora, tenía planeado ir a los dos mejores bares del mundo, Dandelyan y American Bar, donde no sólo hacen grandes cócteles sino que tienen un ambiente único, los platos (pequeñas porciones) que acompañan los cócteles son deliciosos. Entre tapas españolas, ostras con limón y muchas más cosas apetitosas, aunque lo mejor de ambos bares son las aceitunas. No sé qué tipo de aceitunas son ni qué tratamiento le realizan... pero por favor... ¡que sabor! Delicadas,casi se desarman en la boca, aromas de aceituna fresca, manzanas verdes y almendras verdes. Delicia total.

Cerca de Vauxhall hay una plaza con foodtrucks con comidas regionales. Poder pasar de comida etíope a mexicana en un par de pasos es alucinante. Lo que hago antes de elegir mi almuerzo es caminar, mirar, oler y volver a oler. Dejar que esos aromas típicos, esas especias me transporten a sus  paisajes. Lo que más me gusta es cuando los cocineros son originarios de esa cultura, porque uno puede interactuar con ellos y ganarse alguna historia interesante sobre alguna receta o historia de vida.

Cada distrito une a las distintas nacionalidades o religiones. Yo suelo alojarme cerca de un lugar lleno de mezquitas y no se imaginan los aromas, cada esquina tiene un restaurante. Las especias, los aromas son exultantes. También me he alojado en zonas con gran concentración de irlandeses, las comidas son más tímidas en aromas pero más exuberantes en calorías. Esto y mucho más hace a Londres única en el mundo.

Upstate New York, Estados Unidos

Garbage

Así como Londres es única, New York también lo es. Uno piensa en NY y visualiza NYC (New York City) pero el estado de New York es mucho más que Manhattan.

Todos los años viajo allí como juez internacional de vinos en un concurso de vinos. Este concurso se lleva a cabo en Rochester, NY, cerca de las cataratas del Niágara, aprovechamos también para recorrer algo de los lagos. Este año debía volver a visitar a amigos en Seneca Lake, dar una presentaciones en Buffalo, Ithaca y más.

La comida en esas zonas no es mi favorita, hay mucho tipo de comida rápida, hamburguesas, rolls y papas fritas. Entre esos platos conocí uno que le llaman Garbage (basura en inglés), que es un plato donde arman capas de papas fritas, cebolla cruda, fideos con tuco fríos, mostaza, carne molida con tomate (si es que no es parte del tuco) y algunas cosas más. Una bomba para el estómago, pero esa es la típica comida de la gente cuando vuelve de bailar o de beber en exceso. Garbage actúa como un curador de resaca. No sé si recomendarlo pero sepan que existe y es famoso en esos lares.

Por otro lado, en Seneca Lake hay un par de restaurantes que ofrecen diversidad de estilos que son una explosión de sabor. Estos pertenecen a un amigo y colega, Christopher Bates MS y a su esposa Isabel, quienes combinan la gastronomía local con una gran colección de vinos de la región y el mundo.

FLX Table es un restaurante con una sóla mesa comunitaria para 12 personas, con un menú fijo con 3 niveles de maridajes. La cocina está integrada al restaurante y se puede vivenciar más la elaboración de los platos. Es regla que todos los comensales se deben sentar al mismo tiempo por lo que esperan en una especie de lobby que cuenta con una pata de jamón ibérico, un cuchillo y unas botellas de jerez de la colección de su dueño. Mi recomendación es llegar temprano, jaja.

Estas son algunas de las ciudades que sigo visitando en mi mente, mi memoria olfativa y gustativa. En otra nota voy a seguir volando por las ciudades de Zurich, Suiza; Amsterdam, Holanda y Düsseldorf, Alemania.

Quiero volver a viajar y espero hacerlo en un mundo sano. Salud!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?