Paritarias

Desconcierto y malestar entre los docentes por el pago del retroactivo

Varios docentes se encontraron el viernes pasado sin dinero en sus cuentas bancarias, a pesar de haberse depositado un incremento retroactivo correspondiente a junio. El desconcierto y el malestar se hizo evidente en las escuelas y no sólo se apuntó al Gobierno, sino que también al sindicato.

Andrea Pellicer
Andrea Pellicer miércoles, 30 de agosto de 2023 · 07:06 hs
Desconcierto y malestar entre los docentes por el pago del retroactivo
Malestar entre los docentes por el último aumento que se otorgó. Foto: Prensa SUTE

El pasado viernes, el Gobierno anunció que ya estaba depositado en las cuentas de los docentes y no docentes el incremento retroactivo correspondiente a junio que se había acordado en la última paritaria. Se trató de un 10,5% sobre los ítems 1.313 Estado Docente y 1.003 Asignación de clase, pero un 5% ya se había hecho efectivo en el sueldo de ese mes, por lo tanto, se liquidó, en planilla suplementaria, el 5,5% que faltaba.

Sin embargo, cuando muchos docentes recurrieron a sus bancos, se encontraron que no tenían ningún dinero depositado y, rápidamente, las consultas y el enojo comenzaron a recorrer los grupos de WhatsApp. Esta situación se sumó al cambio de plataforma para poder acceder a los bonos, algo que complicó la posibilidad de varios trabajadores de poder observar cómo había sido la liquidación.

El malestar no sólo se dirigió hacia el Gobierno, sino que también tuvo como destinatario a la actual dirigencia del SUTE ya que, según se expuso, en los plenarios insistieron para que aprobaran la propuesta y esta no fue bien explicada.

 “35 años de servicio, 100% de zona y 10% de radio.... casi $13.000 de cláusula de garantía. Creo que esto escapa al entendimiento lógico de cualquier trabajador; increíble que la azul naranja haya podido llegar a tanto”, indica uno de los tantos mensajes que recorriendo las redes de los trabajadores de la educación.

Uno de los bonos que muestra la liquidación del último aumento. 

Nuevamente, la cláusula de garantía

La cláusula de garantía ya ha causado conflictos entre el Gobierno y los trabajadores de la educación con anterioridad. En julio, el sindicato se concentró en Casa de Gobierno para exponer que este mecanismo provocaba un achatamiento en la pirámide e implicaba un daño en la carrera docente.

Esto se debe a que se trata de un procedimiento que tiene como finalidad compensar el sueldo mínimo para aquellos trabajadores que no lleguen a cobrar el sueldo mínimo, según lo que se establece en la paritaria docente nacional, monto que se va actualizando. En un momento, solo beneficiaba a aquellos que no contaban con antigüedad o zona, pero luego se extendió y tuvo un desenlace problemático.

Es que, al contar con salarios deprimidos en Mendoza, desde Nación aportan fondos para alcanzar un monto establecido como mínimo; esto beneficia a quienes tienen menos antigüedad, carga horaria o zona ya que se le compensa su sueldo, pero también los iguala con aquellos educadores que cuentan con estos ítems.

Otro de los bonos con la liquidación del retroactivo. 

“Mi cláusula es casi de siete mil pesos porque, con un cargo, 17 años de antigüedad, 50% de zona y 10% de radio, necesito ese monto para llegar al básico impuesto. Eso ocurre a partir del acuerdo que hizo está conducción de SUTE. Antes solo se usaba en los recién recibidos, sin zona ni antigüedad. Pero ahora todos cobramos igual, sino tenés dos cargos o un cargo y horas extras, no llegas al básico, motivo por el cuál activan cláusula de garantía”, expresó una de las docentes afectadas.

Fue en base a que este reclamo fue uno de los más contundentes, que el SUTE rechazó la primera oferta que se realizó en la mesa técnica de julio, pero luego el Gobierno propuso actualizar la escala de antigüedad y allí se generó el acuerdo.

Pisos salariales acordados en la última mesa técnica. 

A pesar de ello, el malestar continúa y, tras las últimas liquidaciones, muchos docentes se encontraron con que este mecanismo vuelve a generarles un dolor de cabeza y, denuncian, la situación se extenderá en el tiempo.  Es que, según señalan, actualmente su sueldo de bolsillo está conformado por lo que deposita la provincia y la porción que es aportada por la Nación (cláusula de garantía). A partir de los arreglos paritarios, la parte que corresponde a la provincia crece, mientras que la cláusula de garantía disminuye ya que se aproximan a los mínimos impuestos.

El problema en la ecuación es que, en el bolsillo de los trabajadores, los montos varían levemente. Esto es porque solo impacta en los ítems como la antigüedad y la jubilación, además de servir como base de cálculo para el próximo aguinaldo.

“Lo loco es que no tenemos claro nada de lo que debemos cobrar o no, porque tenemos ítems en negro, como el ítem aula que no es remunerativo. La verdad es una tristeza y ya vemos cargos sin cubrir sobre todo en horas de materias especiales como Educación Musical, entre otras”, advirtió una docente. Otra agregó: “Encima la cláusula de garantía es de Nación.  Me da bronca porque es una cuestión electoral con plata ajena. Vamos a tener sueldos altos, pero es una mentira porque todo es en negro. Entonces, a largo plazo será un problema”.

Internas sindicales

Desde el SUTE aseguraron que quienes sufrieron un impacto cero en el pago del retroactivo no fueron la mayoría de los trabajadores y sumaron que no se han registrado “quejas masivas”.

En tanto, en las redes sociales del sindicato son muchos los comentarios que muestran el descontento, al igual que en las escuelas donde, generalmente, quienes se hacen eco de las consultas son representantes de las listas contrarias a la actual dirigencia sindical.

Así, desde la agrupación Marrón se mostraron muy críticos quienes comandan el SUTE –en manos de la lista Azul Naranja- y expresaron que la paritaria se trató de un “plan platita” pero con montos no remunerativos ni bonificables.

En un comunicado, la línea Marrón también expuso: “Depositaron el aumento que decían que debíamos aceptar recorriendo las escuelas y que luego votó la Conducción Azul Naranja del SUTE. Como mencionamos en ese momento, $5.000 en promedio y otros simplemente nada, no alcanza para comprar 2 Kg de carne, en el mejor de los casos. No alcanza para comer un día y lo vendían como el gran aumento de todo el mes. Respecto a lo depositado, un mes, demuestra el grado de cinismo del Gobierno de Roberto Suárez, que deposita lo mínimo posible y sigue timbeando con el dinero de celadoras, docentes, etc con plazos fijos en los bancos”.

Archivado en