China permitirá a las parejas tener tres hijos

China permitirá a las parejas tener tres hijos

El gobierno chino anunció la medida después de que el último censo mostró que el año pasado la población del país creció al ritmo más lento en décadas.

BBC News Mundo

El gobierno chino anunció que permitirá que las parejas tengan hasta tres hijos, después que los datos del censo mostraran una fuerte caída en las tasas de natalidad.

China eliminó en 2016 su política de un solo hijo, la cual duró décadas, y la reemplazó con un límite de dos hijos. Pero este no ha logrado llevar a un aumento sostenido de los nacimientos.

El costo de criar hijos en las ciudades ha disuadido a muchas parejas chinas de tener más niños.

La reciente medida fue aprobada por el presidente Xi Jinping en una reunión del politburó, dijeron los medios estatales.

Esta incluirá "medidas de apoyo, que conducirán a mejorar la estructura de la población de nuestro país, cumpliendo con la estrategia de la nación de hacer frente activamente al envejecimiento de la población y mantener la ventaja de la dotación de recursos humanos", indicó Xinhua.

¿Cómo está reaccionando la gente?

"Si relajar la política de nacimientos fue eficaz, la actual política de dos hijos debería haber demostrado también su eficacia", le dijo a Reuters Hao Zhou, economista senior de Commerzbank.

"¿Pero quién quiere tener tres hijos? Los jóvenes podrían tener dos hijos como máximo. El problema fundamental es que los costos de vida son demasiado altos y las presiones de la vida son demasiado grandes", agregó.

Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management, le dijo a la misma agencia que el impacto inmediato "probablemente sea positivo pero pequeño".

"El impacto a largo plazo depende de si el gobierno puede reducir con éxito el costo de criar a los hijos, en particular la educación y la vivienda", agregó el economista.

Análisis

Stephen McDonell - Corresponsal en China, BBC

En un día lluvioso y sombrío en Pekín yo estaba comprando un café cuando se supo la noticia.

La gente miraba sus teléfonos cuando estos sonaban y zumbaban con el titular parpadeando en sus pantallas: China permitirá que las parejas tengan tres hijos.

Esta es una gran noticia en un país que no comenzó repentinamente a producir más bebés cuando la política de un solo hijo se convirtió en dos hijos.

De hecho, muchos se preguntan cómo una política de tres hijos podría significar más niños cuando la versión de dos hijos no lo logró, y por qué las restricciones de nacimiento se han mantenido aquí dada la tendencia demográfica.

Muy buenas preguntas.

Una creencia es que, entre los que están preparados para tener dos hijos, algunos de ellos podrían tener tres.

Sin embargo, he entrevistado a muchas parejas jóvenes chinas sobre este tema y es difícil encontrar a quienes quieran familias más grandes actualmente.

Generaciones de chinos han vivido sin hermanos y están acostumbrados a familias pequeñas: la opulencia ha significado menos necesidad de que varios niños se conviertan en trabajadores de apoyo a la familia, y los jóvenes profesionales dicen que prefieren darle más ventajas a un hijo que distribuir sus ingresos entre varios.

En las redes sociales, algunos chinos se mostraron poco entusiasmados con las nuevas medidas.

"[Podemos tener] tres hijos, pero el problema es que ni siquiera quiero tener uno", señaló un usuario del sitio de microblogs Weibo.

"¿Sabes que a la mayoría de los jóvenes incluso les resulta agotador cuidar de sí mismos?".

Una residente de Pekín que habló con la BBC antes del anuncio se hizo eco de estos pensamientos y declaró que quería "vivir mi vida" sin las "preocupaciones constantes" de criar a un hijo.

Foto: GETTY IMAGES
El censo fue realizado a finales de 2020.

¿Qué decía el censo?

El censo, publicado a principios de este mes, mostró que alrededor de 12 millones de bebés nacieron el año pasado, una disminución significativa de los 18 millones en 2016, y el número más bajo de nacimientos registrado desde la década de 1960.

En el censo, realizado a fines de 2020, unos siete millones de encuestadores fueron de puerta en puerta para recopilar información de los hogares chinos.

Dada la gran cantidad de personas encuestadas, el censo es considerado la fuente de información más completa sobre la población de China, lo cual es importante para la planificación futura.

Después de la publicación de los resultados, muchos esperaban que China relajaría sus reglas de política familiar.

¿En qué consistían las anteriores políticas de China?

Incluso en 2016, cuando el gobierno puso fin a su controvertida política de un solo hijo y permitió que las parejas tuvieran dos hijos, no logró revertir la caída de la tasa de natalidad del país a pesar de que en los dos años posteriores ocurrió un aumento.

Yue Su, economista principal de The Economist Intelligence Unit, señala: "Si bien la política del segundo hijo tuvo un impacto positivo en la tasa de natalidad, su naturaleza fue de corto plazo".

A lo largo de los años, las tendencias demográficas de China han estado determinadas en gran medida por la política del hijo único, que se introdujo en 1979 para ralentizar el crecimiento demográfico.

Las familias que violaron las reglas enfrentaron multas, pérdida de empleo y, a veces, abortos forzados.

La política del hijo único también provocó un grave desequilibrio de género en el país, en una cultura que históricamente favorece a los niños sobre las niñas.

"Esto plantea problemas para el mercado matrimonial, especialmente para los hombres con menos recursos socioeconómicos", explica la doctora Mu Zheng, del departamento de sociología de la Universidad Nacional de Singapur.

¿Puede China retirar por completo las restricciones de nacimiento?

Los expertos habían especulado antes del último censo que las restricciones en los nacimientos podrían retirarse por completo, aunque parece que China está avanzando con cautela.

Pero otros han señalado que tal medida podría conducir a "otros problemas", como la enorme disparidad entre los habitantes de las ciudades y la población rural.

Por mucho que las mujeres que viven en ciudades caras como Pekín y Shanghái deseen retrasar o evitar el embarazo, es probable que las que viven en el campo sigan la tradición y quieran familias numerosas, indican.

"Si liberamos la política, las personas en el campo podrían estar más dispuestas a dar a luz que las que están en las ciudades, y podría haber otros problemas", le dijo a Reuters una fuente política china, y agregó que esto podría generar pobreza y presiones laborales entre las familias rurales.

Los expertos habían advertido anteriormente que cualquier impacto en la población de China, como una disminución, podría tener un gran efecto en otras partes del mundo.

El doctor Yi Fuxian, científico de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, explica:

"La economía de China ha crecido muy rápidamente y muchas industrias en el mundo dependen de China. El alcance del impacto de una disminución de la población sería muy amplio".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?