Con qué llegan las pymes constructoras a la reunión en la Casa Rosada

Esta tarde son recibidos en la Casa Rosada con la promesa de un proyecto de estímulo a la construcción y al negocio inmobiliario. El panorama: el titular de la Cecim, Gerardo Fernández, subrayó que “nuestro problema no es solo nuestro, ya que involucra a los proveedores".

MDZ Dinero

Fernández junto a Cornejo.

“Tres años después de lo esperado”, según las palabras a la prensa mendocina de Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), las pymes constructoras serán finalmente recibidas en la Casa Rosada esta tarde en donde se les presentará un plan de fomento de la construcción y el negocio inmobiliario, tal como lo anticipara el presidente Mauricio Macri en un artículo difundido en la prensa rosarina el domingo pasado.

Fernández valoró haber sido convocado “al diálogo”, pero dijo que lo que más tiene “son expectativas”.

Al repasar el estado de situación de la construcción, Fernández señaló que, con respecto a la obra privada, “la competencia de la tasa de interés que hace que el inversor que pueda tener capitales para destinar a la construcción se ve tentado por un sistema financiero que le resulta más rentable”. Pero además indicó un segundo problema: “Hay un sistema impositivo muy nocivo y que depende del gobierno nacional”. “Probablemente -dijo- con acciones concretas del gobierno sobre el IVA y Ganancias, podría generarse un circuito positivo en materia de construcción privada”.

Sobre la reunión de esta tarde, Fernández, de la Cecim, prefirió la “prudencia” y lo explicó: “Es que lamentablemente en ocasiones anteriores los llamados han sido similares, y a lo que nos han invitado es a escuchar su decálogo de decisiones que nos han traído hasta donde estamos. Esto no es solo con este gobierno, sino de los últimos 20 años”.

Sin embargo, remarcó que “ojalá la voluntad de diálogo manifestada sea positivo”.

El dirigente de las pymes constructoras de Mendoza dijo que no les han enviado de antemano el proyecto aludido por el Poder Ejecutivo. Pero anticipó que, de acuerdo a lo trascendido a los medios, “si se trata de dos años de estímulo impositivo y las inversiones deben ser de largo plazo, imaginemos que eso no entusiasma a nadie”. Como datos concretos de la realidad con la que convive la actividad, Fernández explicó que “los procesos de aprobación de planos, inversión y venta exceden los años. Hay que ver con prudencia el proyecto”.

En tanto, confirmó que “llevamos propuestas y tenemos bien clara cuál es la problemática al corto y mediano plazo. Una cosa es la situación de Mendoza y otra la del resto del país. En Mendoza, por algunas cosas que son propias del gobierno ha habido incentivos a las pequeñas y medianas empresas que se han mantenido y permitido la actividad prudente. El resto del país está muy mal. Estamos viendo con mucha preocupación que esto se termina en muy corto plazo. Nuestras empresas están trabajando en un 60% de la capacidad y hay mucha obra próxima a terminarse a setiembre, octubre y fin de año y no hay licitaciones públicas a la vista. Lo privado está paralizado desde hace dos años y lo público, con más de 8 meses sin licitaciones, tenemos un panorama comprometedor a corto plazo. Parecerá mucho tiempo, pero es muy pronto por todo lo que cuesta poner en marcha un proyecto”.

El titular de la Cecim subrayó que “nuestro problema no es solo nuestro, ya que involucra a los proveedores. Tener a los trabajadores en blanco es la característica de nuestra industria que toma personal no calificado y es muy contenedora, además de dignificante. Nosotros damos trabajo, no un plan social ni una dádiva. Si nosotros y ellos nos quedamos sin trabajo, eso se traduce en una problemática social mucho más grave”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?