Garrapiñadas: ¡no las compres! Hacelas en casa

Garrapiñadas: ¡no las compres! Hacelas en casa

Una receta tan fácil que no lo vas a poder creer. Hacé tus propias garrapiñadas caseras para "picar" en Navidad con muy poquitos ingredientes.

Food Lovers

Esta golosina típica de Argentina, Uruguay y América Latina en general suele ser parte de la mesa navideña para deleitar a niños y grandes, aunque en realidad forma parte de las tradiciones de todo el año.

En los países árabes también tienen la costumbre de acaramelar los frutos secos, pero las garrapiñadas de maní son un invento de las culturas americanas. 

Un origen discutido 

Dónde surgen exactamente las garrapiñadas aún es un tema de debate. En España es más común la garrapiñada de almendras. Y en Francia, a la que algunos le adjudican su inicio, se comen en la zona de Provenza pero basadas en nuez con miel.

Por otro lado, también se asemejan al croccante italiano que se logra con manteca, azúcar y almendras o a veces castañas o semillas, como en países árabes.

En Egipto también se consumen como comida típica y se realizan en su caso, con almíbar.

Como sea, y aunque se siga debatiendo acerca de sus orígenes, quien escribió por primera vez la receta fue una norteamericana, Emma Paddock, autora de un libro de recetas. Ella fue quien la inmortalizó a base de maní. 

Tradición latina 

Lo cierto es que se consume en toda Latinoamérica: Uruguay, México, Chile, Perú, Bolivia, Argentina y Brasil. Allí suele venderse en las calles en puestos ambulantes hechas en el momento y entregadas en alargados packs de plástico transparente cerrado a los costados a mano enrollando la bolsa en cada extremo.

Muy solicitadas en invierno por su poder calórico, son sin embargo la estrella indiscutida en época navideña, aunque en el hemisferio sur el clima sea cálido.

Dulces, crocantes, atractivas a la vista son un snack irresistible para cualquier ocasión, tan fáciles de hacer, que nunca más querrás comprarlas. 

Ingredientes 

  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/4 taza de agua
  • 1 taza de maní sin pelar crudo
  • 1 cucharada de esencia de vainilla 

Preparación 

Llevar la olla a fuego medio, dejar apenas calentar y colocar dentro el azúcar junto con el agua y por último, el maní, tal cual está. Revolver y cuando rompa en hervor, se le suma la esencia de vainilla.

Es importante ahora revolver hasta que se evapore el agua por completo. Ahí habrá que retirar del fuego y seguir revolviendo hasta que se cristalice el azúcar. Cuando esto ocurra, regresar al fuego y revolver a punto caramelo, dejar enfriar ¡Y listas para disfrutar! ¿Esperabas algo tan fácil? 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?