Cheesecake vasco con queso quemado: descubre la receta de moda más fácil del mundo

Cheesecake vasco con queso quemado: descubre la receta de moda más fácil del mundo

El resultado es un plato tan exquisito como liviano.

Food Lovers

El cheesecake vasco con queso quemado es uno de los postres del momento. Hacerlo es tan fácil que te sorprenderías de solo intentarlo. ¿Te animarías? A continuación, compartimos la receta con todo lo necesario.

Con solo 15 minutos de preparación y unos 40 de cocción en horno, esta delicia de la cocina vasca es ideal para sorprender a las visitas o bien para disfrutar compartiendo un buen momento en familia y en compañía de otros seres queridos.

Cheesecake vasco con queso quemado: ¿qué elementos se necesitan?

Antes de pasar a la receta, es necesario saber cuáles son los elementos necesarios para hacerla.

En cuanto a los utensilios de cocina, se requiere de:

  • Molde desmontable de 20 cm de diámetro.
  • Papel manteca.
  • Batidora eléctrica.

Por otra parte, para obtener una torta de unas 8 porciones tamaño normal se necesitan los siguientes ingredientes:

  • 550 gr. de queso crema (a temperatura ambiente).
  • 4 huevos.
  • 260 gr. de azúcar blanca.
  • 300 ml. de crema de leche.
  • 2 cucharadas de harina.
  • Ralladura de 1 limón.
Foto: Pixabay

Paso a paso: ¿cómo hacer el cheesecake vasco con queso quemado?

Elaboración. Lo primero que hay que hacer es poner a precalentar el horno a una temperatura de 210 grados centígrados. Luego, para tener todo listo, hay que preparar el molde, es decir, cubrirlo con el papel manteca, cortando el sobrante y humedeciéndolo un poco. También se puede enmantecar un poco para evitar que la preparación se pegue.

En un bol, colocar el queso crema y batir para darle una mayor suavidad. A continuación, incorporar los huevos y el azúcar y seguir batiendo hasta obtener como resultado una mezcla homogénea.

Hecho esto, hay que agregar la harina y la ralladura de limón y repetir el proceso de batido hasta que todo quede bien parejo.

El paso siguiente consiste en incorporar la crema de leche, batiendo nuevamente hasta que la preparación quede bien distribuida.

Finalizada la mezcla, hay que volcar toda la preparación en el molde y llevar al horno durante unos 40 minutos. Transcurrido este tiempo, hay que apagar el horno y dejar que el postre se enfríe.

¡Listo! Así de simple como parece, la preparación ya está terminada. Lo único que hay que hacer es conservar un tiempo en heladera para que el frío le dé el toque de perfección necesario.

Lo ideal sería guardar el molde en la heladera al menos hasta el día siguiente. Hecho esto, basta con desmoldar y servir para degustar de este exquisito postre típico de la comida vasca.

Para dudas, sugerencias de nuevas recetas y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?