Eduardo, el custodio del patrimonio fotográfico mendocino

Eduardo Rufino es el creador del blog Mendozantigua, considerado el archivo fotográfico digitalizado más grande de la provincia con más de 17.000 imágenes de Mendoza, el país y el mundo. Más de 4,8 millones de visitas y miles de seguidores en las redes sociales corroboran este fenómeno cada vez más reconocido por los mendocinos.

Avatar del Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

Eduardo, el custodio del patrimonio fotográfico mendocino

Pachy Reynoso/MDZ

La fotografía hoy forma parte del patrimonio histórico de una sociedad, al ser considerada un documento en la misma altura que un libro, una canción o una obra de arte. Cada imagen capturada transmite un mensaje, convirtiéndose en un medio de expresión social y formando parte de la memoria colectiva en pos de construir una historia para la posteridad.

Promotor del resguardo patrimonial, Eduardo Rufino es el creador del blog Mendozantigua, un archivo fotográfico digitalizado considerado como el más grande de la provincia y que contiene más de 17.000 imágenes de Mendoza, el país y el mundo, tomadas desde los inicios de la fotografía, a fines del siglo XIX, hasta la actualidad. Este sitio ya cuenta con más de 4,8 millones de visitas y miles de seguidores en las redes sociales, tornándose en un verdadero fenómeno cada vez más reconocido por los mendocinos.

En su casa, eduardo tiene un pequeño estudio donde digitaliza y carga las fotografías que luego saldrán en el blog

En las tardes, luego de finalizar su trabajo como ingeniero en una empresa de telecomunicaciones, Eduardo sube a su pequeño estudio ubicado en la planta alta de su vivienda, en El Challao. Bajo un tupido vergel reflejado a través de un gran ventanal, se ocupa durante largas horas en digitalizar fotos impresas y preparar los contenidos que publicará posteriormente en su blog, tareas para las que utiliza un modesto pero significativo arsenal tecnológico: dos computadoras, dos discos externos que almacenan las imágenes digitalizadas y un escáner.

Sin previamente estar vinculado a los círculos de historiadores o fotógrafos, Rufino comenzó su blog hace diez años partiendo de la simple curiosidad. “Un día pasé por el Área Fundacional y entré al museo porque, como mendocino, me interesaba conocer más de nuestra historia. Ví fotos expuestas que me llamaron mucho la atención, entonces se me ocurrió que sería bueno compartirlas. Así me puse a crear un blog, lo que fue muy loco porque no tenía idea cómo se hacía, entonces aprendí mirando videos tutoriales”, narró a MDZ con esa vivacidad que lo caracteriza.

Esos primeros posteos encontraron una buena respuesta del público, lo que aumentó el interés de Eduardo por la fotografía documental e impulsó su deseo de continuar con la difusión de imágenes rescatadas del olvido, para luego sumar videos antiguos. A lo largo de estos años, el blog logró formar una amplia comunidad compuesta por 40.000 seguidores en la fan page de Facebook, junto con más de 20.000 suscripciones en el canal de YouTube y un sinfín de cibernéticos que visitan la página diariamente.

además de lo que consigue en los archivos y bibliotecas y lo que le facilitan sus seguidores, para obtener nuevas imágenes rufino compra libros ilustrados.

Además de atraer a curiosos, Mendozaantigua es fuente de consulta permanente de historiadores, investigadores, periodistas y profesionales de múltiples rubros que necesitan analizar una foto para obtener alguna información. “Es una base de datos abierta, donde todas las fotos son de dominio público”, resumió.

Gracias a su trabajo, Eduardo visita regularmente archivos, bibliotecas y hemerotecas de todo el país y donde busca fotografías que puedan ser de interés para su blog. Con suma paciencia y mucha dedicación, captura las imágenes con una cámara y luego, tras un proceso de edición, las almacena junto con el resto de la colección. “Hay muchos lugares donde conseguir imágenes, es una tarea que lleva su tiempo y mucha investigación”, resaltó.

Otra fuente de imágenes antiguas es el libro ilustrado. “Busco ejemplares que tengan fotos tomadas en distintos años y cuenten historias. Muchos no se consiguen en las librerías y generalmente son libros usados que la gente termina regalando o tirando”, acotó. Ya sean comprados o donados, para Eduardo tener estas obras, junto con colecciones de fascículos y otros materiales audiovisuales, son grandes reservorios a los que se pueden acudir en cualquier ocasión.

Además, según Rufino, las casas de remates son un buen lugar para conseguir fotografías: “En los cajones de los muebles, que mucha gente no se molesta en revisar cuando los lleva a subasta, suelen aparecer fotos antiguas y curiosas”.

algunas de sus fotografías antiguas las termina imprimiendo, ya sea para regalar o decorar su vivienda. Al fondo, una imagen tomada en 1940 del pasaje san martín.

El entusiasmo también se apodera de los seguidores, quienes ceden sus fotos personales a Eduardo para que las publique en Mendozantigua. “Al principio me costaba conseguirlas porque las personas tenían mucho celo, pero al ser más conocido ya muchos me envían fotos de sus familias o de eventos sociales que tienen atesoradas hace mucho tiempo”, manifestó. Estas donaciones y pedidos lo llevaron a ampliar la estructura del blog incorporándole nuevas temáticas, como moda y publicidades.

Eduardo le contó a MDZ  cómo es el diálogo con sus seguidores y cuáles son las fotos que más le piden en las redes sociales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?