El argentino Marco Trungelliti le pegó con todo a la ATP

El argentino Marco Trungelliti le pegó con todo a la ATP

El argentino y residente en Andorra continua cumpliendo con el confinamiento por la crisis sanitaria de la Covid-19 con su mujer en un piso de El Serrat (Ordino).

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El argentino y residente en Andorra Marco Trungelliti continua cumpliendo con el confinamiento por la crisis sanitaria de la Covid-19 con su mujer en un piso de El Serrat (Ordino).

A sus 30 años y número 231 del ránking ATP -su mejor posición llegó a ser la 112 en el 2019- critica el trato que está teniendo la ATP con los tenistas y también cree que no se volverá a jugar hasta el año que viene.

El jugador nacido en Santiago del Estero, estima que el retorno de este deporte podría darse en el Abierto de Australia. "Trunge" también es conocido como el tenista que denunció una trama de arreglos de partidos en torneos Challenger y Futures que derivó en la sanción de varios jugadores.



Pregunta (P): ¿Cómo lleva estos días de confinamiento?

Respuesta (R): Yo me lo tomé con mucha tranquilidad. Más que nada porque hay muchas cosas que escapan de nuestras posibilidades. Toca cumplir con las responsabilidades de ciudadano y aprovechando el tiempo para cuidarme mucho. Y no hago ninguna estupidez con el tema del coronavirus porque no tengo ningún tipo de ganas de tener ese riesgo.

Uso el tiempo para hacer ejercicios y tratar con las lesiones que arrastraba. También leo mucho, hago clases de catalán e italiano y por lo demás, con mucha paciencia.

P: Tanto usted como su mujer tienen la familia en Argentina. ¿Cómo viven esta situación?

R: Toda la familia está bien, pero la parte más dura para Argentina vendrá después con el tema económico, ya que no cuentan con infraestructuras ni con la ayuda de Gobierno. Además ahora allí están sacando los presos de las cárceles y en un país que ya de por sí es inseguro, ahora con los presos libres y con la gente pasando hambre lo van a volver un país mucho más inseguro de lo que ya es.

Los problemas vendrán en breve allí en Argentina y no sólo tienen el coronavirus también tienen el dengue que es un virus más complicado que el coronavirus. Están lidiando, entre comillas, contra dos pandemias. Querer ir para allí para mi no es una realidad.

Aquí en Andorra parece que vives en una burbuja y se está tranquilo. Hay mucha seguridad y están todos en modo ayuda. Por tanto, ganas de irme a otro lado no tengo por más que mis familiares estén allí. Lo lamento mucho, pero es lo que es ya que en Argentina no existe la responsabilidad colectiva. Es una selva.

P: ¿Cómo es su día a día durante este confinamiento?

R: Siempre he mantenido una rutina para no perder la forma física. Hemos respetado la vida como si estuviéramos viviendo la vida normal. Con mucha tranquilidad, haciendo yoga y ahora que podemos caminar o correr por fuera me va mucho mejor porque también quemas y te evades un poco.

P: Mucho se habla del fútbol de cuando volverá, ¿pero y el tenis?

R: Se me hace muy difícil ver que hasta el año que viene no volvamos a jugar, para este año lo veo imposible porque es una cuestión que todo el mundo tiene que estar sano y esto por desgracia no va a pasar. Por tanto, durante este 2020 no pasará absolutamente nada con el tenis. Lo único malo es que hay mucha gente que vive de este deporte y no sólo jugadores que hemos dejado de producir. Todo el equipo de trabajo que está detrás deja de cobrar.

Los organismos del tenis son penosos y de la manera que manejan la situación sólo se me ocurre decir que es pobre. Todo el sistema está bastante flojo y no tienen en cuenta a los entrenadores, los preparadores físicos.

Son gente que viven del tenis. A mi, honestamente no me está estresando, ya que pienso más que en mi salud en vez de jugar a tenis obviamente.

P: ¿A nivel económico tiene incertidumbre?

R: Los tenistas profesionales no tenemos sueldo fijo. En el momento que dejamos de jugar dejamos de producir en su totalidad. Gastamos mucho cuando viajamos y aquí es verdad que está parte la ahorramos, pero la posibilidad de ganar dinero en los torneos no existe.

¿Incertidumbre? Sí! Puedo decir que me mantiene mi mujer y esto es una cuestión más del sistema del tenis profesional que es un desastre. De momento esto es lo que hay. Si es verdad que estuve 112 del mundo en el 2019 y la gente debe pensar que tengo la vida solucionada, pero la verdad es que soy un ser humano más.

Lo que pudiste ganar en su día genial, pero ahora me toca gastarlo y es fastidiado para nosotros.

P: Como dicen los argentinos, le da "bronca" que la ATP no ayude a los tenistas profesionales que no están en el Top-10?

