Café vienés: historia y cómo prepararlo en casa

Café vienés: historia y cómo prepararlo en casa

Desde Austria para todo el mundo, el vienés es uno de los cafés preferidos por muchas personas.

Food Lovers

Por más increíble que parezca, bastan dos ingredientes para preparar una de las bebidas más deliciosas de todo el mundo: el café vienés. Hecho a base de café express y de nata montada, en esta ocasión compartimos la receta con todo lo que hay que saber para poder disfrutarlo en casa.

Fuente: nespresso.com

Café vienés: su increíble historia

Basta con observar su nombre para comprender que los orígenes de este particular café provienen de Austria. Lo que pocos saben es que su historia se remonta a cientos de años atrás, más específicamente a mediados del siglo XVII.

En 1653 y luego de una lucha bastante ardua que culminó con su derrota, el ejército turco inició su retirada de la actual capital austríaca. La salida de esta ciudad se dio tan a las apuradas que, durante el proceso, dejaron una serie de elementos, entre ellos varios sobres de café.

Por entonces el café era prácticamente desconocido en la región de Viena y también en otros puntos de Europa. Tal es así que, según la leyenda, los lugareños estuvieron a punto de tirarlo pensando que era comida para animales.

Sin embargo, algunas autoridades decidieron dar una oportunidad a estos particulares granos de color y aroma intensos. Así fue como nació la primera cafetería de la ciudad y también la versión prototipo del café vienés que tan famoso se haría con el correr de los años.

A diferencia de lo que se conoce hoy, el origen del café vienés se refiere a la combinación de café con azúcar y leche, ingredientes que se utilizaron porque a muchos el sabor de esta bebida sola les parecía muy fuerte.

¿Cómo preparar café vienés en casa?

Ingredientes

  •     500 ml. de café express.
  •     200 ml. de nata para montar.
  •     100 gr. de cacao en polvo.
  •     1 pizca de canela en polvo.
  •     Azúcar (a gusto personal).

Elaboración

Ante todo, lo primero que hay que hacer es preparar el café express. Si no se posee la cafetera correspondiente para su preparación, lo que hay que saber es que el café elaborado tiene que presentar un sabor más bien intenso.

Luego hay que servir el café express en tazas individuales y proceder con la preparación de la crema. Para esto, hay que mezclar en una olla pequeña el cacao en polvo con 50 ml de nata líquida (se recomienda hacerlo a baño maría).

Cuando ya está listo, hay que introducir esta mezcla en cada taza de café y mezclar. Con el resto de la nata, hay que montarla con un poco de azúcar. Por último, aplicar sobre la superficie de cada taza, espolvorear con una pizca de canela y servir.

¡Listo! El café vienés ya está a punto para disfrutar. La clave está en servirlo en tazas pequeñas y de forma inmediata para que no se pierda el calor.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Fuente: Recetas gratis.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?