Estos bichos viven dentro de los poros de tu cara

Michelle Trautwein, entomóloga de la Academia de Ciencias de California en San Francisco, observó estos bichos microscópicos raspando con una pequeña cuchara, las partes más grasosas de la cara de unas 2,000 personas de diferentes partes del mundo, y en todas ellas encontró a estos huéspedes arácnidos.

Redacción MDZ

Se llaman Demodex o ácaros de las pestañas, son alargados, transparentes y miden un promedio de 0.3 milímetros, por lo que necesitarías estirar cinco de ellos para que ocuparan la cabeza de un alfiler.

Michelle Trautwein, entomóloga de la Academia de Ciencias de California en San Francisco, observó estos bichos microscópicos raspando con una pequeña cuchara, las partes más grasosas de la cara de unas 2,000 personas de diferentes partes del mundo, y en todas ellas encontró a estos huéspedes arácnidos.

Específicamente, los Demodex se clavan boca abajo dentro de los folículos del fino vello facial que todos tenemos. Se alimentan del sebo que produce la propia piel para evitar la resequedad, por lo que las zonas alrededor de la boca, la nariz y los ojos pueden tener una población mayor de ácaros.

Aunque pasan prácticamente toda su vida -que se prolonga unas dos semanas- dentro de los poros de nuestro rostro, durante la noche, mientras dormimos, se arrastran hacia la superficie para aparearse con otros y luego regresan a los poros a poner sus huevos. Y todo eso ocurre en nuestra cara.

Como viven dentro de los poros es prácticamente imposible verlos y deshacerse de ellos. Aunque son inofensivos gracias a que nuestro sistema inmunológico mantiene su población bajo control, algunas personas tienen más de los que deberían y entonces presentan una condición llamada demodicosis, que se manifiesta como una especie de brillo blanco en la piel o espinillas numerosas que aparecen de un día para otro.

Particularmente, esto sucede cuando una persona consume medicamentos inmunodepresores, recibe quimioterapia o sufre enfermedades que comprometen el sistema inmunológico, como el VIH.

Trautwein asegura que estos ácaros han acompañado al hombre prácticamente desde el principio de nuestra historia y son la especie animal con la que tenemos la conexión más cercana. Por cierto, Demodex viene del griego “gordo” y “gusano”, pero ya lo sabes: no son gusanos, son más bien, garrapatas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?