El inusual desfile con el que Corea del Norte celebró el 75 aniversario de la creación de su Partido Comunista

El inusual desfile con el que Corea del Norte celebró el 75 aniversario de la creación de su Partido Comunista

Corea del Norte celebró este sábado un raro desfile militar antes del amanecer al que asistió su líder Kim Jong-un.

BBC Mundo

BBC Mundo

El motivo era conmemorar el 75 aniversario de la creación del Partido de los Trabajadores de Corea.

El país asiático por lo general utiliza sus desfiles para exhibir nuevos misiles y armamento.

Según expertos, en las imágenes mostradas en la televisión estatal se vieron misiles balísticos durante el evento.

No se sabe, sin, embargo, por qué el desfile fue llevado a cabo antes del amanecer el sábado.

Como no se permitió la presencia de medios extranjeros en el evento, los expertos han tenido que depender de las imágenes mostradas en los medios estatales que analizar el desfile.

Las imágenes mostraron a Kim recibiendo flores de niños.

En un discurso el mandatario dijo que el país continuaría "fortaleciendo" sus fuerzas armadas "para auto defensa y disuasión".

Las imágenes de satélite detectaron a gente practicando para el desfile desde hace semanas.

Menos gente

Este tipo de desfiles en Corea del Norte suelen ser en parte provocaciones: una oportunidad de lucir nuevos misiles y armamento a pesar de estar bajo estrictas sanciones económicas.

Corea del Norte no ha presentado ningún misil balístico en sus desfiles desde que Donald Trump y Kim Jong-un celebraron su primera cumbre en 2018.

Las conversaciones entre las dos partes se interrumpieron en Hanoi en febrero pasado sin un acuerdo y Corea del Norte ha seguido probando una serie de nuevos misiles balísticos de corto alcance.

La marcha de este sábado tuvo lugar a pocas semanas de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y en un momento en el que las conversaciones entre los dos países se han enfriado tras encuentros poco fructíferos entre sus líderes.

Llega, además en un momento en el que la nación asiática intenta también contener la epidemia de coronavirus que afecta al resto del mundo.

Durante su discurso Kim dijo que estaba agradecido de que los norcoreanos no se hubieran contagiado con el coronavirus.

"Le deseo buena salud a toda la gente alrededor del mundo que están combatiendo este virus maligno", señaló.

Durante el desfile no se vio a gente llevando mascarillas.

Los analistas afirman, sin embargo, que es muy improbable que Corea del Norte no haya experimentado ningún caso de covid-19.

Inusual​​​​​​​

Muchos esperaban que Corea del Norte mostrara sus galas en este aniversario de su partido, en la que ni medios ni diplomáticos extranjeros estuvieron invitados como "precaución por la pandemia".

Según contó a la BBC Lee Sang Yong, editor en jefe del Daily NK, un sitio web con sede en Seúl, Pyongyang había ordenado desde marzo a sus militares que movilizaran a 32.000 soldados para la marcha.

El número fue tan grande que tuvieron que ampliar el sitio donde practican los soldados.

El aeropuerto de Pyongyang, Mirim, ahora tiene dos nuevas carreteras y 10 nuevos edificios, lo que había sugerido a los expertos que en el desfile podrían mostrarse misiles balísticos intercontinentales o misiles balísticos lanzados desde submarinos.

Pero el desfile pareció mucho menos extravagante de lo que se esperaba.

Según Corea del Sur, el despliegue se realizó durante las primeras horas del sábado.

Tal como indicó una declaración del jefe del Estado Mayor Conjunto surcorano, antes del amancer "se detectaron signos de un desfile militar, en el que estuvo involucrado equipo y personal a gran escala, en la Plaza Kim Il Sung".

Se esperaba que el evento para celebrar el 75 aniversario del Partido de los Trabajadores iba a ser más extravagante.

Según la agencia de noticias AFP, en este desfile hubo mucha menos gente de la que se esperaba en el evento.

Y no se vio a nadie llevando mascarillas.

Durante años los expertos han estado atentos a los desfiles por los nuevos misiles en exhibición, ahora también existe una creciente preocupación por el bienestar de los 25 millones de habitantes de Corea del Norte.

2020 ha sido un mal año para la mayoría de los países, pero para Corea del Norte ha tenido un potencial devastador.

"Escuché que este año ha aumentado el número de huérfanos y niños de la calle sin hogar en el norte", dijo Lee Sang Yong.

"Aunque ni siquiera podemos imaginarlo aquí en Corea del Sur, hay personas en el Norte que están muriendo y muriendo de hambre", agregó.

El estado cerró sus fronteras al mundo exterior en enero para evitar que el covid-19 se propagara desde la vecina China.

Según los informes, las autoridades han emitido órdenes de "disparar a matar" a lo largo de la frontera y han creado una zona de amortiguación para impedir que cualquiera entre al país.

