Mayonesa light casera: deliciosa, sana y de bajas calorías

Mayonesa light casera: deliciosa, sana y de bajas calorías

La preparación es tan sencilla como rápida de hacer.

Food Lovers

¿Quién dijo que no se puede comer sano y rico al mismo tiempo? En esta oportunidad, compartimos la receta de una increíble mayonesa light casera, sin nada de aceite y súper saludable, ideal para hacer en cualquier momento.

Además, lo bueno de esta mayonesa light casera es que es igual de versátil que la original. ¿Qué quiere decir esto? Que es perfecta para acompañar una multitud de platos.

¿Te animarías a hacerla? Solo se requiere de unos pocos ingredientes y de menos de media hora de tiempo. Como resultado, se obtiene una exquisita preparación baja en calorías y con la distinción típica de toda comida casera.

¿Qué se necesita para hacer una mayonesa light casera? 

Ingredientes. 

  • 3 huevos (medianos).
  • 180 gr. de queso fresco (0% materia grasa).
  • 30 ml. de agua.
  • ½ cucharadita de pimienta negra.
  • ½ cucharadita de cúrcuma.
  • ½ cucharadita de ajo en polvo.
  • Zumo de ½ limón.
  • Sal (a gusto personal).
  • 1 medida de vinagre (para hervir los huevos).
Crédito foto: La Cocina de Masito

Mayonesa light casera: paso a paso 

Elaboración. 

El primer paso a seguir consiste en hacer los huevos duros. Para esto, hay que colocar las 3 unidades en una olla mediana con abundante agua, agregando un poco de vinagre.

A fuego moderado, una vez que el agua rompe el hervor, cocinar durante 7 u 8 minutos. Transcurrido este tiempo, retirar los huevos y colocarlos en un recipiente con hielo y agua fría para garantizar que corte el proceso de cocción. Dejarlos en el mismo durante al menos 10 minutos.

A continuación, hay que introducir en una batidora el queso fresco, los huevos ya pelados y el zumo de medio limón, teniendo el cuidado de usar un colador. En cuanto a esto último, si se busca un sabor más ácido, se puede utilizar un limón entero.

Algo similar ocurre con los condimentos. En esta receta hay que sumar a la preparación la pimienta negra, el ajo en polvo y la cúrcuma. No obstante, se pueden reemplazar estos ingredientes por otros, y también se puede agregar sal. Todo queda a criterio del cocinero y de los comensales.

Con una licuadora de mano, triturar todo hasta que quede una mezcla bien homogénea. Como se verá, el resultado es de una consistencia más bien espesa, por lo que es necesario agregar un poco de agua.

Hecho esto, seguir licuando hasta obtener la famosa consistencia de la mayonesa. La buena noticia es que esta preparación no se corta, así que se puede batir la preparación sin cuidado.

Una vez que se logra la textura característica, el proceso se puede dar por finalizado. Dicho de otra forma, la mayonesa ya está terminada y lista para comer.

Para dudas, sugerencias de nuevas recetas y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?