El gobierno recibirá a las empresas constructoras con una ley de fomento

El jueves está prevista la reunión del gobierno nacional con las empresas de la construcción en la "Mesa de diálogo". Tras el reclamo de las pymes por más proyectos pequeños y medianos, los aguardan con un nuevo proyecto de ley que promueve la industria del sector.

MDZ Dinero

La búsqueda de la vivienda propia y sus dificultades.

A través de un proyecto de ley que enviará el Poder Ejecutivo al Congreso, se buscará promover la industria de la construcción a través de rebajas impositivas por el término de dos años. Así lo adelantó este domingo el presidente Mauricio Macri a través de un comentario publicado en el diario La Capital de Rosario, en el que justificó la iniciativa en “el impulso productivo y el potencial que tiene la construcción”.

“Dando respuesta a las demandas de uno de los tantos sectores con los que nos sentamos en una mesa a dialogar y trabajar juntos, creamos herramientas y beneficios para potenciarlo”, señaló el presidente que a continuación anunció: “Vamos a enviar al Congreso un proyecto de ley para allanarle el camino a todo el que quiera construir”.

Entre otras cosas, esa ley va a reducir sus impuestos -a las Ganancias, al cheque, al IVA- por dos años, y es una invitación a las provincias a que también reduzcan los impuestos que generan distorsiones., señaló el mandatario.

Macri precisó que “por un lado, vamos a darle un impulso directo a la construcción, y, por otro, apoyar a las familias que sacaron o van a sacar un crédito hipotecario”. En ese sentido contó que “hoy, en promedio, una familia que alquila paga menos Impuesto a las Ganancias que aquellas que están pagando la cuota de un crédito. Con este proyecto queremos igualar esta situación y que todos los que pagan la cuota de un crédito mes a mes, puedan deducir una mayor parte de los intereses hipotecarios de ganancias”.

“Así, estamos fomentando la oferta y la demanda en un círculo virtuoso de desarrollo y crecimiento porque cada persona o empresa que invierte, por ejemplo, en un desarrollo inmobiliario está apostando a la Argentina”, puntualizó Macri, para quien esta es “una manera de multiplicar las oportunidades de trabajo genuino para los argentinos y de facilitar que cada vez más familias tengan la oportunidad de abrir la puerta de una casa que sea suya para siempre”.

El texto completo de Macri en La Capital

Subimos y bajamos escaleras, tomamos ascensores, abrimos puertas y miramos por las ventanas sin tomar conciencia de que todo eso que es parte de nuestra vida cotidiana alguna vez fue una obra en construcción: vigas, columnas de hormigón, bloques de acero, placas de vidrio, ladrillos. Y mucho menos solemos pensar en quién hizo posible que aquello que era un proyecto en un papel empezara a tomar forma y a levantarse literalmente de la nada. Hablo de los albañiles, los carpinteros, los pintores, los plomeros, los electricistas, los gasistas, los arquitectos, los ingenieros. Esos argentinos que todos los días salen a trabajar con ganas, con el entusiasmo y con el orgullo de saber que están poniendo su esfuerzo al servicio de algo mucho más grande. Aquellos que son parte de uno de los sectores que más oportunidades y trabajo genera en todo el país: la construcción.

Por el impulso productivo y el potencial que tiene la construcción, y dando respuesta a las demandas de uno de los tantos sectores con los que nos sentamos en una mesa a dialogar y trabajar juntos, creamos herramientas y beneficios para potenciarlo. Vamos a enviar al Congreso un proyecto de ley para allanarle el camino a todo el que quiera construir. Entre otras cosas, esta ley va a reducir sus impuestos —a las Ganancias, al cheque, al IVA- por dos años, y es una invitación a las provincias a que también reduzcan los impuestos que generan distorsiones.

Por un lado, vamos a darle un impulso directo a la construcción, y, por otro, apoyar a las familias que sacaron o van a sacar un crédito hipotecario. Hoy, en promedio, una familia que alquila paga menos Impuesto a las Ganancias que aquellas que están pagando la cuota de un crédito. Con este proyecto queremos igualar esta situación y que todos los que pagan la cuota de un crédito mes a mes, puedan deducir una mayor parte de los intereses hipotecarios de ganancias. Así, estamos fomentando la oferta y la demanda en un círculo virtuoso de desarrollo y crecimiento porque cada persona o empresa que invierte, por ejemplo, en un desarrollo inmobiliario está apostando a la Argentina. Es una manera de multiplicar las oportunidades de trabajo genuino para los argentinos y de facilitar que cada vez más familias tengan la oportunidad de abrir la puerta de una casa que sea suya para siempre.

Así crece un país. Con diálogo, escuchándonos, aportando cada uno su parte. Nunca más puede ser el Estado una traba, un obstáculo contra quien viene a traer más trabajo, más desarrollo y más crecimiento.

Cambiamos, y elegimos buscar consensos, remover trabas, simplificar lo que se puede simplificar y concentrarnos en todo lo que podemos mejorar, que es mucho. Nunca pasó que los argentinos decidiéramos cambiar lo que está mal de raíz como lo estamos haciendo ahora.

Nunca pasó que decidiéramos mirar la verdad de frente y nos hiciéramos cargo de solucionarla, sin parches ni recetas de corto plazo.

Nunca pasó. Hasta hace 3 años y medio.

Y tuvimos que abocarnos a hacer lo básico. Mucho de eso, como sucede en una obra en construcción, no se ve pero es la estructura que sostiene todo lo demás.

Y no es lo que vinimos a hacer. Es lo que tuvimos que hacer al encontrarnos con un edificio abandonado, con paredes sin terminar, sin instalación de cloacas, con caños oxidados, proveedores truchos, materiales con sobreprecios.

Habría sido más fácil si hubiéramos recibido una Argentina con cimientos sólidos, lista para la siguiente etapa. Pero lo cierto es que esos cimientos faltaban. Y los argentinos tuvimos que hacernos cargo, tuvimos que comprometernos por una vez a hacerlo en serio, de corazón.

Todo cambio de raíz, no se hace sin sobresaltos ni retrocesos. Se hacen con convicción, con trabajo, reconociendo las dificultades y superándolas juntos. Y, por sobre todas las cosas, con la certeza de que aunque lleve tiempo y aunque cueste, es el único camino que nos va a llevar a ponernos de pie y a alcanzar ese futuro que sé que todos queremos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?