Coronavirus: ¿por qué Alemania tiene un número tan bajo de muertos por el covid-19 en comparación con otros países?

Coronavirus: ¿por qué Alemania tiene un número tan bajo de muertos por el covid-19 en comparación con otros países?

A pesar de ser el quinto país con mayor número de contagios en el mundo por el coronavirus, apenas registra 44 muertes desde que registró su primer caso el pasado 27 de enero.

BBC Mundo

BBC Mundo

“Permítanme decirles: la situación es seria. Tienen que tomarla también en serio. Desde la reunificación de Alemania... no, desde la Segunda Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada”.

Las palabras son de la canciller alemana, Angela Merkel, al referirse al impacto que tiene -y tendrá- en su país la pandemia del nuevo coronavirus, que hasta este viernes 20 de marzo había dejado más de 11.100 muertes, según el cálculo de la Universidad Johns Hopkins.

Y tal vez en estas palabras se resume la estrategia de un país para que en su territorio, a pesar del elevado número de contagios confirmados, se hayan registrado relativamente pocas muertes.

Hasta el viernes, según Johns Hopkins, Alemania tenía 19.800 casos confirmados de covid-19, superando los poco más de 19.600 de Irán para convertirse en el cuarto país con más contagios oficiales.

La diferencia es que las muertes eran 67 por las 1.400 de Irán o los 1.000 fallecidos con algo más de 20.400 casos confirmados de España, país que descubrió la presencia del virus con cuatro días de diferencia.

Así, la tasa de mortalidad de Alemania es del 0,3%, mientras que en Italia, el país con más fallecidos del mundo, la tasa llega al 8,5%.

Mapa del coronavirus: propagación global, 21 de marzo de 2020

Esta visualización se basa en datos periódicos de la Universidad Johns Hopkins y puede que no refleje la información más actualizada de cada país.

Todo esto, con un detalle que no es menor: Alemania no ha ordenado el cierre total del país (solo la región de Baviera lo ha ordenado), como sí lo han hecho otros como Italia o España.

Para ellos un asunto ha sido clave, además de la atención a los afectados y el romper la cadena de contagio: los exámenes de diagnóstico del coronavirus.

“No podemos decir con exactitud por qué la tasa de mortalidad es tan baja en Alemania, debido a que todavía estamos en una etapa temprana de la epidemia dentro del país”, explicó en un documento enviado a BBC Mundo el Instituto Robert Koch de Virología, responsable de la estrategia alemana frente al covid-19.

“Lo cierto es que hemos recomendado, desde el momento mismo en que tuvimos conocimiento de la emergencia, ampliar el número de exámenes entre la población y así reducir la posibilidad de contagio”, agregaron.

La clave, señalaron los expertos, es la identificación temprana de los portadores del virus.

"El caso alemán se debe especialmente a los exámenes de diagnóstico y demuestra que no es solo una buena manera sino un componente esencial de la lucha contra la pandemia", le dijo a BBC Mundo Jeremy Rossman, profesor de virología de la Universidad de Kent (Reino Unido).

Para Rossman hay que atender las palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien anotó que no se puede combatir el virus si no se sabe dónde está. "Y eso es precisamente lo que hacen los exámenes".

"Las pruebas son un componente crítico para poder contener y mitigar esta pandemia, esto requiere pruebas amplias de personas incluso con síntomas leves", agregó el académico.

Exámenes

La propia canciller Merkel lo anticipó durante una intervención la semana anterior y ayudó a crear un panorama que, aunque preocupante, era realista: cerca del 80% de los alemanes va a contraer el coronavirus.

Y antes de esa declaración categórica, las autoridades habían aplicado medida estrictas para combatir la pandemia. Cerraron la mayoría de los locales comerciales, los eventos públicos se cancelaron y se establecieron medidas para evitar el contacto social.

Los alemanes se estaban preparando incluso antes de que el coronavirus llegara al país (cosa que ocurrió el 27 de enero, cuando confirmaron el primer caso), con la creación de un comité permanente de vigilancia instalado el 6 de enero de este año, a partir de la preocupante expansión del virus en China.

Y fue allí donde incorporaron otra medida radical: los exámenes de diagnóstico.

“El amplio alcance de los exámenes nos ha permitido identificar la epidemia desde una etapa muy temprana y eso nos ha servido para trabajar sobre ella”, había explicado Lothar H. Wieler, director del Instituto Robert Koch, en una rueda de prensa realizada la semana anterior..

Los números parecen apoyar su estrategia: el Instituto Koch detalló a BBC Mundo que Alemania tiene la capacidad de realizar 160.000 exámenes de diagnóstico por semana.

Para tener una idea de la escala con otros países europeos, en Italia, donde la epidemia ha sido más devastadora, se han realizado 150.000 exámenes en total hasta este viernes. En Reino Unido, 50.000 y en España, 30.000.

En EE.UU., de acuerdo a los cálculos de varios medios locales (debido a que no hay una cifra oficial), se han completado hasta ahora 38.000 pruebas, en un país que tiene tres veces la población alemana.

En Corea del Sur se realizan cerca de 70.000 exámenes por semana, que además del confinamiento social, ha llevado a mantener la tasa de mortalidad por debajo de la de China, el país donde se originó la pandemia en noviembre de 2019 y cuya tasa de mortalidad es cercana al 4%.

Jóvenes y menores de 50 años

La detección precoz permitió poner en cuarentena a aquellos que representaban un mayor riesgo para la dispersión de virus. Todos aquellos que tuvieran síntomas o hubieran estado en contacto con un caso confirmado o una persona procedente de las "zonas rojas" del virus podían acceder a examen.

Hubo otro movimiento veloz de las autoridades sanitarias alemanas que también tuvo un impacto positivo en los números.

Como lo explicaron distintos expertos, cuando se presentó el primer caso se actuó de inmediato: se pudo saber quién fue el paciente cero (un joven contagiado por una ciudadana china, que había visitado la región de Baviera y que no había presentado ningún síntoma durante su estadía en el país).

Y de allí se desprende otra conclusión que destaca el Instituto Koch: una gran parte de los contagiados de coronavirus en Alemania son personas jóvenes, que no sufren los efectos de la enfermedad de la misma manera que la población adulta mayor.

Muchos incluso ni siquiera presentan los síntomas.

“En Alemania, más del 70% de las personas identificadas como infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, señaló Wieler el miércoles anterior.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?