Lisandro Aristimuño: "Lo que estamos preparando suena increíble"

Lisandro Aristimuño: "Lo que estamos preparando suena increíble"

El músico rionegrino será la figura principal de la 17º edición de la Fiesta de la Cosecha. En diálogo con "Cambio de Aire", por MDZ Radio, compartió sus sensaciones antes del show previsto para esta noche junto la Orquesta Filarmónica de la Provincia. <br><br>

El músico rionegrino será la figura principal de la 17º edición de la Fiesta de la Cosecha, que todos los años organiza el Fondo Vitivinícola cerca del aeropuerto local. En diálogo con "Cambio de Aire", por MDZ Radio, compartió sus sensaciones antes del show previsto para esta noche junto la Orquesta Filarmónica de la Provincia.

-Hace varios días que estás en Mendoza porque te viniste a ensayar con la Orquesta Filarmónica. ¿Cómo han sido los ensayos?

- Exactamente, llegué el 1º a ensayar. La verdad que muy bien, cada vez mejor, como todo ensayo. Primero empezas a corregir cositas, el tercero ya fue increíble y hoy tenemos el ensayo general (por ayer) en ese escenario monstruoso que armaron en el Aeropuerto.

-Para un músico no es habitual compartir un espectáculo con una orquesta, con tantos músicos. ¿Habías tenido esa posibilidad anteriormente?

- La verdad que no, tan grande no. Tuve la posibilidad una vez de tocar con una orquesta en un homenaje que se hizo a Cerati en el CCK, allá en Buenos Aires, pero así tan grande, no. Es la primera vez y es un sueño que voy a cumplir. La verdad que estoy realmente agradecido a la gente que me convocó y a toda la orquesta. Han sido muy cálidos conmigo. Los músicos, el director, el arreglador. Aparte de venir a disfrutar todo esto, me llevo amigos que he hecho en estas jornadas de trabajo.

-¿Cómo es el trabajo de reinterpretar tus canciones con orquesta? ¿Cómo ha sido el trabajo con Polo Martí (el director del espectáculo) y con Joaquín Guevara (el arreglador)?

- Con Joaquín tuvimos charlas telefónicas o por whatsapp, él desde acá y yo en Buenos Aires, mandándome los arreglos para ver qué me parecían, qué timbres quería que use. Fue muy divino él, muy abierto, muy libre. Es un chico joven. Está buenísimo laburar con alguien con la cabeza un poco más abierta en cuantoa los arreglos y las estructuras. Nos hicimos muy amigos y creo que esto va a continuar en alguna otra oportunidad. Fue tanta la calidez y la buena onda que pegamos todos que ya está rumoreando qué se puede hacer.

-De lo que se pueda contar, ¿qué van a hacer mañana (por hoy)?

- Primero toca la Orquesta, después hay una parte con música mendocina, con todos los estilos y después subo yo, al final para tocar mis temas con la Orquesta. Eso me encantó. No hay nada más lindo que cantar y que le den lugar a tus canciones. Por suerte, tanto el director como el arreglador ya conocían mi música y fue muy fluido el hecho de elegir el repertorio con ellos. Cada uno tenía su listita preparada y la mayoría fueron coincidencias.

-¿Cómo lo pensaste? ¿De canciones que puede ser interpretadas con orquesta o "qué lindo que sería que esta canción sea interpretada por una orquesta"?

- Yo siempre trabajé con cuerdas, desde que arranqué. En mi segundo disco usé un quinteto. Siempre me gustaron las cuerdas, algo que viene después de escuchar a Los Beatles. Lo clásico mezclado con el rock o con la canción. En vivo, siempre tuve un cuarteto de cuerdas. Me gusta arreglar las cuerdas para mis canciones. Cuando hicimos la elección de las canciones en el repertorio, hicimos hincapié en aquellas que tienen arreglo de cuerdas, donde la cuerda tiene un protagonismo que está bueno. Hacerlo con 90 músicos, que es la cantidad que tiene la Filarmónica, suena algo gigante y monstruoso.

-Cada vez que venís a Mendoza, tu show supera al anterior. Mendoza gusta de tu música, como si hubiera una conexión espcecial con vos. ¿Lo sentís?

- Si, por supuesto. Tengo un cariño muy especial por esta ciudad, por este lugar. En el ´97 viví un año acá, tengo muchos amigos, muchas familias. Tengo la suerte de que mi música tenga un público bastante grande. Los primeros shows que hice acá fueron en barcitos muy pequeños y eso se fue agrandando hasta que llegamos al Teatro Independencia. El último fue en el Arena Maipú, con un show con entradas agotadas. Fue algo realmente grandísimo, más en estos tiempos que corren, llenar una sala no es algo fácil. Siempre super agradecido con los mendocinos. Con esto de la Fiesta de la Cosecha recibí muchísimos saludos, hice amistad con los músicos. El director del espectáculo Polo Martí me invitó a su casa, con su familia. He pasado momentos muy cálidos acá.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?