R: Sí. Es penoso lo que está pasando. En el tenis cada vez que bajas más de ránking es peor, es evidente, pero el que está 120 del mundo tiene problemas para llegar a final de mes. Es una realidad.

No vendemos humo y es así. De momento, hay mucho enfado entre jugadores y entrenadores. Más que nada la gente está enfadada por la falta de apoyo. En el tenis no hay información y no perteneces a nada. Ni ayuda económica o mental.

La falta de comunicación es terrorífica. Naturalmente los Top del deporte si que tienen respuesta, pero estos son otra historia. Estamos hablando que los jugadores que están en el Top-100 tienen que crear un fondo para ayudar a los que están fuera de ese Top-100. No es la ATP que se está encargando de esto sino los mismos jugadores.

P: ¿Se puede decir que en todos los sentidos el tenis es un deporte muy individual?

R: Totalmente. Muy individual y por esto estamos en está situación tan precaria. Deja entrever lo mal que se llevan las cosas y lo poco que importa el resto de la pirámide y sólo hacen mercadotecnia con los Top-3. Cuesta digerir. El dinero está muy mal distribuido.

P: ¿Habla con alguno de sus rivales?

R: Sí. Vamos hablando. La preocupación es más por la falta de comunicación y por lo poco, al final, que importamos. Yo por mi parte ya me había dado cuenta que no importaba ni un ''carajo'', pero ahora hay muchos jugadores que se dan cuenta de como está la situación y que no les prestan atención en nada. Es decir, que no contamos ni como seres humanos.

De hecho, el número 4 del mundo que es austríaco, Thiem, lo dejó bastante claro diciendo que prefería dar el dinero a otros seres humanos que lo merezcan más.

Al final cada uno hace lo que le parezca con el dinero, pero decir que el tenis no se lo merece cuando hay chicos que trabajan como animales para poder llegar a dónde él estuvo o dónde él está pues es bastante feo que un referente del tenis diga ese tipo de cosas.

P: ¿Ha mirado el calendario de las competiciones para saber cuando volverá a jugar tenis?

R: Sí. Yo estoy preparado ya mentalmente para volver a jugar el próximo año. El 90% de los tenistas y entrenadores ven imposible jugar este año. Nosotros vivimos en hoteles cada vez que viajamos y tiene que estar todo muy controlado. Todo el tiempo arriba en un avión, pero nuestra exposición es extrema. Para enero del año que viene ya veremos. Es Australia si sigue todo normal.

P: ¿Ha calculado, más o menos, las perdidas económicas generadas por esta situación?

R: Lo nuestro está directamente relacionado por los partidos que ganes y es muy difícil de calcular, pero jugando Grand Slam y jugando las respectivas clasificaciones ya ganas una buena cantidad. Y además yo no estoy gastando, actualmente, en entrenadores y viajes. Por tanto, mucho dinero de la base deje de gastarlo y se va compensando.

Lo feo es no competir y yo no estoy trabajando. Soy mi propio jefe y no poder trabajar es extraño. De momento, me frustra más como lo está gestionando la ATP. ¿Cómo voy a pensar yo en volver a jugar a tenis? Me parece irrisorio y no tendría sentido. Me ocupa más la cabeza en estar bien de salud y toca paciencia. Eso sí, toca agradecer a todos los médicos su labor ya que de repente todos nos hemos acordado de ellos.

P: ¿Le sorprende que ahora la gente se haya acordado de la importancia de los médicos?

R: No me sorprende porque así somos los seres humanos. Si la parte económica es muy importante, los médicos tendrían que estar excelentemente pagados en todo el mundo y con todos los recursos que se necesitan. Hay que aplaudirles porque hoy por hoy, y debido a lo que estamos pasando, estamos vivos gracias a ellos.

Y no están vendiendo humo. Están en la primera línea y están luchando por su vida y por la nuestra, y muchas veces con recursos muy precarios.

P: Está crisis sanitaria ¿hará cambiar a la sociedad?

R: En general, ya de por si la sociedad es bastante irresponsable. A mi me da la sensación de que esto es un mensaje para los líderes con la cantidad de dinero que han robado en el mundo. Y si vamos otra vez al tema del tenis, en la ATP los que mandan ni siquiera se han recortado los sueldos cuando también ellos han dejado de trabajar como los mismos tenistas.

Los primeros que tienen que dar ejemplo son los que mandan, los líderes y en muchos países eso no está pasando. La gente se cabrea porque esto pasa a ser una cuestión de supervivencia. Ojalá nos sirva para pensar de manera diferente. Al final todo lo acaba pagando la clase media y baja.

Cuidarnos las espaldas y comprar cosas que se producen en el mismo país. Para mi el resumen es que todo está tan globalizado que nos toca pasar a todos por esto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?