¿Pasta que no engorda? Aplica esta fórmula y disfruta sin culpas

¿Pasta que no engorda? Aplica esta fórmula y disfruta sin culpas

Conoce los trucos que harán que tu plato de pastas sea un alimento tan saludable como apto para tu dieta

Food Lovers

Comer pasta sin engordar es posible. Gracias a algunas recomendaciones, este tipo de  plato lleno de carbohidratos puede reducir su incidencia negativa para un régimen de descenso.

Además, parte de un menú equilibrado, saludable y diseñado para cuidar el peso.

El tip no es otro que el conocimiento. Saber cómo cocinarla, conocer su valor nutricional y saber cómo combinarla correctamente.

Desde luego, la consulta médica profesional resulta indispensable para encarar cualquier tipo de alimentación en forma de plan o dieta semanal. Pero veamos algunos rasgos generales sobre la pasta que no engorda.

 El secreto para comer pasta sin restricciones

Los fideos, las pastas rellenas, incluso los canelones o las lasañas, son platos tan versátiles como sencillos de preparar, y además, deliciosos.

Es por eso que la mayoría de los comensales disfrutan de ellos, en algunos casos, sin saber que pueden consumir este exquisito plato de forma más saludable.

Lo que hay que saber es que contienen hidratos de carbono, macronutrientes que están asociados con el aumento de peso. 

Sin embargo, existen infinitas formas de consumir pastas de manera más inteligente. La clave está en la preparación basada en el conocimientos de algunas cuestiones.

Al cocinarla, una taza de pasta seca aporta 130 calorías. Si se cocina al dente, firme por dentro y blanda por fuera, se transformará en un tipo de almidón que llega casi intacto al colon ya que resiste la digestión.

De esta forma, actúa como si fuese fibra. En cambio, si se cocina suave por dentro y por fuera gracias a unos minutos más de hervor esto provocará que se transforme rápidamente en azúcar, y sea aún más fácil de digerir.

Fuente. Pinterest Milagros Fresno

 
Siempre al dente

Otra ventaja de no consumir la pasta tan blanda es que, como el organismo tarda más en digerir, la energía se libera de a poco. Por eso se reduce la posibilidad de que se den picos glucémicos.

Esto hará que los niveles de azúcar en sangre sean más estables, lo que se traduce en menos apetito, energía por más tiempo y mejores resultados en el descenso de peso.
 

Cantidad, calidad y acompañamiento

Lo ideal es acompañarlas con un chorro de aceite de oliva y un toque de queso rallado, sin combinarlas con más grasas.

Si vamos a agregar más, el mejor match es agregarle, en todo caso, verduras.

Preferentemente, carne no. En caso de hacerlo, que las proteínas sean magras como la pechuga de pollo, por ejemplo. 

En el caso de las verduras, pueden ser hongos, que tienen pocas calorías, son excelentes para saltear brevemente casi sin aceite y son super sabrosos, o brócoli, kale y otras crucíferas.

Si son de los comensales que extrañan la salsa, una buena alternativa es comerlos “estilo mediterráneo“ con albahaca, aceitunas y tomates secos o al natural salteados.

Otra de las opciones verdes es agregarles argollas de apio, puerro y cebolla de verdeo.

En cuanto a la calidad, siempre está dada por el acompañamiento pero también por el valor nutricional de la pasta que compremos.

No será lo mismo la pasta artesanal que la de paquete, por la cantidad de aditivos, conservantes y componentes que contiene esta última.

Tampoco es igual la pasta blanca refinada que la integral, siempre esta última es más saludable al tener carbohidratos complejos, proteína, fibra, hierro, magnesio y zinc.

Por último, la cantidad es importante. Lo aconsejable es comer entre 70 y 80 gramos en total, medidos mientras está cruda. Esta recomendación varía en función de cada organismo, por lo que es fundamental verificarla con un nutricionista antes de ponerla en práctica.

Si las pastas son de trigo o cereales, por supuesto, están por fuera de las elecciones que se deben realizar para celíacos o dietas keto. Habrá que ir por pastas de arroz o de legumbres, fáciles de encontrar en dietéticas o supermercados.

En definitiva, las pastas están indicadas para lograr un buen rendimiento físico, y en este sentido pueden ser grandes aliadas. 

Sólo habrá que tener en cuenta la manera más saludable de prepararlas.  
 
Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.
 
Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.
 
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?