Salud mental y emocional

Cuáles son los daños que produce en el cuerpo enojarse todos los días

Diversos expertos en la salud desglosan cuáles son los daños que enojarse todos los días produce en el cuerpo, y también aconsejan cómo lidiar con ello.

MDZ Estar Mejor
MDZ Estar Mejor domingo, 26 de mayo de 2024 · 17:17 hs
Cuáles son los daños que produce en el cuerpo enojarse todos los días
Enojarse todos los días produce daños en el cuerpo. Foto: Shutterstock

El enojo es una emoción habitual, pero su frecuencia e intensidad pueden tener consecuencias serias en nuestra salud física ya que no solo afecta nuestra mente, sino también nuestro corazón y sistema digestivo. Es por eso que viene bien reconocer cuáles son los daños que produce en el cuerpo enojarse todos los días y trabajar en consecuencia.

Según un estudio del Journal of the American Heart Association, la ira recurrente puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares al dañar las arterias y elevar la probabilidad de ataques cardíacos. Los participantes fueron sometidos a tareas que inducían enojo, ansiedad y tristeza.

Los resultados, publicados por The Wall Street Journal, mostraron que quienes experimentaron el primero tuvieron un flujo sanguíneo peor que los otros grupos, y esto sugiere que puede dañar las arterias con el tiempo, incrementando el riesgo de enfermedades cardíacas. Daichi Shimbo, profesor en la Universidad de Columbia, indica que estos “insultos crónicos” a las arterias pueden dejar a una persona vulnerable a enfermedades del corazón.

Enojarse todos los días produce daños en el cuerpo.
(Shutterstock)

Esto también afecta el sistema gastrointestinal, porque el cuerpo produce proteínas y hormonas durante estos episodios que incrementan la inflamación que, al volverse crónica, puede causar diversas enfermedades. El sistema nervioso simpático, activado durante el enojo, desvía el flujo sanguíneo del intestino hacia los músculos, ralentizando el tránsito gastrointestinal y causando problemas como el estreñimiento. Esto provoca -según explica Stephen Lupe, de la Cleveland Clinic- que los alimentos y desechos pasen a través de las células del intestino, creando más inflamación.

El cerebro también sufre las consecuencias de este malestar, ya que afecta la corteza prefrontal, responsable del control cognitivo y la regulación emocional, esgrimió Joyce Tam, del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago. Es que el cuerpo libera hormonas del estrés que pueden dañar las células nerviosas en la corteza prefrontal y el hipocampo, afectando la toma de decisiones, la atención y la memoria, interrumpiendo la capacidad de aprender y retener información.

Enojarse todos los días produce daños en el cuerpo.
(Shutterstock)

Un enojo ocasional es normal, pero su prolongación puede ser perjudicial, por lo que es fundamental reconocer si estamos enojados con demasiada frecuencia. Y para manejarlo de manera saludable, Lupe recomienda técnicas como la meditación y la atención plena, gracias a que pueden reducir la respuesta del cuerpo al enojo y promover la calma.

Aprender a expresarlo de forma constructiva también es útil. Por ejemplo, en lugar de reprimirlo, podemos comunicarlo diciendo: “Estoy enojado esto, esto y esto”, ayudando a mitigar este sentimiento y evitar su acumulación.

Archivado en