Estafas telefónicas: te felicitan, te ilusionan y te dicen que sos el afortunado ganador de una importante suma de dinero

Estafas telefónicas: te felicitan, te ilusionan y te dicen que sos el afortunado ganador de una importante suma de dinero

Una mujer se comunicó con MDZ para advertir sobre una sofisticada modalidad de estafa que incluye un "chamuyo" muy elaborado. Al menos tres personas se hacen pasar por empleados de una multinacional y con la promesa de entregar un premio roban a los incautos. Conocé los detalles.

Facundo García

Facundo García

La ilusión que siente la gente por los premios se basa en la idea de que un día, de la nada, puede llegar un golpe de suerte. Y es lo que parece regalar un grupo de delincuentes que llaman por teléfono haciéndose pasar por representantes de una importante empresa de electrodomésticos. Aseguran a sus víctimas que se han ganado "un premio de 250 mil pesos y un televisor de 43 pulgadas", y que se trata de un regalo de la compañía para festejar su mes aniversario.

Sí: algunos lectores estarán pensando que no existe gente lo suficientemente ingenua para caer. Pero los maleantes son sumamente sutiles en su estrategia, y hablan rápido para que la persona al otro lado de la línea no pueda pensar.

Así lo describe Rosa González, que compartió su experiencia con MDZ. "Llaman desde un número con características de Buenos Aires (011), pero tienen acento cordobés. Te felicitan, te ilusionan, y te dicen que acreditarán en tu cuenta de banco el dinero del premio", comentó la mujer.

Tras esa introducción, entran los cómplices. Rosa continúa: "Te pasan con otros dos que dicen ser el contador y el abogado de la empresa. Luego de hablar con los tres representantes, te dicen que vayas a hacer efectivo tu premio. Se supone que tenés que ir a un cajero red link y seguir los pasos que ellos te van a decir".

"Hasta me hicieron emocionar, pensando que quizá había hecho cosas buenas y esto era un reconocimiento"

Ese es el tramo clave. Porque una vez que la víctima está en el cajero, le dan instrucciones para que dé de alta el token y envíe por Whatsapp el comprobante. Con eso y poco más se las ingenian para pedir más datos: estado civil, hijos, domicilio. "En realidad, lo que estaban haciendo era completar información para abrir una cuenta de home banking con mi tarjeta", se lamenta Rosa.

Terminado el "trámite", los chantas le dijeron a la víctima que se volviera a su casa y que en cuarenta minutos tendría acreditado el premio. "Salí del cajero, caminé unos metros, como adormecida, y después de 15 minutos me volví y bloqueé las claves que les había dado. Pero aún así, había caído en la trampa", admitió González.

Y no es una persona sin educación. Es docente, Comunicadora Social. "Pero me siento tan estúpida por haberme dejado ilusionar con estos sinvergüenzas, que hasta me hicieron emocionar pensando que había tenido suerte y que algo bueno debo haber hecho para recibir ese premio. Hice y hago cosas buenas, pero aun así me engañaron", resumió Rosa, dolida.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?