Dulce de leche casero con solo 3 ingredientes: la receta que no falla

Dulce de leche casero con solo 3 ingredientes: la receta que no falla

El dulce de leche tiene millones de fans... pero no todos saben prepararlo de manera artesanal. Te dejamos esta receta para que intentes hacerlo en casa con solo leche, azúcar y bicarbonato... Y no hace falta leche condensada ¡A cocinar!

Food Lovers

Existen varias versiones sobre la invención del dulce de leche, también llamado, manjar, cajeta o manjar blanco.

En historiador Daniel Balmaceda en su libro La Comida en la Historia Argentina, cuenta que ya existía en Rusia mucho antes que en el Río de la Plata. Parecería ser el mismo producto que se consumía en India, el kay-mac, una leche de cabra, oveja o vaca endulzada con miel. Hay una versión argenta que involucra a Juan Manuel de Rosas y a Juan Lavalle: mientras estaban reunidos, la cocinera estaba preparando leche con azúcar para agregar al mate, se distrajo, se empastó, y así nació esta delicia en 1829 en Cañuelas. Balmaceda sin embargo encontró cartas de un diputado del Congreso de Tucumán, que en 1814 le mandaba a pedir este manjar a un amigo en Córdoba. Según el historiador, el dulce de leche se consumía en la antigüedad en el Sudeste Asiático. Además, Chile y Uruguay también reclaman su autoría.

El historiador Víctor Ego Ducrot, menciona que el dulce de leche se originó en Chile, para luego llegar a Cuyo. Hay documentos en el Colegio de Mendoza, en el libro de Gastos, que demuestra que entre 1693 y 1712 se importaron frascos de "manjar".

Como sea, invento argentino o no, el dulce de leche tiene fanáticos por todo el mundo. Si bien se lo compara a la crema toffee, la Nutella o a la mantequilla de maní dulce, no hay manera de reemplazarlo. Va bien solo, o con tostadas, masitas, tortas, crepes, o en cualquier postre o golosina. Combina perfecto con el chocolate, los cítricos, y hasta con el queso. Incluso hay quienes lo consumen solo, a cucharadas. Por eso si alguien se quedó sin su preciado producto, o quiere probar la versión casera, aquí dejamos la clásica receta que no falla.

INGREDIENTES 

Para unos 500 g 

  • 1 l de leche
  • 250 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato

ELABORACIÓN

Calentar la leche a fuego moderado, y sin que alcance a hervir, agregar el azúcar y revolver con cuchara de madera sin parar. Agregar el bicarbonato de sodio, sin parar de revolver. Opcional: se puede poner en ese momento un poquito de esencia de vainilla. Cuando se llega al punto deseado, en color y espesor, se retira del fuego y se deja enfriar, colocando luego la preparación en un frasco y refrigerándolo en heladera. El proceso tarda aproximadamente una hora.  Si está por hervir, se debe sacar del fuego para bajar su temperatura,  y luego continuar. Es recomendable no distraerse, porque se puede rebalsar y derramar.

Tip para que no se formen grumos: poner algunas bolitas de vidrio (canicas) para que no se pegue o formen grumos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?