Los peores días de Mega Fox: cuál es y cómo la afecta el trastorno que sufre

Los peores días de Mega Fox: cuál es y cómo la afecta el trastorno que sufre

La actriz reveló hace poco que transita por esta enfermedad, relacionada con la obsesión por la imagen.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

No todo lo que brilla es oro. En ocasiones se puede pensar que una figura de Hollywood disfruta de una vida feliz, acomodada, en la que no forman parte las angustias, ni los padecimientos, ni las penurias. No obstante, esa industria también implica un riesgo a la búsqueda de la perfección permanente.

En esas contraindicaciones ha caído Megan Fox, esta actriz híper famosa, que saltó a la visibilidad mundial con su irrupción en el exitoso film Transformers, en el que se destacó por su calidad actoral y también causó un efecto de sorpresa por su belleza. Desde ese momento, la celebridad conquistó el mundo y se erigió en un ícono.

Más allá que su carrera continuó en ascenso, la fama la golpeó en cierto aspecto. Todo esta presunción surge de las propias declaraciones de Megan, que hace algunas semanas sacudió las estanterías al confesar públicamente que padece de dismorfia corporal, un trastorno obsesivo de ansiedad que se vincula con las inseguridades por el físico.

En una entrevista con la revista GQ, Fox abrió su corazón y le compartió al planeta la enfermedad con la que batalla cada día. Puedes mirar a alguien y pensar, 'Esa persona es preciosa, su vida debe ser muy sencilla'. Y la mayoría de ellos no sienten eso que piensan de ellos. Sí, tengo dismorfia corporal. Tengo un montón de inseguridades muy profundas", reveló.

Todo esto posee un punto anterior, cuando en 2019 Megan aseguró que la presión por ser catalogada como una mujer sexy la empujó a un estado de incomodidad profundo. “Creo que tuve un colapso psicológico en el que no quería hacer nada. No quería que me vieran, no quería tener que hacerme una foto, caminar sobre una alfombra roja, no quería que me vieran en público por el miedo o la creencia a que se burlaran de mí”, sostuvo.

La psiquiatra Juana Poulisis, docente de la Universidad Favaloro, abordó esta problemática y explicó: “La dismorfia corporal puede ser generalizada o focalizada. Esto es, la persona puede tener un rechazo general a su imagen corporal o puede estar enfocado en algún detalle que percibe como un defecto. Desde el tamaño de su nariz, la forma de sus hombros, sus caderas u otro”. 

La especialista agregó más especificidades de cómo actúa esta obsesión: “Como la persona tiene un trastorno obsesivo, ese supuesto defecto se convierte en objeto de su obsesión. Es lo único que ve en el espejo. Y puede tomar conductas correctivas que lejos de revertir la percepción del problema, la incrementan”.

Megan ya ha reconocido la enfermedad que se despertó en su ser, lo cual es un muy buen primer paso. De acá en más quedará transitar por diferentes etapas hasta lograr que esa obstinación por la perfección se minimice y pueda convivir con su cuerpo con aceptación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?