Arroz con leche: la receta más fácil y con menos ingredientes

Arroz con leche: la receta más fácil y con menos ingredientes

Es el postre por excelencia de todos los hogares en España y América Latina. Hoy te traemos la receta más fácil del arroz con leche para disfrutar sin complicaciones.

Food Lovers

El arroz con leche es uno de los postres más ricos y elegidos en toda España y América Latina. Lo prefieren tantos los niños como los grandes. Por su sabor exquisito y suavidad, desde hace siglos que en cada hogar las abuelas lo hacían para toda la familia.

No puede faltar este rico y popular postre. La receta de arroz con leche es muy fácil de hacer pero es importante que se tengan en cuenta los ingredientes y sus proporciones para que salga riquísimo.

La clave está en lograr un arroz con leche cremoso, con la suavidad justa y una textura consistente. Comúnmente se sirve frío, aunque también algunos lo prefieren tibio o caliente y eso depende de la época del año en que se haga.

Es delicioso y rápido de hacer aunque su preparación varía en cada país. Por ejemplo, en España es muy común que se aromatice con canela y limón.

La clásica receta casera para saber cómo hacer arroz con leche –según decían las abuelas antes- depende exclusivamente del tipo de arroz que se use. ¡Veamos los detalles!

Ingredientes básicos del arroz con leche

Ingredientes:

  • 100 gr de arroz (es importante que sea preferentemente el doble carolina o el que se usa para el risotto)
  • 1 litro de leche
  • 150 gr de azúcar
  • Canela (en rama y en polvo)
  • Y cáscara de limón

Paso a paso: arroz con leche simple y cremoso

Además del sabor, con esta receta el arroz tendrá una consistencia cremosa y eso es hará que no quede ni muy líquido ni muy espeso.

La idea de esta receta casera es que puedas sacarlo en el punto justo y, para eso, la preparación y los detalles son los grandes desafíos.

Preparación:

Empezar por poner el arroz en una olla con el litro de leche. Luego, se cortan los pedazos de la cáscara de limón y se le agregan a la olla. Sumar una ramita de canela en este momento es perfecto para aromatizar la mezcla.

Lo recomendable es que, antes de ponerlo en el fuego, se deje reposar entre 30 y 60 minutos. El efecto que tiene dejarlo ese rato es que el arroz absorba bien el sabor a la canela y el limón. De esta manera conseguirás que quede bien cremoso.

Ahora sí, una vez que va al fuego, se tapa hasta que esté a punto de hervir. Siempre es recomendable quedarse cerca. Una vez que empieza el hervor se destapa y se comienza a revolver lentamente lo más posible, siempre para un mismo lado.

Una vez que se vea que el arroz está al dente, es cuando se le puede agregar el azúcar y de esa manera comienza a ponerse más espeso. Una vez que está cocido, se apaga el fuego y se retiran las cascaras de limón y canela.

Por último, lo recomendable es dejarlo reposar batiéndolo un poco más (si lo que se quiere es que quede aún más esponjoso y cremoso).

¿Un consejo? Para saborearlo mucho más, se puede dejar en la heladera al menos 20 minutos antes de servirlo. Este arroz con leche les va a encantar a todos.

 
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?