El 'Beatle' del Estado Islámico Alexanda Kotey se declara culpable de la muerte de rehenes en Estados Unidos

El 'Beatle' del Estado Islámico Alexanda Kotey se declara culpable de la muerte de rehenes en Estados Unidos

Alexanda Kotey enfrenta cadena perpetua por los asesinatos de periodistas y trabajadores humanitarios estadounidenses.

BBC News Mundo

Un sospechoso del grupo Estado Islámico (EI) del Reino Unido se declaró culpable en un tribunal estadounidense de múltiples cargos relacionados con el asesinato de cuatro rehenes estadounidenses.

Alexanda Kotey está acusado de pertenecer a una célula de EI apodada "Los Beatles" que estuvo involucrada en secuestros en Irak y Siria.

La célula del EI fue presuntamente responsable de las decapitaciones de varios rehenes occidentales y japoneses.

Kotey, de 37 años, se declaró culpable de los ocho cargos y ahora enfrenta cadena perpetua.

Asistió a una audiencia de cambio de declaración de culpabilidad en un tribunal federal en Alexandria, Virginia el jueves, donde se declaró culpable de cargos que incluyen la toma de rehenes con resultado de muerte y conspiración para asesinar a ciudadanos estadounidenses.

"A Kotey se le ha concedido el debido proceso y, ante la abrumadora evidencia, tomó la decisión independiente de declararse culpable de sus crímenes", dijo el abogado Raj Parekh, miembro del equipo de la fiscalía, a los periodistas fuera del tribunal.

"Ha aceptado pasar el resto de su vida en prisión", agregó.

Kotey y su compañero "Beatle" El Shafee Elsheikh, de 32 años, están siendo juzgados por su participación en los asesinatos de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, y de los trabajadores humanitarios Peter Kassig y Kayla Mueller.

Ambos hombres también son sospechosos de estar involucrados en la muerte de otros rehenes, incluido Alan Henning, un taxista británico que estaba entregando ayuda, y el ayudante escocés David Haines, así como dos ciudadanos japoneses.

La pareja inicialmente se declaró inocente en una audiencia en octubre.

El cambio de declaración sugiere que Kotey ahora puede cooperar con los fiscales. Aún no está claro si Elsheikh ha llegado a un acuerdo de culpabilidad con las autoridades.

FOLLETOS / BOSTON GLOBE
En el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda: trabajadores humanitarios Kayla Mueller y Peter Kassig, y periodistas Steven Sotloff y James Foley

Los dos hombres salieron de la custodia estadounidense en Irak el año pasado para enfrentar los cargos, que conllevan una pena máxima de cadena perpetua.

Originarios del oeste de Londres, los rehenes le dieron el apodo de los Beatles a su presunta pandilla ISIS debido a su acento británico. Fueron despojados de su nacionalidad británica en 2018.

Algunas de las víctimas fueron decapitadas y sus muertes fueron filmadas y transmitidas en las redes sociales. Los asesinatos de alto perfil provocaron indignación en todo el mundo.

El presunto cabecilla del grupo, Mohammed Emwazi, conocido como "Jihadi John", murió en un ataque con drones en 2015.

Otro pandillero, Aine Davis, fue arrestado y encarcelado en Turquía.

Kotey y Elsheikh permanecieron prófugos hasta que fueron capturados en 2018 por los kurdos sirios que luchaban contra el Estado Islámico.

El gobierno de Estados Unidos había querido llevarlos a juicio, pero no tenía pruebas.

Los hombres estuvieron en un limbo legal durante varios meses, retenidos por el ejército estadounidense en Irak, donde el fiscal general estadounidense amenazó con entregarlos a los tribunales locales, conocidos por su justicia sumaria y ejecuciones.

Pero Estados Unidos dijo que no ejecutaría la pena de muerte si los hombres eran condenados en un tribunal estadounidense.

Desde entonces, los funcionarios británicos de lucha contra el terrorismo han compartido pruebas cruciales con los funcionarios estadounidenses.

Está previsto que Elsheikh vaya a juicio en enero.

Mientras tanto, el acuerdo de culpabilidad de Kotey conlleva una sentencia mínima de cadena perpetua sin libertad condicional. Pero después de 15 años sería elegible para ser transferido al Reino Unido para enfrentar posibles cargos allí.

Su sentencia se llevará a cabo en marzo del próximo año.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?