Los secretos de inversión de Philip Fisher, uno de los inversores más admirados por Warren Buffett

Los secretos de inversión de Philip Fisher, uno de los inversores más admirados por Warren Buffett

Philip Fisher, uno de los mayores inversores de crecimiento, aplicó a lo largo de su vida una serie de recomendaciones para tener éxito en el entorno financiero.

Gonzalo Andrés Castillo

Gonzalo Andrés Castillo

Philip Fisher no solo es conocido por ser uno de los mayores inversores de toda la historia, sino también por haber escrito Acciones ordinarias y beneficios extraordinarios y por considerarse una de las inspiraciones de Warren Buffett, quien afirmó ser “un 15% Fisher”.

Consagrado como uno de los pioneros de la inversión de crecimiento (en contraposición a la inversión de valor), el prestigioso inversor estadounidense dejó en su legado una serie de frases que ayudarán a tener éxito en el mundo de las inversiones.

Precio no es valor

Muchos inversores principiantes confunden los términos “precio” con “valor” o los utilizan como sinónimos. De acuerdo a Philip Fisher, “el mercado de valores está lleno de individuos que conocen el precio de todo, pero el valor de nada”.

Conociendo las diferencias entre precio y valor, los inversores podrán aprender a encontrar atractivas oportunidades de inversión al observar las diferencias entre lo que se paga (precio) y lo que se obtiene (valor).

Caro y barato

Al igual que otros grandes protagonistas de la industria financiera, Philip Fisher era un fiel seguidor del análisis fundamental, la disciplina que se basa en estudiar los aspectos financieros de una compañía y no su comportamiento bursátil.

En esta línea, afirmó: “La única prueba verdadera de si una acción es barata o cara no es su precio actual en relación con algún precio anterior, no importa lo acostumbrados que estemos a ese precio anterior, sino si los fundamentos de la empresa son significativamente más o menos favorables que la valoración actual de la comunidad financiera de ese valor”.

En otras palabras, hay que conocer las perspectivas futuras y verificar que sean más importantes que las que el mercado “descuenta” en la actualidad.

La (no) importancia del sobreprecio

Millones de inversores suelen “esperar el momento justo de entrada” para comprar algunos activos ya que consideran que están sobrevalorados. Como consecuencia, suelen perderse importantes oportunidades de inversión.

Para Philip Fisher, si el negocio puede crecer mucho en un futuro, no importa que los precios del momento sean algo elevados. “Si la tasa de crecimiento es tan buena que en otros 10 años la empresa bien podría haberse cuadriplicado, ¿es realmente tan preocupante si en este momento las acciones podrían tener o no un 35% de sobreprecio?”, desarrolló.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?