La última vez que se mostraron misiles balísticos fue en 2018.

Fuentes diplomáticas contaron a la corresponsal de la BBC en Seúl, Laura Bicker, que en la frontera con China se habían acumulado reservas de material de protección y otros suministros médicos esenciales, incluidas vacunas, que no podían pasar.

La situación con el coronavirus

Corea del Norte afirma no haber tenido casos de covid-19, pero Kim Jong-un continúa celebrando reuniones de alto nivel para garantizar que se mantengan estrictas restricciones.

El pueblo norcoreano está ahora más aislado del mundo exterior que nunca. Incluso el movimiento entre provincias ha sido limitado.

"Tierra, mar y aire. Es un cierre total tanto de personas como de material", cuenta Lee.

"A menos que sea personal militar o un oficial de alto rango, nadie se está moviendo dentro de Corea del Norte. Las medidas de cuarentena contra el covid-19 son muy estrictas", dice.

De acuerdo con el experto, "la economía de Corea del Norte se ha detenido".

"Los contrabandistas y los pequeños comerciantes en la frontera han cuestionado por qué el régimen está arriesgando el destino de la economía si no hay covid-19 en el país", afirma.

Corea del Norte no ha reportado casos de coronavirus.

El comercio con su aliado clave, China, se ha desplomado casi un 70% en los primeros ocho meses de este año, en comparación con 2019.

El estado empobrecido también ha sido golpeado por el clima extremo en los últimos meses y la televisión estatal coreana pasa sus tardes mostrando esfuerzos "heroicos" para superar los daños de varios tifones.

Kim Jong-un ordenó ahora una campaña nacional para tratar de impulsar la debilitada economía, describiéndola como una "batalla de 80 días".

En resumen, eso significa más trabajo para la gente de Corea del Norte, horas extra en los campos o fábricas y tareas adicionales en sus ciudades y pueblos.

Es difícil tener una idea clara de cuán gravemente se han visto afectadas las cosechas del estado, pero con 11 millones de personas en el país que se cree que padecen inseguridad alimentaria, incluso una pequeña cantidad de campos devastados por la lluvia puede suponer que miles pasen hambre.

Una historia de dos Coreas, por Laura Bicker, corresponsal de la BBC en Seúl

Mi equipo viajó a la Zona Desmilitarizada cerca de Geosong en la costa este.

Pasamos por playas de arena blanca flanqueadas por altos alambres de púas. Los cielos azules brillantes nos brindan una vista cristalina de las montañas del norte.

Algunos puntos de control son visibles desde las cimas.

Desde aquí, a los curiosos surcoreanos les encanta mirar hacia el norte. Esto es lo más cerca que pueden estar.

Pyongyang cortó drásticamente todas las comunicaciones con Seúl en junio y cerró la oficina de enlace intercoreana.

A principios de este mes, en aguas disputadas al oeste de la península, un hombre que se cree que intentaba desertar del norte, recibió varios disparos y su cuerpo fue quemado.

El hecho conmocionó a los surcoreanos, pero luego Kim se disculpó por lo sucedido.

Algunos expertos creen que el sistema de salud de Corea del Norte no podría soportar la pandemia de coronavirus.

El camino a la reconciliación

Algunos en Corea del Sur todavía albergan esperanzas de poner fin a la guerra de 70 años. Incluso después de que Donald Trump y Kim Jong-un no pudieron llegar a un acuerdo sobre desnuclearización.

Hace apenas tres años, los norcoreanos y surcoreanos compitieron juntos en los Juegos Olímpicos de Invierno en la provincia de Gangwon y el gobernador local cree que es hora de volver a considerar este tipo de intercambios como un camino hacia la paz.

"El esfuerzo por llegar a un gran acuerdo resultó en ningún acuerdo. Es hora de que regresemos para desarrollar iniciativas no políticas y lograr pequeños acuerdos en los intercambios deportivos y culturales", dijo a la BBC Choi Moon Soon.

"Es muy lamentable que nos quedemos con la situación de que incluso los pequeños intercambios entre Corea del Norte y del Sur se cortan por el gran problema político", dijo.

A Choi le gustaría crear una zona de paz de Naciones Unidas en la frontera.

Las sanciones internacionales significan que este es un sueño poco probable por ahora.

En cambio, Choi cree que Corea del Norte está vigilando de cerca las elecciones presidenciales de Estados Unidos para determinar su próximo movimiento.

"No estoy seguro si veré a Corea del Norte y del Sur unidas en mi vida, pero tengo dos hijas y me gustaría que no heredaran esta situación volátil. Vivimos con una amenaza continua, con el potencial de conflicto. No deberíamos No transmitamos esta volatilidad a nuestra próxima generación", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?