Cuentas públicas

El Gobierno corre el riesgo de volverse dependiente del impuesto PAIS

Su incidencia crece en las cuentas del Ministerio de Economía. Mientras que la recaudación total creció un 237% interanual, la de este tributo superó el 1.100%.

Sergio Lanzafame
Sergio Lanzafame sábado, 18 de mayo de 2024 · 17:00 hs
El Gobierno corre el riesgo de volverse dependiente del impuesto PAIS
El Ministerio de Economía debe ajustar más los números para sostener el superávit Foto: Juan Mateo Aberastain Zubimendi

El ministro Luis Caputo y el presidente Milei saludaron exultantes el resultado fiscal obtenido en el mes de abril. No sólo lograron la exigencia del FMI de eliminar el déficit fiscal primario, sino que consiguieron por cuarto mes consecutivo superávit fiscal financiero, una hazaña si se la mira con los ojos de sólo seis meses atrás.

Sin embargo, más allá del ajuste fiscal que derivó en recesión económica, existe un elemento que preocupa al mercado. Se trata de la primacía relativa del impuesto a las importaciones, llamado impuesto PAIS.

La incidencia de esa tasa en la recaudación crece mes a mes y explica ya todo el superávit. El problema es que hoy ese impuesto es una traba para eliminar el CEPO, medida clave para avanzar en la dolarización de la economía tal como quiere el Gobierno.

El economista Christian Buteler publicó en sus reudes sociales una infografía tomada de la consultora Outlier con información de Indec y el Ministerio de Economía, que muestra como en enero el impuesto PAIS representó el 21% del superávit fiscal primario, en febrero el 43%, en marzo el 103% y en abril el 181%. "Nos vamos convirtiendo en CEPO dependientes", aseguró.

En el mes de abril, el superávit financiero fue de $17.409 millones, lo que se logró gracias al superávit primario de $ 264.952 millones menos los pagos de deuda por $ 247.543 millones.

Los ingresos por impuesto PAIS de abril fueron de $ 510.246 millones, lo que representó una suba interanual del 1.106,5%, casi cinco veces más de lo que varió la recaudación total (239%). De esta forma representó casi el 6% del total recaudado en el mes ($8.663.813 millones).

Si bien es cierto que en términos nominales este impuesto perdió fuerza respecto del mes de marzo, cuando recaudó $ 694.903 millones, también lo es que el superávit fiscal financiero fue en ese mismo mes de $ 276.638 millones, un número muy superior al de este mes, por lo que la incidencia de la recaudación de este impuesto clave creció considerablemente.

El problema radica en que la recaudación total sufre los coletazos de la caída de la actividad, que en algunos rubros supera el 40% anual en los primeros cuatro meses del año. La medición mes a mes muestra que la recaudación total creció un 13% entre enero y abril, cuando la inflación fue del 65% y en términos interanuales creció un 237% contra el 289,4% de inflación. 

Si no repunta la recaudación (o no llegan los dólares necesarios), la dependencia de este impuesto, componente clave del cepo, se profundizará con el tiempo. No queda claro, incluso, si alcanzará para sostener el superávit financiero. Lo que es cierto es que los planes para ir hacia la canasta de monedas deberán esperar. 

Archivado en