Flor de té: disfruta el increíble té que se toma en la película de María Antonieta

Flor de té: disfruta el increíble té que se toma en la película de María Antonieta

El té que se prepara con una flor que se abre al contacto con el agua caliente

Food Lovers

Conocido como blooming tea o té floreciente, esta atractiva opción para tomar el té aparece en la película de Sofía Coppola “María Antonieta, la princesa adolescente“, protagonizada por Kirsten Dunst.

Ocurre en la escena en la que ella recibe de visita a su hermano y lo invita a compartir la hora del té. Se ve cómo, al contacto con el agua hirviendo, el flowering tea se abre como una flor en el agua.

Se trata de unos capullos individuales del tipo esféricos que envuelven una flor. El proceso de armado de este tipo de té es completamente artesanal. En seco no parecen demasiado atractivas ni visual ni olfativamente, pero al preparar el té esto cambia totalmente.
La taza se inunda con aromas y sabores florales. Además, es un espectáculo visualmente hermoso.
 

Fuente. Directo al paladar

Quién inventó las flores de té es algo que aún no se sabe con exactitud. Aunque se cree que es una creación de origen chino.

Las flores no son naturales, sino que se les da esa forma. En realidad es un conjunto de hojas de té y flores secas que se enlazan de forma circular utilizando fino hilo de algodón.

Por eso se puede lograr con diferentes variedades, aunque en su mayoría se elaboran con té blanco y té verde. Se eligen las hojas más largas, para poder enrollarlas en sí mismas.

En el extremo de las hojas se le adhiere una flor. Las flores elegidas van variando también entre jazmín, lirio, caléndula, crisantemo, hibisco o clavel. En perfecta armonía con el té, este toque floral aporta sabor y aroma floral además de belleza visual al momento de disfrutar de la ceremonia del té.

Lo ideal es utilizar tetera y tazas transparentes. Aunque no es 100% necesario. La ventaja será ver ante los ojos el despliegue de la flor y cómo el té va tiñendo el agua, que ya en ebullición, entra en contacto con el delicado té.

El proceso no es rápido y requiere un poco de paciencia. Que la flor se despliegue totalmente puede llevar entre 6 y 10 minutos de estar en contacto con el agua a alta temperatura.

Es posible guardar la flor y volver a tomar el té, aunque ya la flor estará abierta y no brindará el mismo espectáculo que la primera vez.

El sabor es suave, aromático y para nada amargo. No es necesario endulzarlo.

Aunque su valor es más elevado que los tés más comunes, suelen venderlos de forma individual, al menos para darse el gusto una vez.

Es un buen detalle o regalo para alguien especial o bien merece el ritual para festejar algún evento importante. Se consiguen en casas especializadas y también se venden a través de grandes plataformas de e-commerce en casi todos los países.

Fuente. Alimentossaludables.com

¿Te parece demasiado “versallesco“ o tomarías un té de flores? Tal vez no al nivel de Kirsten Dunst en María Antonieta, pero un lujo elegante de vez en cuando puede ser una linda elección para mejorar el autoestima.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?