Albóndigas caseras... ¡Sin carne!

Albóndigas caseras... ¡Sin carne!

Originales, exquisitas y fáciles: las albóndigas sin carne que no podrás dejar de comer cuando las aprendas a hacer.

Food Lovers

Las albóndigas vegetarianas no son terreno exclusivo de los que evitan el consumo de carne. Son tan deliciosas, saludables y prácticas que una vez que se las prueba posiblemente se queden para siempre entre las recetas favoritas que se cocinan con frecuencia en la casa.

Lo importante es que no se desmiembran en la cocción y pueden ir variando con algún toque a gusto que la familia que las consumirá le agregue como una pizca personal a la receta.

Super adaptables y sanas se trata de una preparación que se logra en unos pocos minutos y se sirve tanto como comida principal embebida en salsa como a modo de guarnición, entrada o entremés.

En general las albóndigas de este tipo buscan agregar proteínas a la dieta, en el caso de las que están hechas a base de legumbres o conseguir saciedad, en el caso de las que incorporan granos como quinoa, trigo sarraceno o arroz.

Son buenas para sumar las hortalizas como calabacín, berenjena y cebolla. Estén sofritas o no. También son perfectas para sumar a la nutrición diaria frutos secos triturados. Estos aportan mayor solidez y aceites esenciales, entre otras ventajas.

La salsa que las acompaña puede ser a base de tomate o bien de zanahoria, a ambas se les puede agregar ajíes de colores rojo, verde o amarillo.

Fuente. invitadoinvierno.com

Vamos con la receta; las variantes corren por cuenta de cada uno según los gustos familiares o de quienes se sienten a la mesa a compartirla.

Ingredientes:

Para la salsa:

  • Aceite de oliva (cantidad necesaria)
  • 2 cebollas picaditas
  • 3 dientes de ajos pelados
  • 300 gramos de zanahorias peladas y trozadas
  • 500 ml de vino blanco dulce
  • 500 ml de caldo de verduras o agua
  • Sal y pimienta a gusto

Para las albóndigas:

  • 36 gramos de lentejas ya cocidas
  • 75 gramos de almendras molidas
  • 200 gramos de arroz integral ya cocido
  • 5/6 tomates secos
  • 1 puñado de espinacas crudas cortadas en tiras
  • Comino molido (cantidad necesaria)
  • 1 cebolla picada y sofrita en aceite de oliva
  • 2/3 yemas de huevo

Preparación:

Comenzamos por la salsa. Antes que nada habrá que sofreír dos cebollas picadas en aceite de oliva hasta que estén transparentes.

Añadir a eso 3 dientes de ajo pelados dándolos vuelta con cuidado constantemente.

Sumar ahora las zanahorias y dejar cocinar a fuego medio junto con los 500 ml de vino blanco dulce y los 500 ml de agua o caldo de verduras, según hayas elegido.

Se debe cocinar hasta que las zanahorias queden tiernas. Luego, triturar a gusto o licuar.

Salpimentar y reservar hasta que estén listas las albóndigas.

Para hacerlas, en un bol une las lentejas, la almendra molida, el arroz, los tomates secos trozados y la espinaca fresca.

A todo esto habrá que añadir una cebolla picada y previamente sofrita en aceite de oliva tal como hicimos para iniciar la salsa. Mezclar bien y añadir las yemas de huevo.

Una vez bien integrado formar bolitas del tamaño de una nuez.

Colocar en una sartén a fuego medio e ir girando hasta ver la superficie de toda la bolita tostada.

Dejar escurrir en un plato amplio con la ayuda de una servilleta de papel sobre él.

Unir con la salsa en una cazuela y llevar un momento al fuego para darle un poco de calor antes de servir.

¡Listo! Ya tienes unas exquisitas albóndigas vegetarianas preparadas para disfrutar.

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?