Amor

El sencillo ritual que permitirá cortar una relación amorosa larga y traumática

Cuando se necesite cortar una relación amorosa larga y traumática, este sencillo ritual te permitirá ponerle fin a ese vínculo que se quiere seguir teniendo

MDZ Estar Mejor
MDZ Estar Mejor lunes, 5 de febrero de 2024 · 11:01 hs
El sencillo ritual que permitirá cortar una relación amorosa larga y traumática
Cortá una relación amorosa larga y traumática con un sencillo ritual. Foto: Shutterstock

Las historias de amor no siempre suelen ser felices y es por ese sentimiento, entre otras cosas, que cuesta ponerle fin a un vínculo que ya no puede continuar. Es por eso que se presenta este sencillo ritual que permitirá cortar una relación amorosa larga y traumática.

Muy pocas veces se entiende qué es eso que hace aferrarse a una pareja con la que no se debería continuar, y hay veces que es mejor terminar todo antes de encontrarle el motivo a ese apego. Tal vez algo que no se vislumbra puede ser removido por algo sobrenatural.

En caso de elegir este camino para poder terminar con un vínculo que no da para más y avanzar en la vida, este ritual requiere de contar con algunos materiales sencillos y que son más para beneficiar a uno mismo que para perjudicar al otro.

El sencillo ritual que permitirá cortar una relación amorosa larga y traumática.
@Shutterstock

Se debe contar con velas, hilo, tijeras y flores de tu preferencia. Una vez con todo eso, hay que dirigirse al sitio propicio para el ejercicio, y para ello se necesita un espacio sin ruido, donde se pueda estar tranquilos y sin que nadie moleste.

Ya con todo listo, se procede a tomar las dos velas y atarlas con el hilo para luego encenderlas. Después hay agarrar las flores y visualizar a esa pareja del pasado para buscar cerrar el ciclo que ya debe terminar.

El sencillo ritual que permitirá cortar una relación amorosa larga y traumática.
@Shutterstock

Una vez que se consiguió un nivel de concentración con la intención, hay que exclamar: “Yo me libero de las cadenas del pasado, suelto y perdono a todos los que me hicieron daño y me perdono a mí misma”. Posteriormente, se corta el hilo que une las velas encendidas con las tijeras, generando que se corten las ataduras emocionales que mantenían unidos con anterior pareja.

Para finalizar, con el ritual ya consumado, hay que guardar las flores en un jarrón y, al otro día, arrojarlas a un cuerpo de agua, ya sea un río, arroyo o una fuente. De esta manera se le indica al universo que esa vieja y traumática relación amorosa no tiene más lugar en nuestras vidas.

Archivado en