Dulce arte francés en el Carlos Alonso

Dulce arte francés en el Carlos Alonso

El viernes 25, a las 19.30, con la presencia de la artista francesa Dorothée Selz, se desarrollará un evento único en el museo Carlos Alonso

'Arte para saborear' será la propuesta que la artista francesa Dorothée Selz presentará el viernes 25 de octubre en el Museo Carlos Alonso, una muestra única que combinará sabores y reflexiones artísticas.

Para ello se llevará a cabo un taller de pastelería y se realizarán obras de arte comestibles en la pastelería Brillat Savarin. Las obras “horneadas” en la panadería francesa serán presentadas para su degustación en el museo Carlos Alonso e irán acompañadas, para su maridaje, con la cerveza artesanal Aeropostal.

La actividad se lleva a cabo en conjunto con la Alianza Francesa de Mendoza, a raíz de la presencia de Selz, que incursiona en el movimiento artístico conocido como Eat Art.

La cita será el viernes 25 de octubre, a las 19.30, en el Museo Carlos Alonso. Para participar, se requiere reserva previa, ya que los cupos son limitados. Los interesados deberán inscribirse en museoalonsomendoza@gmail.com.

Arte para saborear

Los alimentos siempre han estado presentes en la historia del arte. En un primer momento como modelo y, más adelante, se introdujo como un componente simbólico.

En la segunda mitad del siglo XX, además, se da a la comida importancia como material, con una corriente que convierte los comestibles en materia de los objetos de arte. Así nació el Eat Art, un arte sensorial en el que, además de la vista, intervienen el olfato y el gusto.

El trabajo precursor de esta corriente fue la obra de Daniel Spoerri (Rumania, 1930), con su Palindromic Dinner (1967) en la que, usando como materia prima los desechos del vecindario, ponía de manifiesto el brusco cambio que el ritual de la comida había experimentado con el nacimiento de la sociedad de consumo.

Esta importante carga simbólica sedujo a un grupo de artistas que, durante décadas, han mantenido a la comida como tema de exploración artística.

En el aún protagonista París de los sesenta, la pareja formada por Dorothée Selz (París, 1946) y Antoni Miralda (Terrassa, 1942), basó su trabajo en el dúo comida-arte, en unos rituales públicos en los que el color era el elemento fundamental y la comida ejercía un importante papel en el simbolismo de las acciones.

A partir de estos happenings, Selz siguió con la alimentación como materia constitutiva y elemento cromático, centró su obra artística en la elaboración de enormes esculturas efímeras comestibles a base de dulces, frutas o verduras, que desvinculaban al arte de "lo sagrado".

Dorothée Selz

Nacida en 1946, en París, Francia. Es escultora y pintora, que crea esculturas efímeras y comestibles para que la gente realmente pueda comerlas. Dorothée concibe sus esculturas según el contexto arquitectónico - museos, galerías y otros lugares - del evento a celebrar.

Sus ofrendas comestibles son inimaginables, una original fusión entre concepto visual, gustativo y humorístico. El trabajo de Selz cobra vida de manera festiva gracias a la participación activa del público que puede "saborear lo que ve". La idea es que este arte efímero perdure en los recuerdos.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?