La ceremonia del té: el ayer y el hoy de un ritual muy significativo

La ceremonia del té: el ayer y el hoy de un ritual muy significativo

La sommelier de té Silvina Fortuny nos cuenta cómo inició esta tradición y cómo se desarrolla actualmente.

Silvina Fortuny

La ceremonia del tiene su origen en Japón. El CHANOYU que literalmente significa “agua caliente para el té” se basa en un antiguo ritual que llevaban a cabo los monjes budistas, es una ceremonia que se refiere a la preparación y la forma de beber el té y se transformó en la senda del té , CHADO, un camino para el autoconocimiento y el aprendizaje. DO significa “senda”, el rumbo especial que se debe seguir siempre y CHA significa “té”.

La forma de la senda del té se remonta al reconocido maestro de té Sen no Rikiu . El maestro citaba cuatro principios: 

  • ARMONIA (wa)
  • RESPETO (kei)
  • PUREZA (sei)
  • TRANQUILIDAD (jaku)

Una vez que se consiguen los tres primeros principios se alcanza el cuarto, la PAZ INTERIOR o tranquilidad. La senda del té es un largo proceso de aprendizaje, una vivencia de la unidad universal.

Se necesita mucha práctica para llevar a cabo una ceremonia del té como se creó en Japón y existen en ese país escuelas de té y maestros especialmente formados que enseñan el arte de la senda del té y de la ceremonia. 

EL CHANOYU, propio del budismo zen, es un ritual que vale la pena presenciar: se realiza en un espacio situado entre los Jardines de té llamado la “morada del vacío”, ya que está desprovisto de adornos y dotado solo de los utensilios precisos para la preparación del té a fin de no distraer la atención y la concentración de los participantes. Los movimientos del maestro de té son fluidos, simples y eficaces. El té que se utiliza es una variedad llamada MATCHA, y se prepara con un cuenco y una escobilla de bambú hasta obtener una bebida espesa y de color verde intenso llamada KOICHA de valiosas propiedades ya que contiene no sólo la infusión sino también la hoja triturada. El té se ofrece a los invitados junto con dulces ligeros y una agradable conversación. Finalmente cada invitado expresa su reconocimiento con una reverencia y agradece el té y la vivencia.

 

En las universidades japonesas, se ofrece la enseñanza de la ceremonia de té con diferentes objetivos:

  • Hacer la vida cotidiana más agradable
  • Vivir en armonía con los cambios de las estaciones
  • Llegar a ser una persona de gusto refinado, honesta y sin miedo
  • Crear mejores relaciones humanas
  • Tener buenos modales.

Esto nos da una idea de la importancia del té en estas culturas .

Si quisiéramos traer esta ceremonia a la vida actual, un modo simple y valioso, sería vivir la experiencia de tomar el té como un verdadero ritual, acompañado de las personas a quienes queremos agasajar con esta ofrenda. Preparamos la vajilla para la ocasión que no necesita ser lujosa, sino agradable a la vista, elegimos las variedades de té que tenemos y queremos ofrecer.  Preparamos el té en presencia de los invitados respetando tiempos y temperaturas de infusión según la variedad y finalmente lo servimos junto a los alimentos que hemos elegido para esta celebración.

Cómo amante y apasionada del té , los invito a ofrecerlo de esta manera, generando un ambiente cálido y armonioso para compartirlo en familia, en pareja o con amigos, incluso en una reunión de negocios, para vivenciar la atmósfera especial y la magia que se genera alrededor de una taza de té.  Es una invitación a vivir el momento presente, el aquí y ahora, y  a disfutarlo plenamente. 

LA OFRENDA DE TÉ …ES UNA OFRENDA DE AMOR!!!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?