Pavlova con frutas frescas de estación: el postre gourmet más fácil de preparar

Pavlova con frutas frescas de estación: el postre gourmet más fácil de preparar

La Pavlova con frutas de estación es el postre gourmet del momento: ¡Conoce cómo prepararlo en casa en simples pasos y sorprende a tus invitados!

MDZ Gastronomía

MDZ Gastronomía

Nadie se resiste a la delicia del postre del momento: la pavlova con frutas de estación. Se trata de un postre clásico de Nueva Zelanda que es furor en las cocinas del mundo ¡esta exquisitez está de moda y por excelentes razones! Es exquisito, fácil de preparar y además es atractivo a la vista: perfecto para deslumbrar a los invitados.
 

Un postre infalible. Fuente. Vix

Todos los secretos para hacer la pavlova perfecta

La pavlova clásica lleva una base de merengue montada con frutos rojos, pero lo cierto es que se puede hacer con cualquier fruta de estación: higos, peras, frutillas, cerezas y hasta batatas en almíbar. Cualquier combinación es posible gracias a la suavidad del merengue suizo tratado como te enseñaremos. 

Se trata de un postre irresistible porque por fuera queda crujiente y más firme, pero por dentro es blando, cremoso y suave. 

El nombre del postre típico se debe a la bailarina de ballet Anna Pavlova que, durante una gira mundial en 1926, fue sorprendida por uno de los chef del hotel donde se hospedaba que para homenajearla, inventó un postre con su nombre ¡Increíble!

Si todavía no lo probaste, debes saber que es un sabor único, que vale la pena y lo mejor es que lo puedes preparar en casa ¡Vamos con el paso a paso!

Ingredientes:

  • 3 claras de huevo
  • 1 taza de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de maicena
  • 1 ¼ taza de crema de leche
  • ½ taza de azúcar impalpable
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • ½ kilo de frutas de estación

Preparación: 

Para preparar esta pavlova lo primero que hay que hacer es calentar el horno a 150 grados. Enseguida cubre una bandeja de hornear con papel manteca. 

Puedes calcular una torta grande de 23 centímetros de diámetro o círculos individuales, como más te guste. Dibujalos en el papel. 

Luego toma un bol y bate tres claras de huevo hasta lograr el punto nieve. De manera gradual añade ¾ de la taza de azúcar y poco a poca integrala sin dejar de revolver. 

Luego, mezcla el resto del azúcar, la maicena y gradualmente, el jugo de limón. Quedó listo el merengue suizo que será la base de la pavlova. 

Ahora esparce con una espátula o manga el merengue dentro del círculo dibujado o los pequeños círculos que serán tus pequeñas pavlovas individuales. Calcula un centímetro de espesor aproximadamente. 

El merengue se coloca en forma circular formando una base que luego se unirá durante el horneado. 

Deja cocinar por una hora a 150 grados y apaga el horno, pero aún no quites el merengue. Déjalo por 30 minutos más. 

Una vez que el merengue esté frío, debería quedar duro por fuera y húmedo por dentro. 

Y ahora, llegó el momento de mezclar la crema de leche, la media taza de azúcar impalpable y batir hasta que la mezcla espese. Por último, queda decorar el merengue con la mezcla y sobre ella esparcir las frutas seleccionadas. Pueden ser quinotos en almíbar o frambuesas con arándanos. 

La elección es tan libre como el gusto de los comensales. Las combinaciones posibles siempre quedan bien, se trate de una fruta endulzada o natural: el merengue le otorga ese toque suave e infalible, además del toque crocante al morder el crujiente por fuera y húmedo por dentro merengue. 

¡Una fiesta de sabor! ¡Anímate a preparar en casa tu propia pavlova!

 

 

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?