Sal marina versus sal común ¿Vos cuál consumís?

Sal marina versus sal común ¿Vos cuál consumís?

Mucha gente se pregunta si cuida más su salud por consumir una sal u otra. La Lic. en Nutrición Cintia De Antonio nos despeja dudas para que elijamos la opción que más nos conviene.

Cintia De Antonio

¿Existe realmente algún mérito para mejorar nuestra salud consumiendo Sal Marina?

La mayoría de las sales marinas no aportan ningún tipo de beneficio real a nuestro organismo. La sal marina presenta cantidades ínfimas de minerales, que además se pueden obtener de otro tipo de alimentos más saludables, sumado a que este tipo de sal contiene trazas de iodo y este mineral en nuestra provincia es especialmente importante porque como vivimos en una zona endémica, la sal de mesa común es uno de los pocos alimentos que nos aporta iodo a nuestra alimentación y de esta forma prevenimos las enfermedades bociógenas, como el hipotiroidismo.

La mayoría de las sales marinas no aportan ningún tipo de beneficio real a nuestro organismo.

La sal marina se obtiene mediante la evaporación de agua del océano o del agua de lagos con agua salada. Normalmente se somete a un procesamiento mínimo. Depende de la fuente de agua, deja ciertos oligoelementos que le agregan sabor y color. Conserva la presencia de minerales como Magnesio, Potasio y Calcio y otros nutrientes menos importantes en cantidad.

La sal de mesa se extrae de depósitos de sal y se procesa para darle una estructura mucho más fina, de esta forma resulta muy sencillo de combinar con otros alimentos y poder preparar diferentes tipos de recetas. Este procesamiento elimina cualquier mineral en la sal de mesa común y aquí radica la principal diferencia, ya que se pueden utilizar aditivos para evitar que se produzcan aglomeración.

La mayoría de la gente piensa que la sal marina es una alternativa con menos nivel de sodio que la sal de mesa común, esto es un grave error ya que la mayoría de las sales marinas contienen alrededor de 40% de sodio en peso. Inclusive, algunas sales marinas pueden contener cristales más grandes que la sal de mesa común por lo que es probable que contengan menor contenido de sodio por volumen (por cucharadita).

Ejemplo

. 1 cdita. sal de mesa contiene alrededor de 2300 mg de sodio

. 1 cdita. sal marina puede tener menor contenido de sodio, simplemente porque existen menor cantidad de cristales en la cuchara

Cómo afirmo que la sal marina tiene menor contenido en sodio que la sal de mesa común.

Los invito a leer las etiquetas y puedan evaluar la información nutricional antes de comprar el producto para que puedan comparar un determinado contenido de sal marina con sal de mesa común, que tiene alrededor de 575 mg de Sodio por ¼ de cdita.

Cualquiera sea el tipo de sal que elijan, su alto consumo sigue siendo un factor de riesgo cardiovascular

A mi entender la sal marina se hizo popular porque en los restaurantes de las capitales más importantes del mundo y en los pasillos de grandes mercados internacionales estaban muy bien presentadas, se veía atractiva, novedosa, sumado a que muchos chefs reconocidos la prefieren en lugar de la sal de mesa común porque su textura es áspera y crujiente y su sabor es más concentrado. Sumado que algunos consumidores preocupados por su valor de tensión arterial, la eligen porque contiene varios tipos de minerales como antes les mencioné, aunque la diferencia real está en un aspecto más que importante, el contenido de sodio que tiene el producto final.

Recuerden que cualquiera sea el tipo de sal que elijan, su alto consumo sigue siendo un factor de riesgo cardiovascular, lo cual puede conducir a un aumento de la presión arterial, infarto agudo de miocardio o enfermedad cerebro vascular. No superar los 5 g por día (1 cucharadita tamaño té) es el equivalente recomendado por la OMS.

  

Autor: Lic Cintia De Antonio

Lic. en Nutrición Mat 707 - Especialista en Enfermedades Cardiovasculares           

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?